Edición Impresa

Qué hacer a menos de 90 minutos de la Capital Federal

Grandes ciudades como Tigre y su Delta, urbes más pequeñas como Suipacha, pueblitos que se reinventaron a través del turismo y Luján, un destino ícono en Pascuas. El abanico es amplio y en casi todos los casos se puede llegar en menos de una hora desde la Ciudad de Buenos Aires.

Actividades a cielo abierto en lugares de la provincia de Buenos Aires cercanos a la Capital Federal. Esa es la premisa para muchos turistas durante el primer feriado otoñal que abarcará cinco jornadas: cuatro por Semana Santa y uno (el lunes 2 de Abril) por los caídos en Malvinas. Más allá de la agenda religiosa, es una buena oportunidad para escaparse de la Capital Federal en busca de propuestas vinculadas con la gastronomía y la vida en contacto con la naturaleza.

En el conurbano bonaerense existen pequeños pueblitos que parecían olvidados en el tiempo. El turismo es la llave de su resurgimiento de estas localidades que, cada vez en mayor número, ponen en valor su patrimonio natural, cultural, social, arquitectónico y gastronómico. Hasta Azcuénaga, Carlos Keen y Uribelarrea se puede llegar en poco menos de 90 minutos -en auto- desde la City porteña.

AZCUÉNAGA

Al recorrer Azcuénaga, lo primero que llama la atención es la fachada de sus casas, varias de ellas construidas a fines del siglo XIX por albañiles de origen italiano. Vale la pena conocer la panadería artesanal, ubicada frente al club Apolo, donde se fabrican galletas de campo y pan en horno a leña. No hay como las tortas negras de Azcuénaga. Otro imperdible es el molino de la cooperativa eléctrica.

También pueden visitarse la estación Azcuénaga y sus zonas aledañas, el mural en adobe, el edificio Antigua Casa Terrén, donde funcionó uno de los primeros almacenes de ramos generales del pueblo y donde se instaló el primer teléfono de la localidad; la capilla Nuestra Señora del Rosario, el mencionado Club Recreativo Apolo y la Posta de Figueroa, cuya casona, del siglo XVIII, fue visitada por Juan Manuel de Rosas, Facundo Quiroga y José María Paz. Su recuperación potenció el atractivo turístico de la zona.



CARLOS KEEN

Cuando en 1881 se inauguró la estación de ferrocarril, ramal Luján-Pergamino, se fundó oficialmente el pueblo. Llegó a tener casi 3.000 habitantes e importantes comercios: almacenes de ramos generales, tiendas, zapaterías y ferreterías, casas especializadas en toda clase de máquinas e instrumentos agrícolas, corralones, cocherías y caballerizas para alquilar; dos escuelas primarias, tres clubes, farmacias, telefonía, registro civil, juzgado de paz, comisaría, molino harinero, herrerías, surtidores de nafta, hoteles, restoranes, pensiones, etcétera.

Entre los lugares para visitar se destacan el granero de la estación de Carlos Keen, capilla San Carlos de Borromeo, el Museo Rural y la antigua estafeta postal.


URIBELARREA

Fue fundado como colonia agrícola en 1889. Polo lechero con su máximo esplendor durante las décadas del 30 y el 40. «Uribe» es un poblado que conserva historia y tradición. Atraen el Museo de Máquinas y Herramientas Padre Leopoldo Rizzi, la plaza Centenario, la iglesia Nuestra Señora de Luján, la plaza República del Líbano y las antiguas casas fundacionales.

Distancias desde Capital Federal

• Uribelarrea: 79 km

• Carlos Keen: 90 km

• Azcuénaga: 108 km

• Cuánto cuesta

• Gasto de combustible y peaje: $600

• Almuerzo completo: entre $200 y $350 por persona

• Alojamiento: entre $1.400 y $2.600 En habitación doble

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario