Opiniones

Renegando con la deuda

La deuda argentina una vez más se encuentra declarada insolvente, ya que por ahora no podemos hablar de "default". Los títulos bajo ley local fueron reperfilados parcialmente y aguardan las decisiones de la nueva administración. Acá la jurisprudencia y los antecedentes históricos no se encuentran del lado de los bonistas.

Las palabras de moda son reperfilar, reestructurar y renegociar. Pero en la realidad se trata de "renegar" con la deuda argentina, que una vez más se encuentra declarada insolvente, ya que por ahora no podemos hablar de "default". Los títulos bajo ley local fueron reperfilados parcialmente y aguardan las decisiones de la nueva administración. Acá la jurisprudencia y los antecedentes históricos no se encuentran del lado de los bonistas. Estos deberán esperar por las decisiones que tome la nueva administración, deseando que sean contemplativos al momento de formular las propuestas de canje de bonos.

El plano internacional es mucho más complejo, ya que las diferencias se resuelven en tribunales que históricamente no nos han sido favorables. La declaración de insolvencia abre las puertas a todo tipo de variantes y alternativas. Por ahora, y dados los antecedentes de nuestro país en esta materia, los inversores descuentan en los precios de los bonos casi el peor escenario posible, el cual implicaría una quita de capital de al menos 30%, extensión de plazos y reducción de cupones en por lo menos 30%.

¿Pero es posible resolver la parte internacional del asunto de manera amigable? Los beneficios de hacerlo de esa manera conllevan costos. Y es en ese punto de la discusión que nos encontramos actualmente. El programa de ajuste fiscal acordado por el gobierno de Macri con el FMI fue derrotado en las urnas. Entonces ahora deberá definirse cuál es el nuevo camino fiscal a seguir. El gobierno de Macri va a dejar un déficit primario base devengado de al menos 1% del PBI. Ese será el punto de partida.

Se supone que el nuevo presidente va a querer tomar medidas de alivio social, las cuales estimamos que podrían sumar entre 1% y 1,5% del PBI. Hablamos principalmente de aumento a jubilados y beneficiarios de AUH, mayor congelamiento de tarifas y medidas de apoyo a las Pymes. Para volver a un nivel de déficit primario relativamente razonable para los tiempos políticos y sociales que se viven actualmente en Latinoamérica, deberíamos hablar de una reforma impositiva que casi compense en su totalidad dicha expansión de gastos, de manera de quedar en el año 2020 con las cuentas en rojo por no más de 1% del PBI. Ese podría ser un límite considerando las particularidades del próximo año, a partir del cual se deben reconstruir las relaciones con los tenedores de deuda internacional y el FMI. Ambas partes deben acordar sobre este tema para que todo siga transcurriendo sobre el carril "amistoso". Se trata de un estrecho camino, en el cual deben transitar y finalmente acordar el gobierno, el FMI y los bonistas. Obviamente son más las cosas que puedan salir mal que las que pueden salir bien. Enumerarlas sería demasiado extenso. Es por eso que los precios de los bonos se mantienen tan deprimidos.

Pero vale la pena recalcar que el mundo comienza a ayudarnos con un marco global de nueva expansión monetaria por parte de los bancos centrales más importantes del mundo, que comienza a traducirse en un movimiento global de RISK ON de la mano de la tregua acordada en la "guerra" comercial entre China y EE.UU. Se abre una nueva oportunidad global para el nuevo gobierno, que podría terminar implicando una situación win-win para todas las partes si saben hasta qué punto tensar la cuerda. Pedir hoy 2% de superávit primario sería lo ideal, pero sabemos que es políticamente imposible. Que el gobierno demande una necesidad de tener un déficit primario de 3% del PBI sería totalmente objetado por los bonistas y el FMI. Reconocer los límites y el escaso campo de acción representa el mayor desafío de las tres partes, que en breves semanas deberán verse las caras para empezar a desandar este estrecho camino.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario