Mundo

"Que el presidente no se meta más en la investigación"

Río de Janeiro - Al cumplirse 600 días del asesinato de la activista y concejala de izquierda Marielle Franco, su pareja, Mónica Benicio, solicitó que el presidente Jair Bolsonaro evite obstruir la investigación del caso que causó una conmoción nacional e internacional.

“Que Bolsonaro no se meta más en las investigaciones, no cabe al presidente de la República investigar nada”, reclamó Benicio, en respuesta a recientes manifestaciones del gobernante.

El Jornal Nacional, del grupo Globo, informó la semana pasada que uno de los participantes en el asesinato estuvo en el condominio donde residía Bolsonaro el día del atentado, 14 de marzo de 2018. El presunto cómplice del asesinato, Elcio Queiroz, habló con el portero del predio de Bolsonaro, diálogo que quedó registrado en una grabación.

El fin de semana Bolsonaro reconoció haber tenido acceso a la grabación en la que uno de los supuestos ejecutores de Marielle Franco habló con el portero del condominio en el barrio carioca Barra da Tijuca. Además, dijo que se llevó esa prueba “para preservarla”.

Bolsonaro reside en ese condominio desde hace años y uno de sus vecinos es uno de los supuestos asesinos, Ronnie Lessa, integrante de una “milicia” paramilitar.

El presidente dijo el sábado pasado querer el “esclarecimiento” del asesinato y negó haber “obstruido” las investigaciones al apropiarse de la citada grabación. Para la viuda de Marielle, sin embargo, el acceso de Bolsonaro a ese material “no contribuye” al esclarecimiento del caso.

Bolsonaro también negó categóricamente estar ligado al asesinato, en respuesta a opositores y a algunos medios que recordaron su afinidad con las “milicias” parapoliciales.

La concejal Marielle Franco, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), había denunciado el accionar de las “milicias” en las favelas de Río de Janeiro.

En tanto, el diputado federal por Río, David Miranda, del PSOL, el partido de Franco, declaró que impulsará el juicio político contra Bolsonaro por la supuesta “obstrucción” de la Justicia, al hacerse de pruebas sobre el caso Marielle, y hasta haber adulterado las mismas.

Marielle Franco fue asesinada en Rio con cuatro proyectiles de una ametralladora en la noche del 14 de marzo de 2018, cuando también fue ejecutado su chofer, Anderson Gomes.

Su viuda, la arquitecta Benicio, también demandó que el ministro de Justicia y Seguridad Sergio Moro “no se comporte como abogado defensor de Bolsonaro”.

Benicio solicitó a Moro que se “comprometa con el esclarecimiento del caso pero el ministro sólo se manifestó para salir en defensa de Bolsonaro, se comportó de una manera inadecuada”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario