Deportes

River tropezó en su casa con Talleres antes de la Copa y el Superclásico

Cayó por 1-0 en el Monumental por el gol de Nahuel Bustos. Los dirigidos por Marcelo Gallardo no tuvieron el nivel habitual y fueron dominados por los cordobeses, que se llevaron un gran triunfo.

River, con un equipo mixto entre jerarquía y juventud, perdió como local por la cuarta fecha frente a Talleres de Córdoba por 1 a 0, para abrir con preocupación una semana en la que definirá su pase a semis de la Copa Libertadores y visitará a Boca en el superclásico el próximo domingo, en la Superliga.

El equipo cordobés, conducido por el uruguayo Alexander Medina, a quien Marcelo Gallardo dirigió en su primera experiencia como DT en Nacional de Montevideo, logró llevar al marcador su dominio en el campo de juego, gracias a Nahuel Bustos, la figura del partido, que empujó la pelota al arco vacío después de una gran salvada de Franco Armani, a los 17 minutos del complemento.

El "Millonario", por decisión de Gallardo, resguardó a la mayoría de sus jugadores que vienen siendo titulares de cara a la revancha de los cuartos de final de la Copa Libertadores frente a Cerro Porteño, en Asunción.

Igualmente, la delantera estuvo conformada por Ignacio Scocco y Lucas Pratto, quienes no gravitaron, y en la defensa el reaparecido Javier Pinola -que se fue expulsado por protestar y se pierde el Superclásico- y el debutante chileno Paulo Díaz, que con una palomita estuvo a punto de abrir el marcador, pero el arquero Guido Herrera rechazó al córner, en el primer tiempo y en la única opción que generó en el partido.

River desperdició así la chance de quedar junto a San Lorenzo en la cima de la tabla de posiciones, mientras que Talleres -que desde 1990 no ganaba en Núñez y lo consiguió por tercera vez en su historia- lo alcanzó con siete unidades.

En los primeros diez minutos, Bustos tuvo dos opciones clarísimas para abrir el marcador pero se topó con Armani: en la primera, le pegó de una a un centro atrás de Nahuel Tenaglia que desbordó por derecha; y después quiso gambetear al arquero que con la punta de los dedos le extirpó el balón.

La primera y única situación para River fue a los 21 minutos, cuando un tiro libre de Cristian Ferreira cayó en la frente del chileno debutante Paulo Díaz, que con una palomita hizo lucir a puro reflejo al arquero visitante Guido Herrera, que la sacó al córner.

Sobre el cierre de la primera mitad, otra vez Bustos apareció para llevar peligro a favor de Talleres, en la espalda de Paulo Díaz, para que el "10" enganche hacia adentro y exija a Armani, que la rechazó por arriba del travesaño.

La tónica no se modificó en el complemento, donde Talleres estuvo muy cerca otra vez de poner justicia y adelantarse en el marcador, con la cuarta opción de Bustos: en el mano a mano ante Armani, pisó hacia afuera y quiso definir de zurda, pero le erró al arco.

Y a los 17 minutos, Bustos, en su quinta oportunidad, tuvo premio: la defensa de River quedó expuesta a la contra, el "10" le ganó en la individual a Javier Pinola con un autopase y ante Armani la "picó", para después empujar el rebote que había dado el arquero.

Gallardo mandó a la cancha a Julián Álvarez, Exequiel Palacios y Rafael Santos Borré para tratar de cambiar la historia, pero más allá de la intención, no hubo conexión ofensiva como habitualmente se ve en el "Millonario".

Embed

Con más gente involucrada en ataque y Talleres más replegado, Pratto tuvo un solitario cabezazo en el medio del área, pero no pudo darle dirección para evitar que muera en las manos de Herrera.

River no le encontró la vuelta a la intensidad de Talleres, no le fluyó el juego y recibió un golpe duro en su casa antes de una de las semanas más importantes hasta ahora del semestre.

La impotencia y nerviosismo de River se demostró en el cierre, cuando Pinola vio la segunda amarilla por su continua protesta, para quedar fuera del Superclásico frente a Boca.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario