Política

Protesta aérea: Aerolíneas y los pilotos tensan la cuerda

Los sindicatos dejaron de leer ayer los comunicados a bordo y hoy harán una movilización en Aeroparque para contar sus reclamos.

Los gremios de pilotos aeronáuticos suspendieron ayer la lectura de comunicados al término de los vuelos para dar a conocer sus reclamos al Gobierno por su política aerocomercial, y hoy cambiarán su estrategia con una recorrida por el Aeroparque metropolitano para informarles en persona a los pasajeros sobre su postura en el conflicto. En tanto, Aerolíneas Argentinas respondió con la apertura de un registro para permitirles a los clientes asentar eventuales quejas por esos mensajes y ayer mismo les envió telegramas a los comandantes que hubiesen leído el texto para exigirles ratificarlo o rectificarse.

Se trata de un nuevo capítulo en la escalada entre los sindicatos aeronáuticos -en este caso los pilotos de APLA y UALA- y la administración de Mauricio Macri, en este caso cruzado por la campaña electoral y el pedido del opositor Frente de Todos a las organizaciones de no afectar los servicios para privar de argumentos al oficialismo. La movilización de hoy arrancará a las 10 en el sector C de la aeroestación.

Aunque el eje de la disputa ayer giró en torno de APLA y UALA, ayer Hugo Moyano se subió a la controversia al recibir a la conducción de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), el gremio de tripulantes de cabina que encabeza Juan Pablo Brey. El camionero estuvo acompañado de dos de sus hijos: Pablo, su número dos, y Hugo Antonio, abogado de los choferes, y por Omar Pérez, quien representa a la organización ante la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT). En tanto que Brey acudió a la cita con referentes de la AAA y varias azafatas.

El sindicato de aeronavegantes sostiene en líneas generales los mismos reclamos que los pilotos y el resto de las organizaciones de la actividad aerocomercial (técnicos, jerárquicos, personal en tierra, controladores) pero quedó al margen del bloque de organizaciones por una posición inicial de Brey más cercana al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. De todos modos, la posición de los gremios es uniforme en cuanto al rechazo hacia la política aerocomercial del Ejecutivo y en particular sobre las concesiones a las empresas denominadas low cost.

Sobre esos ítems versó el mensaje que leyeron entre el lunes y ayer al mediodía los pilotos de buena parte de los servicios de Aerolíneas Argentinas, Austral y Andes. Los gremialistas detallan que mientras Avian (sucesora de la línea aérea de la familia Macri y versión argentina de la colombiana Avianca) dejó de pagar salarios hace cuatro meses, Andes debió devolver aviones, quedarse con una flota mínima y abrir retiros voluntarios; que Aerolíneas achicó sus servicios internacionales y desprogramó vuelos a Nueva York y Roma, y que Latam (la versión argentina de LAN) levantó frecuencias a destinos como San Juan y Bahía Blanca.

En respuesta a los mensajes leídos desde el lunes la conducción de Aerolíneas abrió un registro para permitirles a los viajeros molestos señalar a los comandantes que hubiesen dado a conocer el documento, que en todos los casos se escuchó a través de los parlantes de los aviones una vez finalizado el vuelo.

La decisión de APLA y UALA fue explorar mecanismos de protesta sin afectar los servicios. En ese sentido, y luego de que Aerolíneas ayer mismo empezara a enviar telegramas a sus afiliados, los gremios optaron por la movilización de hoy aunque no descartaron reanudar la lectura de documentos la semana próxima. Sus dirigentes afirmaron a este diario que la modalidad de protesta fue efectiva y, en general, con buena recepción en los pasajeros.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario