Edición Impresa

Realidad y representación en tres films

La realidad y el mundo de la representación se dan la mano en tres obras nacionales que se estrenan esta semana, a saber, la primera película ficcional de un documentalista, el primer documental de un actor que ya ha dirigido ficciones, y el homenaje de una fotógrafa joven a otra ya octogenaria, muy apreciada en el viejo teatro de revistas. En “Alicia”, Alejandro Rath, inspirado en su propia vida, describe la aflicción de un hijo por su madre enferma y la búsqueda de bálsamos en diversas religiones, aún siendo ateos e izquierdistas. Narración sobria, contenida, de íntima catarsis, le dan carnadura Leonor Manso, Patricio y Paloma Contreras, Martín Vega, de expresiva mirada, los peregrinos a Luján y, en inesperada aparición, el Pastor Giménez.

“Down para arriba” surge de la experiencia de Gustavo Garzón y sus hijos con los chicos del divertido grupo teatral Sin Drama Down, creado por Juan Laso. Tocantes, la palabra de la venerable María Fux, y una charla donde los propios afectados hablan entre ellos de su condición con notable lucidez (para interesados, también se recomiendan “Best Boy”, de Ira Wohl, y “Los niños”, de Maite Alberdi, excelentes documentales).

Por su parte, “Foto Estudio Luisita”, pura ternura de Sol Miraglia y Hugo Manso, entra en el hogar de Graciela, Rosa y Luisa Escaglia, colombianas que en 1958 se convirtieron en fotógrafas de las vedettes del Maipo y otros artistas. Hay mucho talento, archivos donde todos se mantienen jóvenes, encuentros con gente agradecida, desde Moria Casan para atrás, una suave emoción casi todo el tiempo y una muestra en la Galería del San Martín que acompaña oportunamente el estreno).

P.S.

“Foto Estudio Luisita” (Arg., 2018, dir. S. Miraglia y H. Manso); “Down para arriba” (Arg., 2018, dir. G. Garzón); “Alicia” (Arg. 2019, dir. A. Rath).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario