Racing, una academia de fútbol y goles

Edición Impresa

El equipo de Gago jugó a voluntad, demostró todo su repertorio y medio Avellaneda fue un festival.

Se dio la lógica. Racing demostró todo su fútbol, todo su poderío ofensivo y se convirtió en el primer semifinalista de la Copa de la Liga al golear a Aldosivi.

La diferencia entre uno y otro equipo fue notoria, apabullante.

Si bien por momentos pasó algún sobresalto defensivo, Racing jugó a voluntad.

Martín Palermo puso de entrada a Maciel en lugar de Silva y trató de coparle el medio a su rival. Por momentos manejó la pelota y tuvo la primera en los pies de Mosquera, que tapó Chila Gómez.

Ahí estuvo la diferencia, porque en la primera que contó Racing, con un centro de derecha de Rojas y un cabezazo de sobrepique de Alcaraz se puso en ventaja.

Con un triángulo efectivo que formó Mura, Miranda y Rojas, la velocidad de Chancalay para ganar las espaldas de los defensores, la habilidad de Alcaraz -la figura del partido- y la potencia de Copetti en los últimos metros, Racing fue una verdadera máquina generadora de fútbol. El error del local fue que por momentos marcó mal en el medio y los zagueros jugaron abiertos y por ahí llegó Aldosivi. Pero la eficacia del juvenil Alcaraz al marcar el segundo gol aplacó la ambición de un rival sin poder ofensivo. Ni bien comenzó el segundo tiempo. llegó el penal de Valentini a Coppetti que el “Toro” cambió por gol.

A partir de ahí fue todo de Racing, Llegó el segundo de Copetti y otro del ingresado Correa. Racing gustó, goleó y es semifinalista.

Dejá tu comentario