Ambito Nacional

Recrudece tensión en puja Peppo-Capitanich

Más chispazos entre líderes provinciales tras la decisión de la cúpula del PJ de permitir que solo el exjefe de Gabinete lleve boleta con dupla AF-CF.

La decisión de Cristina de Kirchner de bendecir al intendente capitalino y precandidato a senador nacional Jorge Capitanich con el pegado de su lista a la boleta presidencial del Frente de Todos redobló la tensión en el peronismo chaqueño, con nuevos cruces con el gobernador Domingo Peppo y con epicentro en la relación del actual mandatario con la administración de Mauricio Macri.

Con el veto de la expresidente, Peppo fue relegado a priori a enfrentar al exjefe de Gabinete kirchnerista en las primarias de esa coalición el 11 de agosto, con boleta corta en la lista que lo lleva como postulante también a la Cámara alta.

En reacción, el gobernador mostrará su malestar ante Alberto Fernández -será parte del almuerzo que el candidato a presidente del Frente de Todos mantendrá hoy en Buenos Aires con mandatarios peronistas- y no descarta avanzar en un planteo judicial, tal como lo informó ya este diario.

“No culpo a Buenos Aires sino a las presiones que se hicieron desde el Chaco para tener ventajas a la hora de la competencia; tienen temor de competir de igual a igual, lo lógico en este sentido y no con las ventajas de llevar la fórmula adherida a la presidencial”, disparó ayer Peppo.

La pulseada del 11-A anticipará el enfrentamiento de fondo que ambos protagonizarán el 29 de septiembre, cuando medirán en las urnas el potencial de sus encontradas aspiraciones a gobernador, que ninguno está dispuesto a resignar.

“Del otro lado están los que pactaron con el gobierno de turno en nombre de la gobernabilidad; respetamos a todos, pero las diferencias se tienen que reflejar con un contundente triunfo electoral el 11 de agosto”, castigó en las últimas horas Capitanich, con la mirada puesta en Peppo, y en medio de una gira de campaña por el interior provincial.

Pero Peppo defendió su posicionamiento, de la mano de un documento público. “Me juzgan por las actitudes que tuvimos con el Gobierno nacional, pero no interpretan el contexto en el que me tocó ejercer funciones siendo gobernador peronista”, dijo, en referencia a que no le “tocaron las vacas gordas que generaron Néstor y Cristina”.

“Me arremangué e hice lo que tenía que hacer para garantizarles a los chaqueños que pudieran cobrar sus sueldos y así atender las necesidades de sus respectivas familias”, argumentó, y recordó su apoyo “al gesto de unidad y apertura que significó” la fórmula de Alberto Fernándéz-Cristina Kirchner. Y disparó, citando una frase de Máximo Kirchner. “Traidores son los que en estos momentos que atraviesa el país siguen mirando con la nuca”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario