Mundo

Putin confirmó el reinicio de la carrera armamentista

Estados Unidos abandonó a principios de agosto un histórico tratado que evitaba la proliferacion de cohetes nucleares. Por ahora, Rusia se compromete a no desplegarlos.

Vladivostok - El presidente ruso, Vladímir Putin, afirmó ayer que su país produciría misiles que estaban prohibidos bajo un histórico pacto nuclear que fue desechado el mes pasado, pero que Moscú no los desplegaría a menos que Estados Unidos lo hiciera primero.

En un foro económico en Rusia, el exagente de la KGB afirmó que instó al Gobierno de Donald Trump a reducir la carrera armamentista entre los antiguos enemigos de la Guerra Fría, pero que no había recibido respuesta. Por otra parte, aseguró que estaba preocupado por las intenciones de EE.UU. de desplegar cohetes en Japón y Corea del Sur, algo que dijo cubriría partes del territorio ruso.

“No estamos contentos con el hecho de que el jefe del Pentágono dijo que EE.UU. intenta desplegarlos en Japón y Corea del Sur. Esto nos entristece y es motivo de cierta preocupación”, afirmó.

Las tensiones sobre el control de armas nucleares han estado subiendo después de que Washington se retirara a principios de agosto del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF), acusando a Rusia de violarlo, algo que Moscú niega. Poco después de la decisión unilateral, EE.UU. realizó pruebas de un misil de crucero configurado convencionalmente que alcanzó un objetivo a más de 500 kilómetros, algo que estaba prohibido bajo el INF.

“Por supuesto que produciremos ese tipo de misiles”, sostuvo Putin en el foro económico en la ciudad rusa de Vladivostok, si bien reiteró la promesa de que su país no desplegaría misiles nuevos a menos que Washington lo hiciera primero.

A principios de agosto, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, calificó la desaparición de este tratado como un paso peligroso que “probablemente aumentará, no reducirá, la amenaza que representan los misiles balísticos”. “Cuando expire mañana el mundo perderá un freno invaluable en la guerra nuclear”, advirtió.

Desde el Gobierno de Trump se asegura que el tratado ya estaba muerto debido a las violaciones de Rusia. “El tratado INF fue útil para nosotros, pero solo funciona si las dos partes lo respetan”, dijo hace poco el nuevo jefe del Pentágono, Mark Esper.

La retirada de ambas potencias puso fin al tratado que, al prohibir el uso de misiles con un alcance de entre 500 y 5.500 km, había permitido la eliminación de los proyectiles balísticos SS20 rusos y Pershing estadounidenses desplegados en Europa. Los europeos y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, afirmaron que no quieren una carrera armamentística.

El final del tratado puede ser beneficioso para Estados Unidos, opinó en julio el exsecretario de Defensa Ash Carter. “Desde un punto de vista militar, y no político, no está tan mal”, dijo durante una conferencia en el centro de estudios Council on Foreign Relations. “Podríamos hacer un buen uso de lo que llamamos un ataque convencional rápido”.

De hecho, el Pentágono se alegra de poder modernizar su arsenal para contrarrestar el creciente poder de China, que intenta asentar su supremacía militar en Asia.

“La mayor parte del arsenal chino se compone de misiles de alcance intermedio y debemos estar seguros de tener las mismas capacidades si, por desgracia, entramos en conflicto con ellos algún día”, subrayó el jefe del Pentágono.

Para Thomas Mahnken, del centro de estudios estratégicos de la universidad Johns Hopkins, Estados Unidos debe desplegar esos misiles convencionales de medio alcance en islas del Pacífico y en territorios de países aliados para contrarrestar la potencia de Pekín en el mar de China meridional, donde el ejército chino ha conquistado varias islas en disputa.

“Es hora de darle un vuelco a la situación”, opinó ese experto en un comentario publicado en la web especializada War on the rocks. “Esas armas capaces de impedir el acceso de China a las aguas litorales serían una fuerza de disuasión frente a la agresión china”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario