Edición Impresa

¿Qué culpa tiene el tomate?

Las estadísticas en cuanto a empleo y producción no resultaron lo bueno que había prometido el Gobierno de Macri en 2018.

Si comparamos noviembre de 2018 con el mismo mes de 2017, el INDEC nos informa que hay 172 mil trabajadores registrados menos que en noviembre de 2017; esto equivale a -1,4%.

Según Cepa, en el último año los despidos y las suspensiones crecieron un 91%. La industria despidió y suspendió a 37.341 trabajadores. El Estado cesanteó a 16.303 personas, sumando a las empresas del capital estatal y las reparticiones de la órbita del Poder Ejecutivo. Las empresas de servicios se desprendieron de 13.470 empleados. La construcción tuvo 1.581 casos y el sector primario hizo lo propio con 1001 personas. De octubre de 2017 a octubre de 2018, 6.951 empresas tramitaron la baja en la Afip.

El Gobierno de Macri, desde que asumió, se empecinó en intentar hacernos creer que siempre la culpa de lo malo la tiene otro y nos quiere hacer creer que la falta de empleo tiene que ver con los juicios laborales.

Por este motivo, como venimos denunciando, continúa persiguiendo a los abogados laboralistas que ejercen su profesión en defensa de los derechos e intereses de los trabajadores. Les imputa una suerte de fantasiosa imaginación para crear conflictos jurisdiccionales judiciales, y además graciosamente los califica como “industriales del juicio”.

El informe de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo demostró que la cantidad de Juicios Laborales pasaron de 111.143 en 2016 a 84.070 en 2017 y a 52.193 en 2018.

En noviembre de 2018 hay 118 mil asalariados registrados privados menos que en noviembre de 2017 (-1,9%) y en 2017, 36 mil asalariados registrados menos (-0,6%) que en noviembre de 2016.

En realidad, si al frente del Gobierno tuviéramos a una persona con sensibilidad social, la preocupación tendría que ser por qué de los juicios laborales bajaron en 3 años a menos de la mitad.

Y precisamente eso es lo que demuestran las estadísticas oficiales. Por eso: a las pruebas me remito.

Presidente de Fuentes

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario