Lifestyle

¿Qué medidas de prevención tomar para disfrutar el Mundial de Rugby sin inconvenientes?

Miles de viajeros se darán cita en Japón para participar en este importante evento. Se recomienda consultar con especialistas en medicina del viajero para estar más protegidos, evitar inconvenientes de salud y disfrutar a pleno la experiencia.

Miles de turistas y amantes del rugby se preparan para participar del Mundial que se lleva a cabo, del 20 de septiembre al 2 de noviembre, por primera vez en el continente asiático. El país anfitrión es Japón y los partidos tendrán lugar en 12 idílicas ciudades, una excusa perfecta para conocer el país del sol naciente.

Según la Rugby World Cup, este año ha habido una demanda de entradas sin precedentes y además, se espera que el partido inaugural de Japón y Rusia logre un récord de audiencia televisiva.

En las seis semanas que durará el evento deportivo, viajeros de diferentes rincones del mundo se trasladarán hacia el país y también se movilizará el turismo interno. Los movimientos de miles de personas pueden facilitar la diseminación de virus y bacterias que causan distintas enfermedades infecciosas.

En ese aspecto, la Dr. Viviana Gallego, infectóloga deportóloga del Cenard indicó que es sumamente importante consultar a los especialistas en medicina del viajero para conocer cuáles son las enfermedades infecciosas que pueden estar presentes en el país anfitrión así como también aprovechar la oportunidad para actualizar el calendario de vacunación.

"En los eventos masivos, a los que asisten personas de diferentes regiones y países, los viajeros pueden exponerse a riesgos para la salud aumentando la posibilidad de contraer alguna enfermedad. Los riesgos se pueden minimizar tomando precauciones adecuadas antes, durante y después del viaje. Antes de viajar, es muy importante actualizar el calendario de vacunas rutinarias y especiales teniendo en cuenta la edad, antecedentes de enfermedades infectocontagiosas y comorbilidades con el asesoramiento de su médico de cabecera. El alerta sarampión para viajeros internacionales, sumado al brote de rubéola en Japón, justifican la inmunización a quienes corresponda siguiendo los lineamientos del Ministerio de Salud de la Nación".

"Además, los viajeros deberán recibir asesoramiento médico especializado en medicina del viajero sobre medidas de prevención, Jet Lag, encefalitis japonesa, gripe aviar, enfermedades de trasmisión sexual, etc.", concluyó Gallego.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) los factores que determinan los riesgos a los que pueden estar expuestos los turistas son: el medio de transporte, el destino, la duración del viaje, la estación y clima, el motivo o finalidad (negocios, trabajo, vacaciones), el estilo del viajero, tipo de alojamiento, la edad y las condiciones de salud y enfermedades prevalentes de la persona.

En el momento de armar el equipaje, se recomienda tener el carnet de vacunación al día, asistencia al viajero (acorde al destino), kit de primeros auxilios, repelente de insectos, protector solar, medicamentos que suelen tomar.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) alienta a mantener a los viajeros a cualquier destino, informados sobre los riesgos y las medidas preventivas contra enfermedades infecciosas, como por ejemplo la fiebre amarilla, lo que incluye la vacunación.

En el caso de Japón, dada la diferencia de zona horaria con la Argentina, los viajeros pueden presentar alternaciones en su "reloj biológico" o conocido también como Jet Lag. Para evitar el malestar que puede surgir hasta tanto el organismo se adapta, se recomienda:

  1. Estar descansado lo máximo posible
  2. justar el reloj a horario de destino final desde que se aborda el avión, restringir el consumo de alcohol, consumir alimentos de fácil digestión y siempre seguir las indicaciones médicas.
  3. Una vez en el destino, intentar ajustar el ciclo de vigilia-sueño según el horario de llegada.

Por otra parte, para impedir cualquier inconveniente con la salud, se recomienda consumir agua potable embotellada; alimentos cocidos que se sirvan calientes; verduras lavadas con agua potable y frutas peladas. Además, evitar consumir hielo o agua de pozo; carne o pescado crudo, alimentos que estén a temperatura ambiente; ensaladas, frutas y verduras crudas no sanitizadas; alimentos de dudosa procedencia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario