Deportes

Riquelme: "Me dolió más perder con Independiente del Valle"

El emblema de Boca le pidió a los hinchas que estén "con la frente alta" y valoró la actuación del equipo en la Copa Libertadores por haber llegado a la final. Además opinó que la final la perdieron porque "defendieron mal" y aseguró: "A Bianchi no se lo puede comparar ni con Gallardo ni con nadie".

Juan Román Riquelme sostuvo que Boca "perdió porque defendió mal" en las dos finales de Copa Libertadores ante River Plate, aunque se mostró "agradecido a los jugadores, entrenador y dirigentes, porque se llegó a la final y eso quiere decir que hizo las cosas bien".

El último capitán campeón de América con Boca explicó en declaraciones a Fox Sports Radio que "es difícil ganar una final de copa si te hacen 4 o 5 goles, es demasiado", aunque aclaró que "Boca hizo tres goles y quiere decir que el otro equipo tampoco defendió bien".

Riquelme se lamentó "porque (Boca) siempre estuvo arriba en el marcador, en la Bombonera y el otro día", en referencia a la revancha disputada en el estadio Santiago Bernabéu, de Real Madrid, y en la que River se impuso 3 a 1.

El exfutbolista defendió el trabajo del técnico Guillermo Barros Schellotto al considerar que "si Boca jugaba diferente, si formaba distinto, si el entrenador trataba al equipo de otra manera y perdía igual todos se hubieran preguntado por qué no siguió de la misma manera. Acá se vive todo así, del resultado".

"Boca jugó toda la copa igual, él -Barros Schelotto- respetó su forma de jugar, le dio resultado en Brasil y fue una pena no haber podido ganarla. No fue nada vistoso pero tuvo mucho gol, hizo tres en las finales, porque de la nada sacaba un gol", refirió Riquelme, y ejemplificó que "el gol de (Darío) Benedetto surgió de una jugada a favor de River".

Bianchi es el entrenador más grande de la historia del fútbol argentino, y tuvimos la suerte de tenerlo nosotros en Boca. Ganó cuatro Libertadores y tres Copas del Mundo de clubes, y no se puede comparar con nadie". (Juan Román Riquelme).

"Desde el 2000 hasta hoy tuve la suerte de ver al equipo que soy hincha en siete finales y ganarla cuatro veces, de verlo campeón de la Intercontinental contra Real Madrid o Milan, eso es ser afortunado", recordó Riquelme.

El ídolo boquense se mostró "agradecido a los jugadores, entrenador y dirigentes, se llegó a la final y quiere decir que hizo las cosas bien, porque el único partido que se puede perder es la final, después gana uno solo y por eso los hinchas de Boca tienen que estar con la frente en alta".

Riquelme desdramatizó la final perdida ante su clásico rival "porque esto es un juego, es un deporte, y hay que estar agradecidos de que los dos equipos pusieron el fútbol argentino en lo más alto. Habría que estar preocupado de caer en primera rueda o en octavos".

El "último diez" analizó la final y señaló que "el partido iba a los penales si no pasaba la expulsión de (Wilmar) Barrios y además (Juan Fernando) Quintero va a volver a patear y no la va a meter nunca más como lo hizo el otro día", en referencia al golazo del colombiano que comenzó a torcer la historia.

"No nos ganó (Joseph) Guardiola, no nos cagaron a baile. No me vengan con que el otro equipo es una maravilla. Tiene a (Ignacio) 'Nacho' Fernández, que es un jugador de una categoría superior al resto, porque todos corren pero él juega a la pelota", resaltó Riquelme.

Luego aclaró que Carlos Tevez "no jugó" en la final, en referencia a la poca participación que tuvo, y defendió a Barrios: "Era irreemplazable y ahora porque lo echaron y perdimos no sirve más y esto es un fracaso, y no es así".

Destacó la labor de Julio Buffarini en ese partido "porque anuló a (Gonzalo) 'Pity' Martínez", refirió que al hincha de Boca "le gustó el trabajo de (Nahitan) Nández porque corrió" y destacó al colombiano Edwin Cardona, que no jugó el partido decisivo, "porque es un jugador enorme que siempre tiene intención de dar un buen pase, de hacer una pausa, de enojarse cuando pierde la pelota porque sabe que alguien de la categoría con él no puede perderla".

Según Riquelme "los de River sabrán si éste o el de Belgrano (en la promoción de 2011 que le causó el histórico descenso) fue el partido más importante, es difícil opinar porque nunca estuvimos en ese lugar".

Para el excapitán de Boca "fue más doloroso perder la serie de 2016 con Independiente Del Valle que esta, porque llegar a la final ha sido un logro".

En cuanto al futuro aclaró: "Boca sigue teniendo técnico, no escuché que se vaya" y no opinó sobre la posibilidad de que el club tenga un manager al responder que "eso hay que preguntárselo al presidente del club".

Riquelme consideró que esta final "se podría haber dado antes con este formato, porque los equipos de Ramón Díaz y (Américo) 'Tolo' Gallego eran maravillosos pero los enfrentábamos en semifinales".

Para Román el equipo de Marcelo Gallardo "es bueno, al entrenador en estos años le vendieron muchos futbolistas y se manejó muy bien, con mucho recambio, y siguió compitiendo al máximo".

Y en ese sentido sentenció: "(Carlos) Bianchi es el entrenador más grande de la historia del fútbol argentino, y tuvimos la suerte de tenerlo nosotros en Boca. Ganó cuatro Libertadores y tres Copas del Mundo de clubes, y no se puede comparar con nadie".

Finalmente, adelantó que "en enero" espera hacer el anuncio de su partido despedida "para octubre o noviembre", porque quiere entrar "por última vez al campo de juego de la Bombonera" y "sentir el afecto de los hinchas".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario