Ambito Nacional

Reformistas: gobernadores electos alientan poda en gasto político y límite a mandatos

Mandatarios que asumirán en diciembre prometen plasmar promesas de campaña, con la Constitución en la mira. El lote incluye al chaqueño Jorge Capitanich, al catamarqueño Raúl Jalil y al mendocino Rodolfo Suarez. Se suma el peronismo encolumnado detrás del santafesino Omar Perotti.

En el pelotón de nuevos gobernadores que asumirán el próximo 10 de diciembre flotan aires reformistas: a tono con las promesas de la ya clausurada campaña electoral, prometen impulsar cambios en las Constituciones locales, con un mix que incluye -según el distrito- límites a la perpetuación en los poderes Ejecutivo y Legislativo y podas en el gasto político (con recorte de bancas). Y que no esquiva polémicas, como el aliento a topes al mandato de los jueces.

Entre los electos que proyectan retoques se encuentran tres intendentes capitalinos: el chaqueño Jorge Capitanich, el catamarqueño Raúl Jalil y el mendocino Rodolfo Suarez. Además se suma el peronismo encolumnado detrás del senador nacional santafesino Omar Perotti.

En el caso de Chaco, el peronista Capitanich -quien se impuso en los comicios del 13 de octubre ante el radical Carim Peche- agita un paquete reformista que contempla limitar a una sola reelección los mandatos de gobernador, de diputados provinciales, de intendentes y de concejales. En el caso de gobernador ya rige, pero pretende que no pueda haber una tercera gestión, incluso no consecutiva.

Pero además pretende llevar la limitación de los mandatos al ámbito judicial. Promueve así para los miembros de ese poder concursos de antecedentes y oposición con un período de cinco años, con la posibilidad de un nuevo concurso por un período similar, tras lo cual no podrán volver a concursar.

“Lo mejor es someterse a un sistema permanente y periódico, con límites también en sus mandatos; no puede ser que sean eternos, nadie debe ser eterno”, arengó.

También propone un límite de dos mandatos de tres años (con una única reelección) para el caso de asociaciones civiles, fundaciones, sindicatos y organizaciones empresariales.

El exjefe de Gabinete de Cristina de Kirchner además apuesta a la eliminación de la figura del vicegobernador y a reducir el gasto político con un ajuste en el número de legisladores de 32 a 25, e impulsa mecanismos de mayor participación ciudadana y una profundización de la transparencia para las designaciones en organismos de contralor.

En sintonía, desde Catamarca, Jalil -consagrado el pasado domingo como gobernador electo por el Frente de Todos, ante el radical Roberto Gómez- promete reeditar el fallido intento de la saliente justicialista Lucía Corpacci de plasmar una reforma constitucional, que se topó con el rechazo de la oposición parlamentaria.

La propuesta de Jalil coincide en varios de sus puntos con la de Capitanich, sobre todo en lo que respecta al límite de mandatos en los tres poderes y a la poda en el gasto político.

En Catamarca, a diferencia de Chaco, rige aún la reelección indefinida, un retraso en materia institucional que el gobernador electo apuesta a revertir con el impulso a una sola reelección, que pretende llevar además al plano de los legisladores y de los jueces con la autorización para sólo dos mandatos (y la necesidad de “rendir” para poder mantener el cargo, en el último caso). Además propone bajar el número de bancas con un retorno a una Legislatura unicameral.

En Santa Fe, en tanto, el peronismo encolumnado detrás del electo Perotti -venció al socialista Antonio Bonfatti en los comicios del junio- apuesta a que el sucesor de Miguel Lifschitz asuma en diciembre ya con una ley que declare la necesidad de reformar la Carta Magna, con la mirada puesta en una elección de convencionales constituyentes en 2021, y una Convención Constituyente en 2022.

Se trata de una de las únicas dos provincias -junto con Mendoza- que no cuentan con la llave para una reelección del gobernador.

El intento de Lifschitz de concretar durante su actual mandato una reforma de la Carta Magna no logró prosperar en el Parlamento en 2018, e incluso este año suspendió una consulta popular sobre la necesidad de la reforma frente a cuestionamientos del peronismo.

En Mendoza, en tanto, tras convertirse el 29 de septiembre en el sucesor del saliente radical Alfredo Cornejo, Suarez remarcó que la provincia tiene “una Constitución de 100 años” y que impulsará una reducción del costo de la política.

“Hemos planteado que tenemos que ir hacia un sistema unicameral y que hay que estudiar si las elecciones de medio término son necesarias”, dijo el día después de los comicios. “Obviamente que todos estos temas hay que tratarlos dentro de una reforma de la Constitución, pero no centrada en la reelección”, remarcó, al considerar que este último punto “no es un tema de la agenda de la gente”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora