Economía

Resignación, dudas y un poquito de ilusión en el Círculo Rojo sobre el futuro gobierno

Existe consenso respecto a que el año que viene la economía no repuntará, al menos en el primer semestre, es más estiman que 2020 será "más difícil que este año". Algunos son más optimistas.

Los empresarios saben que el año que viene será difícil, que la economía no ayudará, que los problemas a resolver son serios y requieren tiempo. En este contexto, las dudas y el temor se concentran, en el caso de que sea Alberto Fernández el próximo Presiente, en cómo será su gobierno.

Muchos creen que Alberto Fernández es “distinto” a Cristina Fernández de Kirchner, lo ven conciliador y abierto al dialogo. Otros, que incluso tuvieron contacto cuando supo ser jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, recuerdan rasgos autoritarios y desean que estos hayan quedado en el pasado.

Existe consenso respecto a que el año que viene la economía no repuntará, al menos en el primer semestre, es más estiman que 2020 será “más difícil que este año”. Lo explican porque los problemas económicos como la inflación, la caída de la actividad y la deuda son cuestiones que no se resolverán rápidamente.

En este contexto, piensan que la expectativa positiva que tiene un vasto sector de la población en cuanto a que “las cosas con Alberto estarán mejor”, no podrá ser satisfecha en el cortísimo plazo y les preocupa que esta situación pueda potenciar una mirada crítica hacia el mundo de las empresas. Al menos así lo temen las compañías que tienen una porción importante del mercado, cuando no la mayoritaria.

Tienen dudas sobre el tan comentado “acuerdo de precios y salarios” que ya estaría trayendo consecuencias negativas, como advirtió el propio ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, cuando alertó que algunas empresas están subiendo los precios “por las dudas”.

Uno de los factores positivos con que seguramente contará el próximo presidente será un cheque de confianza, como resultado de la validación electoral. Sin embargo, en el caso de ser electo Alberto Fernández, algunos empresarios creen que ese voto de confianza por parte de los sectores productivos se demorará, esperando ver qué medidas toma la nueva administración.

Desde ya que “será vital saber quiénes son los integrantes del equipo ministerial”, explicaba un importante empresario del sector de servicios. Esperan que quienes integren el equipo de Fernández sean profesionales idóneos, abiertos al dialogo y tolerantes a la crítica. “Este punto es importante”, acotaba otro CEO “porque de qué sirve que te escuchen, sino soportan la crítica”.

Restricciones

Saben que hay “pocas cajas” y por esta razón todas las miradas tanto del oficialismo como de la oposición apuntan a Vaca Muerta. Un sector donde las inversiones son cuantiosas pero los frutos demoran en verse. Hoy prácticamente no se están efectuando nuevas exploraciones a la espera de ver cuáles serán los lineamientos que regirá la actividad. Aunque, se sienten esperanzados que tanto Macri como Fernández han mostrado interés en el sector.

La otra duda en materia económica pasa por cuál será el tratamiento de la deuda, en este sentido, los especialistas afirman que el tratamiento de la deuda y la renegociación con el FMI son temas “urgentes”.

También se desconoce qué hará Fernández respecto al problema fiscal. Quizás previendo que el recorte del gasto no será uno de los ejes del futuro gobierno del Frente de Todos, los banqueros se anticiparon con una propuesta de apostar a castigar el uso del efectivo. Otros en cambios sugieren fomentar con algún beneficio a quienes usan los medios magnéticos.

La propuesta es aumentar la recaudación (de esta manera el ajuste sería menor) si solo se utilizase un 20% menos de efectivo reemplazándolo por otros medios electrónicos de pago, los ingresos al Estado se incrementarían en u$s 4.500 millones –es decir 1 punto del PBI-.

Lamento empresario

Los empresarios se lamentan de los “errores que cometió el presidente Mauricio Macri” al tiempo que recuerdan la expectativa con que muchos esperaban el cambio de gobierno en el 2015. “Fue una desilusión comenta la mayoría sobre la gestión de estos últimos 4 años.

Le cuestionan que no se haya abierto, que se dejó llevar por la convicción de que gobernando solo era suficiente para atacar los desequilibrios macroeconómicos que heredó.

Mucho se le critica que no haya aplicado las medidas de ajuste necesarias desde el principio y su opción por el gradualismo. Sin embargo, para la economista de Eco Go, Marina dal Poggetto el tema es más profundo, evalúa que “el gradualismo no implica inconsistencia” en referencia a que, en realidad, el gobierno de Macri “hizo un error de diagnóstico y generaron un berenjenal de medidas que amplificaron los desequilibrios”.

Los directivos de las empresas también lamentan el Gobierno tomara conciencia de los errores recién después la “paliza” de las PASO. Algunos dicen “ahora ya es tarde” y otros en cambio, estiman que hubo mucho “voto bronca” para que el gobierno escuche.

Uno de los temores respecto a un futuro gobierno de Fernández pasa por que harán con la institucionalidad, se refieren a los organismos de control que recuerdan que casi no funcionaban en la década kirchnerista y rescatan como positivo del gobierno de Macri.

En este sentido, y quizás anticipándose, más de 50 entidades empresarias agrupadas en el Foro de Convergencia, Asociación de Bancos Argentinos, el Club Político Argentina y el Instituto para el Desarrollo Empresarial de Argentina avalaron un documento que pide garantizar que los funcionarios que presidan los 14 organismos de control puedan permanecer en sus cargos durante todo el periodo.

Además solicitan que sean seleccionados por su idoneidad técnica. Este pedido que formularan a los candidatos presidenciales es para organismos como la Afip, INDEC, Sigen, Administración Federal de Impuestos (AFIP); Banco Central de la República Argentina (BCRA);Unidad de Información Financiera (UIF). Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES);Agencia Federal de Inteligencia, entre otros.

Para algunos trajo ilusión la marcha de este sábado a favor del Gobierno en la Avenida 9 de Julio en la Capital. Se preguntan e ilusionan: “¿Y si de nuevo los encuestadores se equivocan?”. En tanto, otros señalaban que la marcha es un mensaje respecto a que “una parte importante de la sociedad no será tan sumisa a actitudes autoritarias de parte del gobierno (sea quien fuere)”.

La pregunta por la gobernabilidad

La mayoría de los empresarios claramente apostaron hace cuatro años al gobierno de Macri. “Es un hombre de negocios, entiende los problemas que tenemos”, decían en el 2015. Estaban ilusionados por las promesas de atacar la inflación, de eliminar el cepo, de crecimiento económico.

En el 2015 la mayoría de los hombres de negocios pensaban que Daniel Scioli iba a ser electo y en este escenario la preocupación pasaba por saber “cómo sería la relación con el kirchnerismo, en particular con Cristina Kirchner” porque preocupaba la gobernabilidad.

Resulta paradójico que cuatro años después el interrogante se mantenga, aunque solo cambie uno de los nombres: Daniel Scioli por Alberto Fernández.

En esos días, en la Casa Rosada se decía que el rol de Cristina iba a consistir en “cuidar que no se aparten del modelo y que me extrañen un poquito”. Varios hombres de negocios que recordaban estas palabras, se preguntaban “¿no pasará lo mismo ahora?

En octubre del 2015, los empresarios no dudaban en considerar que un Gobierno del Cambiemos iba a tener políticas más amigables con los mercados que permitirían que la Argentina ingrese en la senda del crecimiento.

Falta solo unos pocos días para las elecciones generales y un experimentado empresario que vio asumir a muchos presidentes, esperanzado decía: “Nosotros siempre nos equivocamos haciendo pronósticos, quizás pase otra vez”, apostando a que Macri pueda ingresar al balotaje.

Otro, que también peina canas, coincidió en que los empresarios no son buenos haciendo pronósticos electorales pero recordó que “en estas elecciones lo que pesó fue la economía y ésta no va a estar mejor el domingo 27 de octubre”.

Lo cierto es que desde hace muchos años en el encuentro empresario anual en Mar del Plata se siguen discutiendo temas tales como la educación, la competitividad, los desafíos que debe encarar la Argentina y siempre estas cuestiones de fondo quedan relegadas por la coyuntura. La inflación, la crisis, la deuda, la recesión. “Pasan los años y nosotros seguimos siempre discutiendo las mismas cosas”, concluía un viejo habitué a estos Coloquios.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario