Economía

Reacción ante anuncio para pymes: positivo pero insuficiente

EL GOBIERNO CONFIRMÓ UNA REBAJA DE APORTES PARA EMPRESAS DE ECONOMÍAS REGIONALES - Macri convocó a dirigentes de entidades y gobernadores. Dijo que la medida forma parte de una "nueva agenda productiva" y los convocó a seguir trabajando para impulsar al sector.

Los empresarios que asistieron ayer a la Casa Rosada advirtieron que hubo un cambio de discurso en el Gobierno. El presidente Mauricio Macri los convocó para anunciarles una rebaja de impuestos y si bien consideran que las medidas van en el sentido correcto, dicen que “no es suficiente”. Macri les prometió que es “el primer paso de una nueva agenda productiva en la que vamos a trabajar todo este año, en la que va a haber muchas novedades”.

El Presidente anunció un alivio fiscal que puede ser importante para pequeñas y medianas empresas del interior del país. Se trata de elevar el mínimo no imponible (MNI) de aportes y contribuciones sociales de las empresas a $17.509. Hasta ahora, pagaban $7.004. Con la modificación, en una firma de 10 empleados la rebaja de costos puede ser de $100.000 mensuales. “Decidimos aumentar el mínimo no imponible sobre las cargas patronales de los trabajadores de las economías regionales. Con esto se benefician 19 mil empresas en todo el país, con 200 mil trabajadores”, resaltó el jefe de Estado.

En el acto que se realizó en el Salón Blanco de la Casa Rosada, Macri aseguró que, con esta decisión, “más trabajadores pasarán a la formalidad”. Estuvo junto al ministro de la Producción, Dante Sica, quien insistió en la necesidad de trabajar “con a las entidades empresariales” para impulsar a las pymes. El funcionario remarcó que la medida comenzará a regir desde marzo. .

Para muchos empresarios el aumento del MNI de aportes y contribuciones a la seguridad social constituye un avance, en relación con los temas que vienen ocupando la agenda del Gobierno desde que estalló la crisis, dominados por el dólar, riesgo-país, agregados monetarios y Leliq. Se nota que impactaron las quejas recientes de algunos industriales en las que advertían precisamente eso, que el discurso oficial estaba dominado por cuestiones de índole estrictamente financiera y monetaria.

Para los empresarios que fueron invitados a la Casa Rosada la medida es positiva, y el nuevo discurso “bueno”, pero “hay que demostrar” lo que se dice, como afirmó el titular de la Coordinadora de Industrias Productoras de Alimentos (Copal) y dirigente de la UIA, Daniel Funes de Rioja. Es que saben perfectamente que todo arrancó con una reforma fiscal orientada a reducir la presión fiscal, que terminó exactamente al revés, con una mayor carga impositiva sobre las empresas, desde la imposibilidad de ajustar balances por inflación, pasando por la eliminación de los reintegros a las exportaciones, hasta el agregado de nuevas retenciones. Las pymes en realidad necesitan “mercado”, o dicho de otra manera, que la gente vuelva a consumir. “Nuestra ansiedad es mayor que las medidas”, admitió Funes de Rioja al explicar la situación apremiante que viven muchas empresas alimenticias, que según indica sólo están operando al 60% de su capacidad. Angel Leotta, presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), dijo que la medida “ayuda”, pero señaló que “no es todo lo que el sector esperaba”. “Requerimos de otras medidas del Gobierno nacional, como la quita de retenciones y el aumento de reintegros para salir a exportar y sacar a la industria del estado recesivo actual”, sostuvo. El titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, manifestó que “puede ser que éste sea el primer paso de varias medidas más, pero tuvo gusto a poco”. En tanto, Carlos Iannizzotto, de Coninagro, aseveró que “si bien las medidas pueden parecer insuficientes, hay que destacar la iniciativa y en que éste es el camino”. En cambio, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) mostró su “satisfacción” y dijo que el alivio fiscal significa un “avance concreto” en cuanto a la recuperación del sector mientras que el presidente del Centro Azucarero Argentino, Hernán Maurette, indicó que “es un alivio” para el Noroeste Argentino.

Al anuncio asistieron además dirigentes como Miguel Acevedo, titular de la UIA; Daniel Pellegrina, titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), y Carlos Achetoni, de la Federación Agraria Argentina. Participaron además los gobernadores Domingo Peppo (Chaco); Gerardo Zamora (Santiago del Estero); Alberto Weretilneck (Río Negro); Gustavo Valdez (Corrientes) y el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González. Mendoza estuvo representada por el ministro de Economía, Martin Kerner.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario