Edición Impresa

Puzzle de nulidades enturbia juicio a Cristina por "Vialidad"

Corte empieza a trabajar en recursos de queja tras el sainete por suspensión de la audiencia. Abogados y tribunal, conscientes de que todo el proceso podría quedar congelado al inicio. Jueces enviaron al máximo tribunal demanda civil que entabló el Gobierno.

Como piezas de un juego de puzzle, los próximos movimientos judiciales configurarán la imagen que arrojará el primer gran test para la flamante fórmula que Cristina de Kirchner lanzó detrás de Alberto Fernández para la Presidencia. Mañana podría tener un arranque en falso el debate oral por la denominada causa “Vialidad”, luego del sainete que la semana pasada protagonizó la Corte Suprema con su intento de bloqueo a un juicio que -en el fondo- nadie quiere hacer. La clave estará dada en las nulidades que presentarán las defensas para que naufrague el juicio desde su primera audiencia. Tendrán servido el argumento que dejó el máximo tribunal en su sonora marcha atrás, y es probable que el Tribunal Oral Federal N° 2 esté más dispuesto a receptar que el problema que decidió visibilizar la mayoría de la Corte sea finalmente resuelto por la cabeza del Poder Judicial. En las últimas horas, las reacciones y realineamientos de la Justicia tras la noticia de la fórmula que competirá en las presidenciales dejaron terreno fértil para un repliegue táctico de la actividad de los magistrados. Dato delicioso: como exjefe de Gabinete, Fernández está citado como testigo en la causa “Vialidad”. Las próximas horas serán cruciales en la Corte: al recurso de queja abierto a Cristina deberán ponerse a estudiarlo los secretarios letrados penales de los ministros. Allí se verá si hay alguna baja en las cuatro voluntades que se habían alineado para pedir el expediente principal. El paso en falso del jueves dejó heridas internas. Al cúmulo de cosas extrañas, algunas ligadas a temas de inteligencia que alertaron a los magistrados, se agregó un llamado telefónico a una vocalía desde el corazón del denominado “Círculo Rojo”. Allí se activó el “operativo aclaratorio” y se deslindaron responsabilidades a un supuesto temor que habría surgido desde los despachos de Elena Highton de Nolasco y de Juan Carlos Maqueda para resolver el paso atrás. Ninguno de los dos recibió ese llamado. El siguiente capítulo podría disponer que -de aceptarse la queja- la Corte ordene que sea la Cámara de Casación la que habiéndose equivocado en no analizar la cuestión deba ahora tomar una determinación. Ese tribunal quedó en la mira de la Corte y sus intenciones de enviar un mensaje moralizante con epicentro en Comodoro Py. Tampoco pasaron desapercibidas las críticas de Fernández a algunos jueces, que con el diario del lunes lucen peor todavía y apuran reacomodamientos.

La audiencia con Cristina de Kirchner en el banquillo podría tener foto, pero no desarrollo: si el TOF considera que alguna de las nulidades que planteen las defensas son parte de las alertas de la Corte, no absorberá el costo de resolver en sentido contrario. O posterga a la sentencia o supedita la continuidad a una supervisión por parte de la Corte. Los abogados lo saben y van preparados. Los jueces del Tribunal también. Por eso es que a última hora del viernes le derivaron otro problema a la Corte: un conflicto de competencia sobre la millonaria demanda civil que entabló Vialidad era Macri a los acusados de la defraudación con la obra pública con Cristina a la cabeza. El Gobierno pedía que la acción civil se tramitara junto con la penal. El TOF se negó por una cuestión de celeridad y porque básicamente debía citar a “terceros”, que eran los empresarios de la obra pública. Así, el asunto pasó al fuero Civil y Comercial Federal, donde se trabó un conflicto con el Contencioso Administrativo Federal al que querían derivarlo. Cristina apeló y la Cámara Civil y Comercial Federal le dio la razón y se lo devolvió al TOF. El problema es que ese es otro de los asuntos que tenía que despejarse previo a la elevación y por eso el TOF se lo envió “de volea” a la Corte para que lo resuelva.

Entre los 9 recursos en la Corte están a despacho los que provienen de “quejas” de Carlos Santiago Kirchner por su excarcelación; de Julio De Vido por un embargo; de Cristina por la acción civil que le entabló Vialidad; también de la expresidenta por el “rechazo a medidas de prueba que -a su entender- modificó la naturaleza de una de ellas encomendando su producción a un organismo que depende del Poder Ejecutivo”; contra el “proveído de la prueba” dictado por el TOF el 31 de septiembre de 2018; contra la pericia sólo iniciada a 5 de las 51 obras en discusión; y contra otro pedido de medidas que fueron rechazadas por el TOF. Cualquiera podría derivar en las nulidades que enumeró la Corte en su comunicado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario