Edición Impresa

Privados no ven motivos para que se profundice depreciación del peso

El Gobierno cuenta con los u$s6.500 M disponibles en el BCRA, con los u$s 11.000 M del FMI y los dólares que provengan de la cosecha del campo.

Tras la depreciación del peso de la semana pasada, la consultora privada Consultatio indicó que “no vemos que las condiciones estén dadas para que el proceso se profundice”. Explicó que “la suba se dio con un volumen muy bajo y los factores técnicos juegan a favor en las próximas semanas, por los dólares de la cosecha que llegarían a fin de mes”, sumado a que el gobierno comenzaría a vender parte del stock de u$s6.500 millones para financiar el gasto en pesos y a que el BCRA reforzó el sesgo contractivo, absorbiendo base monetaria a un ritmo considerable en los últimos 3 días, por casi $130.000 millones (10% de la misma) y subiendo tasas de interés.

En paralelo a la fuerte suba del dólar se registró un incremento en las tasas en pesos. De acuerdo con los datos del informe, las tasas de las Lecap fueron las que más reaccionaron, aumentando en promedio 477 puntos básicos en una semana a un promedio de 44,47%. Mientras tanto, la tasa de Leliq subió a 58,89% promedio. Las tasas de los bonos ajustables por CER (tasas reales) tuvieron un movimiento mucho más limitado, escalando tan solo 16 pbs. Lo que ocurre es que “el temor a una nueva corrida sobre el tipo de cambio está muy latente”, explicaron desde Consultatio. “Dado que venimos de un año muy movido, donde la economía sufrió una crisis de balanza de pagos que hizo saltar al tipo de cambio en más de un 100% y llevó al Gobierno a recurrir al financiamiento del FMI, la sociedad en general y los inversores en particular están muy sensibles a los movimientos de la divisa”, precisó.

Los inversores están ponderando también que poco a poco se van acercando las elecciones presidenciales, que definirán el “set de políticas que regirán por los próximos cuatro años”, indicaron desde la consultora. “Según las primeras encuestas, el panorama político no está para nada claro y, en este contexto, la economía en general y el tipo de cambio en particular, pueden jugar un papel importante”, remarcó.

En este marco, destacó que la inflación del primer trimestre se ubicará en torno al 10%, mientras que el peso se debilitó 6% en lo que va del año, ubicándose en niveles similares a los de fines de noviembre del año pasado, de modo que por el momento no son valores preocupantes. Pero además, “el volumen operado en el mercado de cambios fue bastante bajo en términos históricos”, resaltó. “Esto es importante, puesto que generalmente los episodios de estrés en los mercados de cambios suelen darse con niveles relativamente altos de volumen. Concretamente, el volumen operado promedio en el MULC fue de u$s360 millones por día, mientras que en mayo del año pasado (plena corrida), el volumen promedio era de u$s730 millones diarios”, estimó.

Hay que tomar en cuenta que el Gobierno además tendrá que salir a vender parte de los casi u$s 11.000 millones que llegarán del FMI, probablemente a través de subastas diarias, lo que llevará cierta calma para cubrir la demanda de divisas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora