Edición Impresa

Revocan aporte forzoso a una cámara empresaria y sientan precedente judicial

Lo dispuso Trabajo sobre la cuota obligatoria que recaudó la metalúrgica Adimra por 18 años entre no asociados, a pesar de fallos contrarios.

El Gobierno revocó un aporte forzoso que las empresas metalúrgicas hacían a una cámara del sector y de ese modo cerró un capítulo en una controversia que llevaba 18 años, aunque abrió otro por eventuales demandas retroactivas. Se trata de la cuota equivalente al 1% de la nómina salarial que la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), la mayor entidad patronal del rubro, les cobraba de manera obligatoria a firmas pequeñas y grandes estuviesen o no asociadas por el hecho de estar regidas por el convenio colectivo de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

La resolución 649, firmada ayer por el secretario de Trabajo, Lucas Fernández Aparicio, establece de manera escueta que “los empresarios de la actividad referida aún no afiliados a Adimra, no se encuentran obligados a pagar una contribución a dicha entidad, firmante del convenio colectivo”. Ese dictamen fue emitido en respuesta a una presentación administrativa de la Asociación de Fábricas de Componentes (AFAC, los autopartistas) y representa un golpe financiero a la cámara líder de la paritaria metalúrgica, que se calcula que recauda 500 millones de pesos por año por ese concepto.

El caso es similar a la controversia en torno de las “cuotas solidarias” que rigen en varios convenios colectivos de trabajo a favor de sindicatos. En esos ejemplos, y sujeto a la renovación en cada paritaria, el gremio acuerda con su contraparte patronal un descuento sobre el salario de los trabajadores no afiliados (los afiliados ya pagan una cuota sindical preestablecida) como una suerte de gratificación a la entidad por la gestión en la negociación colectiva. A lo largo de los años hubo fallos a favor y en contra de ese tipo de retenciones obligatorias, aunque hay una línea de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que las avala por considerarlas necesarias para el sostén del activismo gremial.

Respecto de Adimra, la queja de AFAC mencionó al menos cuatro fallos judiciales adversos a la continuidad del cobro de la cuota forzosa desde 2001, a pesar de lo cual la entidad empleadora continuó con el envío de intimaciones a las empresas para que le depositaran todos los meses el equivalente al 1 por ciento del total de los salarios. En cada paritaria la disputa entre ambas entidades volvía a escena y de hecho en varias ocasiones AFAC se negó a firmar los acuerdos que alcanzaba Adimra con la UOM.

Uno de los argumentos de los autopartistas era que más allá de defender los intereses de los empleadores, Adimra resultaba beneficiada en cada acuerdo paritario al obtener siempre el mismo porcentaje sobre una masa salarial mayor. El dictamen de Aparicio encierra, además, la posibilidad por parte de las empresas afectadas de iniciar juicios para recuperar el monto retenido a su criterio indebidamente.

“La resolución viene a traer luz en una situación que traía confusión entre las empresas, en particular las pyme. A través de intimaciones Adimra les hacía pagar el 1% de su nómina salarial y así se incrementaban sus costos laborales no salariales. A partir de ahora la cámara sólo podrá cobrarles a sus asociados voluntarios y el resto no estará obligado a pagarle”, le dijo a este diario Juan Cantarella, gerente general de AFAC. El directivo dio a entender, de paso, que “las empresas a las que equivocadamente se les retuvo el aporte quedarán habilitadas a exigir la devolución retroactiva”.

La paritaria de la UOM tiene como contraparte empresaria a las cámaras Adimra, AFAC, Fedehogar (electrodomésticos), Camima (pequeñas y medianas), Afarte (terminales electrónicas de Tierra del Fuego) y Caiama (aluminio).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora