Información General

Próvolo: pedido de extradición y tres testigos nuevos

La Cancillería argentina envió el exhorto solicitando la detención de un cura italiano. ¿Cómo era el proceso de selección de víctimas en La Plata? ¿Qué puntas aún no se investigaron?

"Te vas a enterar de cosas feas, y muchas son verdad", le advirtió Robert Frainer, ex superior mundial del Instituto Próvolo, a Gustavo Ariel Chamorro, en ese momento director de la sede platense. Tenía razón.

Tras la larga demora para traducir el exhorto, finalmente la Cancillería argentina envió a Italia el pedido de extradición del cura Eliseo Pirmatti (82), quien se fue del país en 2017 luego de que se hicieran públicas las denuncias por abusos contra chicos hipoacúsicos a lo largo de dos décadas.

Pirmatti aparece en la lista que el comisario apostólico Alberto Bochatey le entregó a Cecilia Corfield, titular de la Fiscalía Nº15 de La Plata. En ella, también está Giovanni Granuzzo, quien, aunque muchos lo daban por muerto, se encuentra vivo y en Verona. Granuzzo, nombrado por víctimas italianas como uno de sus agresores sexuales, se hallaba, junto a Corradi y Luiggi Spinelli en el fichero que distribuyeron los sobrevivientes del Próvolo de Verona.

En lo concerniente a la causa platense, Cordfield explicó a Ámbito que aparecieron tres testigos nuevos a los que les tomará testimonio en los próximos días. Hasta ahora escuchó a ocho testigos y a tres acusados. Los imputados son el ex preceptor José Brítez y los curas Nicola Corradi y Eliseo Primatti.

Por otro lado, el pedido de prescripción presentado por los abogados de Brítez fue rechazado con voto dividido por la Cámara Penal de Apelaciones, motivo por el cual la elevación a juicio oral está más cerca. En línea con los planteos acaecidos en juicios de idénticas características ocurridos en otras provincias, los magistrados Carlos Arguero y Fernando Mateos hicieron hincapié en los tratados internacionales que establecen que los delitos contra la integridad sexual de los niños, niñas y adolescentes no prescriben. Por su parte, Ricardo Szelagowsky votó en disidencia, sosteniendo que el Artículo 18 de la Constitución Nacional establece la "irretroactividad de la ley penal".

Daniel Sgardellis, quien actualmente reside en Salta y estuvo en el Próvolo de La Plata entre 1981 y 1995, es uno de los sobrevivientes que denunció a Brítez, detenido en Posadas, Misiones, a fines de abril de este año. Sgardellis fue el primero en declarar a comienzos de 2017, cuando el expediente era tramitado por el ex fiscal Fernando Cartasegna.

A partir de los testimonios recabados en esa primera etapa, se fue dando forma a una red de captación de niños, cuyas estrategias se modificaban de acuerdo con la edad. La metodología incluía la aplicación de un "juego de roles" por parte de los victimarios, algunos de los cuales actuaban como "buenos" y otros eran los "malos" según conviniera para "quebrar la voluntad del alumno".

A los más chiquitos, los captaban en el baño y utilizaban algunos alumnos mayores para introducirlos entre los medianos para que los manosearan y así saber quiénes podían ser más vulnerables al abuso. En cambio, aquellos que eran resistentes sufrían malos tratos de extrema violencia. Otro camino para llegar a los chicos era el chat por la noche, modo por el que les preguntaban sobre su estado de ánimo o sobre sus familias, presuntamente para sondear su vulnerabilidad. No obstante, entre los elegidos solían encontrarse aquellos niños cuyos padres no sabían el lenguaje de señas, por lo que estaban prácticamente incomunicados.

Pinamar

Desde que estallaron públicamente los abusos a los que curas, monjas y laicos sometían a chicos hipoacúsicos en Luján de Cuyo, Mendoza, y La Plata, se conoció que muchos de los sacerdotes acusados habían sido enviados por el mismo motivo desde Verona, Italia; que elegían a aquellos niños cuyos padres no eran sordos para que no pudiesen contar lo que padecían; que la monja japonesa Kumiko Kosaka primero los golpeaba para notar quiénes resistían y quiénes podían rebelarse; que Nicola Corradi era acusado de vender rifas truchas para quedarse con la plata y que una fiscalía mendocina había hecho caso omiso a una denuncia en 2008, entre otras tantas revelaciones

Sin embargo, si se presta atención y se entrecruzan los testimonios de las causas que se desarrollan en ambas provincias, la trama sigue complejizándose.

En una de las fojas del expediente que se tramita en La Plata aparece una referencia a la colonia de vacaciones que el Próvolo tiene en Valeria del Mar, partido de Pinamar. Situada en Pedro de Mendoza N°2287, esa casa hoy, a raíz del escándalo internacional, se mantiene cerrada y en estado de abandono.

En el caso de La Plata, el que habló sobre esto fue el mencionado Gustavo Chamorro, quien, en su testimonio, apuntó que el cura italiano Corradi llevaba a los niños, negando la posibilidad de que fueran acompañados por sus padres, a la casa de Valeria del Mar. Esto también apareció en Mendoza, donde una de las madres contó que, durante un viaje a esa delegación costera, en 2015, una de las alumnas relató que vio cómo una de las docentes le llevaba un chico a Horacio Corbacho, hoy detenido y procesado por corrupción agravada de menores en la provincia cuyana.

Pero el relato más duro lo recogió la fiscal Corfield. Fue cuando tomó testimonio al sobreviviente Lisandro Borrelli, quien estuvo en el Próvolo entre 1989 y 1993. En la sede de la capital bonaerense, fue atado por horas a un riel que había en el subsuelo de la cocina y, en oportunidades, también lo mantuvieron encerrado en la jaula para los conejos. Un verano fue trasladado a la casa del Próvolo en Valeria del Mar, donde lo obligaban a ocuparse de la limpieza de la misma y lo ataban a un árbol para castigarlo. Un dato en apariencia anecdótico, pero que puede no serlo: cuando lo llevaban a la playa, los curas le prohibían que los identificase como tales.

Otro elemento que aparece en los testimonios de varios testigos, pero, por falta de recursos, no fue ahondado, es que los acusados aludían a la sede del Próvolo en Asunción, Paraguay. Allí es dirigida por la rama femenina.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario