Política

Ramos Padilla apura (otra vez) a Casal por "rebeldía" en el caso de Stornelli

Juez intimó a Procurador luego de fallo de Casación que le impide apelar a la Corte. Stiuso, nuevo querellante en Dolores.

El juez federal Alejo Ramos Padilla emitió una dura resolución y volvió a apurar al Procurador General de la Nación interino Eduardo Casal para que “una vez más” se aboque a resolver sobre el procedimiento de remoción y desafuero del fiscal Carlos Stornelli, que fue declarado rebelde en el caso de espionaje ilegal en Dolores. El magistrado recordó que la Cámara Federal de Casación Penal rechazó días atrás un recurso extraordinario para que la Corte revea la declaración de rebeldía del fiscal. De esta manera, la única vía –con nulas chances de éxito- que le queda a Stornelli es acudir “en queja” al máximo Tribunal, ya que agotó todos los recursos posibles y en ninguno se le hizo lugar a removerle el status de “rebelde” tras haber faltado a seis llamados a declaración indagatoria en el marco de la causa de extorsión y espionaje ilegal que tiene como epicentro al falso abogado Marcelo D’Alessio.

“Teniendo en cuenta el tiempo transcurrido, además del hecho de que fue rechazado por la Sala II de la Cámara Federal de Casación Penal el recurso extraordinario intentado por la defensa de Carlos Stornelli contra la resolución dictada por dicha Cámara vinculada con la rebeldía oportunamente decretada en esta instancia líbrese oficio al Sr. Procurador General de la Nación Interino, Dr. Eduardo Casal, a efectos de solicitarle -una vez más- que urja el procedimiento de remoción y/o desafuero del fiscal Carlos Stornelli, en los términos del art. 1o de la ley 25.320, a los efectos de lograr su comparecencia en el proceso de referencia, de conformidad con lo ordenado oportunamente por la Excma. Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata”, sostuvo la resolución del juez Ramos Padilla, que además indicó otras medidas a adoptar relativas a citaciones. El “timming” del oficio también coincide con que el próximo lunes 9 quedará agotado el plazo máximo de 60 días para el cual se debería adoptar una resolución por parte de la Procuración respecto al expediente administrativo en manos de la Comisión Evaluadora del Ministerio Público Fiscal. Casal no ahorró ningún paso burocrático y estiró el tiempo al máximo antes de fijar un criterio respecto a Stornelli que cuenta internamente el apoyo de la denominada “Línea Boca” del espectro de fiscales de Comodoro Py, pero cuya situación también despertó internas entre fiscales sumariados por Casal por motivos mucho más leves.

Mientras tanto, Ramos Padilla aceptó en Dolores al exhombre fuerte de los servicios de inteligencia Antonio Horacio Stiuso como querellante en el expediente en el que investiga a la asociación ilícita ligada a D’Alessio. En una peculiar declaración testimonial donde el exespía argumentó por qué quiere participar del caso. Registrada en video y transcripta para la causa, las menciones de Stiuso a lo largo de su exposición parecieron metralla a discreción para varios frentes. Su principal queja respecto de los imputados es que lo habrían involucrado en el expediente denominado Mafia de los Contenedores, una de las vías de extorsión que la justicia determinó respecto de la banda integrada por D’Alessio y que apuntaba al empresario Gabriel Traficante. Ramos Padilla le preguntó al testigo si lo que mencionaba formó parte de una presentación judicial y Stiuso respondió: “No, no en la presentación judicial me meten con el negocio de la Aduana, el tema de Damián Sierra y compañía, no mete a Traficante. D’Alessio, en la extorsión de Traficante, utiliza lo que (la diputada Elisa) Carrió presentó y agrega a Traficante, o sea, en la banda ya lo mete a Traficante... que es lo que está ahí, y después sale publicado en un artículo de (el periodista de Clarín Daniel) Santoro, lo mismo”, corroboró. Y el motivo por el cual D’Alessio hizo una mención al alias “Jaime” en conversaciones de WhatsApp en posible referencia al exespía pese a que no se conocían. Stiuso mencionó un extraño encuentro casual en la calle mientras tomaba café con el recientemente procesado Carlos Liñani, y que seguidamente lo cruzó el supuesto abogado de Liñani que mencionó que el asunto “Traficante” se habría “se hizo en el grupo”. “Porque me hablaba como si yo integrara la banda, por eso dije ‘vamos a ver cómo es esto’, porque ya es demasiado”, precisó su intención de ser querellante.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario