Edición Impresa

Pymes: fuerte caída de la inversión en 2018

El año pasado las pequeñas y medianas empresas se concentraron en sobrevivir, según indican datos sobre el financiamiento del segmento.

Algunos datos del mercado empiezan a demostrar que las pymes apenas atinaron a sobrevivir en 2018. La devaluación, el aumento de tarifas y la caída del consumo se conjugaron con la suba de las tasas de interés, para que las empresas del segmento dirigieran la mayor parte del financiamiento disponible a capital de trabajo, en desmedro de la inversión.

Así lo indican datos de la Sociedad de Garantías Recíprocas (SGR) Garantizar, la mayor del país con un fondo de riesgo de $7.500 millones y al menos 8.000 empresas socias.

De acuerdo con ese relevamiento, de cada $100 de financiamiento conseguido por las pymes en 2018, solo $35 fueron a inversiones y $65 correspondieron a préstamos de corto plazo, destinados a mantener a la empresa operativa.

Fue la relación más baja desde el 2015. En aquel año las pymes destinaron el 46% del crédito conseguido a invertir. En 2016, fue el 45%, y en 2017, fue el 48%. La baja en el último cuatrimestre del año pasado fue muy marcada. Pasó del 46% del año anterior a 35 puntos con una merma de 11 puntos.

En el informe, Garantizar indicó que “no resulta un dato menor señalar que a principios de año la tasa de interés para inversión rondaba el 28% aproximadamente según la entidad financiera y la línea de crédito que se solicitara, para tocar valores cercanos al 80% y luego estabilizarse en un número cercano al 60%”.

La entidad explicó que “no todas las pymes pudieron afrontar esos costos de financiamiento y muchos proyectos quedaron pendientes”.

Un dato a destacar es que el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) pasó de tener una participación en las carteras de garantías para inversión del 3,07% en el primer trimestre, a cerrar con un 76% en las cartera de Garantizar, debido a que ofreció las tasas mas bajas.

Con relación a las tasas de interés, la gerente general de Garantizar, Sabina Ozomek, destacó que si bien durante algunos meses hubo oferta por parte de ciertos bancos- algunos públicos, otros privados- de tasas de interés alcanzables por parte de las empresas la forma más accesible para que las pymes pudieran financiarse más barato fue a través del mercado de capitales.

“La pyme que descontó en el mercado tuvo una tasa de descuento del 38% como tasa mínima y del 50% como tasa máxima, es decir, un promedio de 45% anual. Esto implicó un diferencial de más de 20 puntos con la banca privada y 30 con la banca pública”, remarcó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario