Edición Impresa

Privados ven problemas para bajar tasa

Las intervenciones directas del BCRA tienen un límite concreto dado por el nivel de reservas netas. A medida que baje la inflación se irán viendo rendimientos cada vez más positivos. BCRA privilegiará este año mantener la estabilidad monetaria.

“A medida que la inflación baje, estaremos frente a un rendimiento cada vez más positivo en términos reales de las Leliq, y no ante una tasa de interés significativamente más baja”. Así lo estimó la consultora Ecolatina, al señalar que en un marco de elevada volatilidad, “es más fácil subir la tasa de interés que bajarla”. Consideró que “las probabilidades de un recorte sensible en 2019 son acotadas” y que para ver un rendimiento por debajo del 55% habrá que esperar a la próxima gestión, aún en un contexto de dólar calmo y una suba de precios controlada.

Ecolatina consideró que, entre los objetivos de su Carta Orgánica, el BCRA “estaría privilegiando la estabilidad monetaria para alcanzar sus otros dos objetivos (estabilidad financiera y empleo y desarrollo económico con equidad)”. Pero consideró que, “dado el frágil contexto económico, no deja de ser una apuesta a muy corto plazo, insostenible en un contexto ‘normal’”.

La consultora estima que en este contexto no es sumamente relevante qué va a ocurrir con la tasa de interés, al menos en el corto plazo. El Banco Central cuenta con la posibilidad de realizar intervenciones cambiarias dentro de la zona de referencia, pero éstas deberán ser acotadas. “Aunque las Reservas brutas actualmente rondan los u$s67.000 millones, las reservas netas no llegan a u$s20.000 millones”, explicó. Si el organismo “vendiera constantemente divisas para planchar al dólar, se generarían temores sobre un eventual default de la deuda en moneda dura, incrementando las presiones”, alertó.

Por otra parte, Ecolatina remarcó que “para evitar un descalce de plazos de las entidades financieras la tasa de interés de referencia opera sobre los bancos y posee un horizonte de siete días”. Producto de las regulaciones vigentes, casi ninguno de estos puede aumentar su posición en dólares. A contramano, el sector privado no financiero sí puede demandar divisas. “Su alternativa suelen ser los plazos fijos. El BCRA no debería recortar sensiblemente la tasa de referencia para evitar que los bancos comerciales queden con activos a siete días y pasivos a un mes”, agregó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario