Edición Impresa

Renunció el fiscal general de Colombia tras orden de liberar a un exlíder de las FARC

Jesús Santrich, detenido hace un año, estaba acusado de traficar cocaína a Estados Unidos, país que reclamaba su extradición. El delito sería posterior a la firma de la paz. La Justicia alegó que los hechos no quedaron probados.

Bogotá - El fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, presentó ayer su “renuncia irrevocable” ante la orden de la Justicia especial de paz de liberar a uno de los líderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Jesús Santrich, detenido desde abril de 2018 y sobre quien pesaba un pedido de extradición por Estados Unidos por una causa de narcotráfico.

La Justicia Especial para la Paz (JEP), el tribunal encargado de investigar, juzgar y sentenciar a los responsables de los crímenes ocurridos en el conflicto armado de más de medio siglo con las FARC, negó la extradición de Santrich argumentando que no se pudo determinar la fecha exacta de los hechos imputados. El mismo tribunal ordenó a la Fiscalía General su inmediata liberación.

“Mi conciencia y mi devoción por el Estado de derecho me impiden hacerlo, por ello presenté la renuncia irrevocable a mi cargo de fiscal general de la nación”, dijo el fiscal Martínez, en una rueda de prensa realizada en Bogotá.

Santrich está preso en Bogotá tras ser capturado el 9 de abril de 2018, acusado de participar en el envío de cocaína a Estados Unidos después de la firma del pacto. El histórico acuerdo de paz blinda a los exguerrilleros frente a los requerimientos de Estados Unidos, pero establece que aquellos que cometan delitos después de la firma del acuerdo, rubricado el 24 de noviembre de 2016, serán juzgados por la justicia ordinaria.

El tribunal surgido del acuerdo de paz con la exguerrilla tomó la determinación por considerar que las pruebas en contra de Santrich “no permiten evaluar la conducta ni establecer la fecha precisa de su realización”. Además, porque asegura que Estados Unidos no le mandó la evidencia sobre la presunta participación en el envío de droga por parte del acusado, el rebelde de mayor rango detenido tras el acuerdo de paz.

Se “adoptó una decisión que desafía la evidencia aportada por los Estados Unidos, las pruebas son concluyentes, inequívocas”, afirmó ayer el fiscal Martínez, quien llamó a los colombianos a protestar en contra de la decisión de la JEP.

Reconocido abogado de 65 años, Martínez afrontó desde diciembre el pedido de renuncia de diversos sectores políticos y ciudadanos por revelaciones periodísticas que lo vinculan al escándalo de corrupción de Odebrecht en Colombia.

Las publicaciones sugirieron que Martínez conoció las irregularidades de la constructora cuando era abogado de Corficolombiana, socio de Odebrecht en el país, y que no denunció.

Estados Unidos no emitió, de momento, comentarios al respecto. Tampoco el Gobierno del presidente de Colombia, Iván Duque, quien deberá enviar una terna de candidatos a la Corte Suprema de Justicia para que elija a un nuevo fiscal.

Perfil

De 52 años, Seusis Paucias Hernández (nombre legal de Santrich) fue uno de los excomandantes de línea dura de la otrora guerrilla comunista y fue uno de los encargados de las negociaciones con el expresidente Juan Manuel Santos. El rebelde estaría implicado en el envío de diez toneladas de droga entre junio de 2017 y abril de 2018, cargos que niega.

Tras conocer la determinación de la JEP, Santrich envío un audio a periodistas desde la prisión La Picota, de Bogotá, en el que reivindicó como un triunfo la orden de libertad ante un “sucio montaje que hizo el Departamento de Estado (de EE.UU.) y la Fiscalía” en su contra.

“Espero que el Gobierno, la fiscalía y otras instancias respeten el fallo de la Jurisdicción Especial para la Paz y no se vayan a dar acciones de hecho que tiren por la borda este momento”, afirmó.

Durante su detención, cuestionada con vehemencia por sus partidarios, el excomandante denunció planes para asesinarlo e incluso realizó una huelga de hambre de 41 días para exigir su liberación.

Por la captura tampoco pudo posesionarse en julio como representante a la Cámara, un escaño que le garantiza el acuerdo de paz para el período legislativo 2018-22.

Agencias AFP y Reuters

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario