Negocios

Rematan un auto supersónico que buscaba superar los 1.600 km/h

Los constructores de Bloodhound se quedaron sin financiamiento para continuar con el proyecto. Querían quebrar la marca de velocidad terrestre de un vehículo.

Apuntaba a correr a más de 1.600 km/h y superar el récord de velocidad para un auto. Pero al menos por ahora el sueño se retrasará. Bloodhound, construido con un motor a reacción Rolls-Royce Eurofighter atornillado a un cohete, está casi terminado, pero quienes llevaban adelante el proyecto no lograron reunir unos u$s 31 millones para seguir financiándolo y decidieron rematar el vehículo.

El auto supersónico fue construido para batir el récord mundial de velocidad terrestre existente de 1.228 km/h. Se esperaba que superara los 1.600 km/h.

Con la caída del proyecto, ahora el vehículo saldrá a subasta en alrededor de u$s 318.000, según contó a la BBC, Andy Green conductor de Bloodhound.

Para alcanzar el récord, ya se había construido una pista en Sudáfrica, de 18 km y 1.500 metros de ancho en Hakskeen Pan (una meseta desértica de sal y barro) en el norte del país. Bloodhound iba a usar un grupo de tres motores Nucleus además del jet Eurofighter EJ200.

Por ahora, ante la falta de fondos para continuar financiando el proyecto, el sueño de Bloodhound deberá esperar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario