Política

Reabren investigación contra Montoneros por ataque a un micro policial

La Justicia federal ordenó reabrir una investigación por un ataque con explosivos contra un micro policial registrado el 12 de septiembre de 1976 en Rosario, en el que resultaron muertos nueve efectivos y dos civiles y que habría llevado adelante la organización Montoneros.

La decisión la adoptó el juez federal Marcelo Martín Bailaque, en respuesta a una demanda presentada por Gabriel Amado Alfonso, hijo de Domingo Hipólito Alfonso, uno de los policías muertos en aquella explosión.

El abogado patrocinante Carlos Racamato destacó que "durante muchos años se trató de abrir la investigación, pero se rechazaba porque en teoría está prescripto", por eso la solicitud apuntó a que este hecho sea declarado crimen de lesa humanidad.

El 12 de septiembre de 1976, un micro que transportaba a 32 policías que venían de cumplir tareas adicionales en la cancha de Rosario Central sufrió un atentado explosivo. Según las crónicas de la época, una bomba instalada en el interior de un automóvil Citroen 2CV estacionado fue detonada a distancia en el instante en que el ómnibus pasaba a su lado, en la esquina de las calles Junín y Rawson.

La onda expansiva y las esquirlas impactaron de lleno en el transporte policial, causando la muerte de nueve efectivos y heridas de diversa consideración a los restantes miembros de la comitiva. También fallecieron dos civiles que transitaban en su automóvil, y otras tres personas que circulaban por el lugar fueron heridas.

Si bien en su momento se abrió una investigación, y el gobierno de facto de entonces ordenó la apertura de un Consejo de Guerra, nunca se supo públicamente quiénes fueron los responsables del atentado, que se atribuyó, mediante panfletos, la organización Montoneros.

El abogado Racamato explicó en declaraciones a un diario matutino que "se abrió una investigación en la Justicia cuando fue el hecho por homicidio, pero luego se cerró" y agregó que "durante muchos años se trató de reabrir la investigación, lo cual se rechazaba porque en teoría está prescripto".

El demandante, Gabriel Alfonso, persigue una "reparación histórica, ya que tenía dos años cuando pasó todo", explicó Racamato.

"Sirve a los fines de la reparación histórica de los hechos de los años 70, y se destacan las cualidades de valentía del juez en abrir una investigación de este calibre", agregó.

El letrado señaló que tienen "expectativas de que se averigüe la verdad, porque una cosa es que digan ´mi papá murió´, pero Montoneros era una agrupación grandísima, y saber por qué te mataron a tu papá merece una respuesta".

Consideró que las víctimas "eran policías, no eran represores, venían de cubrir servicios adicionales de la policía en la cancha de Central, eran agentes con sólo dos años de antigüedad".

Por lo pronto, el juez Bailaque ordenó abrir una investigación y al fiscal Marcelo Degiovanni la instrucción de un sumario, aunque la querella aún desconoce si el magistrado ha declarado o no crimen de lesa humanidad el atentado de septiembre de 1976.

Las víctimas mortales del atentado del 12 de septiembre de 1976 fueron los agentes de policía Edgardo Ferri, Juan Domingo Matiasevich, Domingo Alfonso, Andrés Acosta, Carlos González, José Luis Boggino, Hugo Pellegrina, José María Gutiérrez y Darío Pietrani; y los civiles Oscar Ledesma y su esposa Irene Dib.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario