Edición Impresa

Puerta a puerta y fin de cuotas: luz de alerta para el e-commerce

En el marco del e-Commerce Day celebrado en Buenos Aires, el retorno del ingreso de productos del exterior y la posible desaparición de las cuotas sin interés, encendieron señales de alarma. Coyuntura y expectativas de un sector que le pone el pecho a las crisis.

En toda crisis hay ganadores y perdedores. El comercio electrónico, por sus características, ha sabido sobreponerse y seguir creciendo pese a los episodios de caída del consumo que se vivieron en la Argentina en los últimos años. Sin embargo, cambios que apuntan al corazón del sector encendieron luces de alerta de la industria: la reapertura al ingreso de productos importados, conocido como el "puerta a puerta", y la posibilidad de que desaparezca el esquema de cuotas sin interés.

Estos temas, entre otros, fueron motivo de análisis entre miembros del sector que participaron del E-Commerce Day que se llevó a cabo la semana pasada en un importante hotel de Puerto Madero. Al restablecer el "puerta a puerta", el Gobierno determinó un máximo de cinco compras anuales por usuario, que además no pueden ser más de tres del mismo producto o especie, y por el que deberá pagarse un gravamen, entre otros requisitos.

Por otro lado, se empezó a cocinar la posibilidad de que se eliminen, al menos como operan hasta ahora, las cuotas sin interés, uno de los argumentos de compra más valorados por los consumidores. Esto, sin embargo, se implementaría con una reducción de los precios de los productos que ya no recargarían los costos que conllevan las tasas de interés dentro de la cuota. Cabe señalar que, según las mediciones de la CACE, el 54% de las compras son financiadas y que para el 80% de los usuarios es un factor clave.

"La realidad es que el comercio electrónico es abierto por definición, sabíamos que iba a pasar esto y fuimos preparando a nuestros socios para ser más competitivos. Obviamente hay sectores donde hubo preocupación, pero creemos que la generación de hábito va a compensar el impacto. Y además es acotado, porque son cinco transacciones al año, si bien si sumás todos los cupos es mucha plata esos u$s 5.000, pero eso implicaría que cada usuario use el total de su cupo y el hecho de que tenga un impuesto y que no puedan ser más de tres productos iguales en un período lo limita, a lo que se le suma en esos casos la falta de financiación", opinó Gustavo Sambucetti, presidente de CACE, en diálogo con Ámbito Biz. Y agregó: "Creo que el Gobierno tuvo en cuenta estas cuestiones. Creemos en la apertura pero tiene que ser en condiciones comparables a los que ya están importando".

En cuanto al fin de la financiación, Sambucetti sostuvo: "El comercio electrónico se vería afectado pero es algo que afecta al consumo en general. En nuestro caso el impacto sería importante y negativo, porque el 80% de la gente expresa que la financiación es lo que los motiva a comprar por internet. Si la financiación, que es el espíritu, está pensada en una reducción de los precios generales es una nueva realidad a la que la economía se va a ir adaptando y el online no es sólo precio y financiación, también es servicio, y tiene otros motivos por los cuales la gente lo elige".

El "puerta a puerta" alcanzó su pico máximo en 2013, de la mano de los productos provenientes de China, el mayor jugador en venta online a nivel mundial, cuando llegó a representar el 13% de las compras online en la Argentina. Para Marcos Pueyrredón, titular del e-Commerce Institute, el retorno de esta posibilidad es "un regreso a la normalidad al que no hay que tenerle miedo". Destacó que el comercio transfronterizo no supera en la mayoría de los países el 10% y que sondeos aseguran que los consumidores prefieren pagar hasta un 20% más por un producto si se trata de una oferta local sobre una del exterior. "Obviamente las medidas impactan, pero siempre nos hemos adaptado", evaluó. Las ramas que más en alerta están son las de indumentaria y electrónica.

Otro punto que se debatió en el encuentro fue el avance de modelos disruptivos basados en la economía colaborativa. "A todas las economías les llega su Uber", se escuchó entre los presentes. Para los referentes del e-commerce, como Sambucetti y Pueyrredón, la cuestión es "adaptarse y sacar provecho" de esta nueva realidad. "No podés parar lo que viene", señaló el presidente del Instituto, quien afirmó que estos sistemas "van a potenciar la industria". Al respecto, Lee Araujo, de VISA, opinó que lo colaborativo "desafía al comercio tradicional tanto como al electrónico".

En diálogo con este medio, Juliano Tobino, managing director Accenture Digital, comentó: "El e-commerce moderno no es hacer online lo que hacemos offline, es enfocarse en la necesidad del cliente y llegar en el momento indicado". Y explicó que el consumidor opera en base a "micromomentos" en los que desea y "traer los productos y servicios en los momentos que queremos. "Ahí tenemos que estar presentes", remató.

DATOS POSITIVOS

Más allá de las preocupaciones, los números del e-commerce son altamente positivos. En el primer semestre ya se facturaron ventas por $45.000 millones, un 60% más que igual período del año pasado, y se estima que esa cifra será de más de $100.000 millones cuando termine 2016. Los productos que más están facturando siguen siendo pasajes de

avión, hoteles, equipos de telefonía móvil, televisores, a los que se sumaron accesorios para autos. Además, ya el 58% realiza una o más compras todos los meses.

"Son cada vez más los usuarios que hacen compras online de manera frecuente: el 58% efectúa una compra al menos una vez por mes, mientras que en 2015 era 52%. Además la tasa de satisfacción aumenta año a año, llegando a cifras por encima de 95%. Estos dos indicios dan cuenta de la madurez de nuestra industria a nivel local y de que el trabajo que hacemos desde la cámara para que la experiencia de compra sea cada vez mejor encuentra una óptima respuesta en los usuarios", dice Sambucetti.

Es por esto que en el sector esperan "un tsunami para los próximos 5 años", aunque para que eso se produzca es necesario profundizar la "profesionalización". En general ya quedaron atrás escollos como la logística y los medios de pago, pero queda aún trabajo por hacer tanto en esas áreas como en aumentar la oferta, la madurez de todos los rubros y el mayor desarrollo de las plataformas mobile, cuya preferencia por los usuarios está cada vez más consolidada como vía de consulta, pero no para la venta.

Pese a que aún el comercio electrónico no supera el 2% del total del mercado, sigue creciendo a tasas chinas por encima del 50% o 60% anual, y está en el podio de los países con mayor incremento en la región. Con más de 2 millones de nuevos compradores todos los años, el e-commerce se consolida como una apuesta más que interesante.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora