Lifestyle

Salta,una tierra con todo tipo de paisajes

Bendecida por la naturaleza, esta provincia del norte argentino es una fuente inagotable de paisajes y atractivos que enamoran y no dejan de sorprender por su interminable belleza.

Salta abarca todo tipo de paisajes: desde la aridez del desierto puneño al oeste, hasta el verde exuberante de la selva al este, pasando por Valles y Quebradas pronunciadas en el centro de la Provincia.

La ciudad de Salta, es casi una parada imprescindible. Fundada en 1582, aún hoy posee una marcada fisonomía hispana que la destaca del resto de las ciudades del país y la convierten en una de las capitales provinciales con mayor identidad. Recorrerla, es descubrir un sinfín de atractivos imperdibles para disfrutar con toda la familia: museos, edificios coloniales, paseos al aire libre, peñas, ferias artesanales, gastronomía y música local, son algunos de ellos.

Entre los principales atractivos se destacan el Centro Histórico; la Basílica San Francisco y el Museo de Arte Sacro; el Teleférico del Cerro San Bernardo; el Circuito de Iglesias; los Paseos Gastronómicos Balcarce, de los Poetas, Güemes, Plazoleta 4 Siglos y Plaza 9 de julio; y el Parque del Bicentenario.

LOS VALLES

Salta, además, se destaca por sus Valles Calchalquíes y por el Valle de Lerma. Cada una de las localidades que componen el Valle de Lerma, tienen características particulares que la identifican. Campo Quijano, Chicoana, Coronel Moldes, Cerrillos, Rosario de Lerma, El Carril, Guachipas, La Viña y La Merced, proponen diferentes actividades: Ferias artesanales y gastronómicas los fines de semana, visita a las iglesias, y actividades de turismo aventura en el Dique Cabra Corral y río Juramento, además de trekking y observación de aves, son algunas de las actividades que se suman a los festivales y fiestas patronales que se realizan en la región y que están incluidas en el calendario turístico de la provincia.

Rosario de Lerma.jpg
Rosario de Lerma
Rosario de Lerma

Otro imperdible es la Quebrada del Toro. Allí se destacan los pintorescos pueblos de El Alfarcito y Santa Rosa de Tastil, donde se encuentra el museo y sitio arqueológico, declarado Patrimonio Mundial dentro del Qhapaq Ñan.

Los Valles Calchaquíes, están entre los destinos más populares de la provincia. Es que componen una de las regiones más imponentes por la cantidad de atractivos que atesoran entre sus coloridas montañas. Se extiende por más de 500 km de paisajes espectaculares, muy diferentes unos de otros que se encuentran por arriba de los 2.000 metros de altura.

Para visitarla, se puede hacer en un circuito circular que sale y regresa a la Ciudad Capital pasando por las localidades de Molinos, Cachi, Cafayate, San Carlos, Seclantás, Animaná, Angastaco, La Poma y Payogasta. Es un recorrido inolvidable, a través de una región forjada por la historia preincaica y colonial, con una fantástica geografía tallada por el viento y el sol, coloridos secadores de pimientos, iglesias, sitios arqueológicos, museos, atractivos naturales y bodegas con emblemáticos vinos inspiradores de grandes poetas y leyendas vallistas, resguardada por la cordialidad de su gente bajo el cielo azul calchaquí.

Esta región, además ofrece diversas propuestas en torno a la naturaleza como la Quebrada de las Conchas en el departamento de Guachipas; la Quebrada de las Flechas en San Carlos; el Parque Nacional Los Cardones; la Laguna Brealito; y la Quebrada de Escoipe y Cuesta del Obispo. Además, propone recorridos culturales como Camino del Artesano en El Colte y la visita Criadero de Vicuñas y Centro Artesanal en Molinos

También es conocida por sus Vinos de Altura, producidos con uvas cultivadas a más de 3.000 msnm. En los Valles Calchaquíes el torrontés alcanza su mayor esplendor, convirtiéndose en el más distinguido del país por su aroma, color y sabor.

AL RITMO DEL CARNAVAL

Los carnavales salteños son muy distintos a los celebrados en otras regiones del país. Reminiscencias ancestrales perduran en él, lo que lo hace diferente. La amplia geografía salteña, el escalonado relieve y sus tradiciones culturales matizan su desarrollo, ofreciendo diversos estilos y formas de celebrarlo. Se destacan los corsos de disfraces, las carpas salteñas y en especial los rituales celebrados durante su desarrollo.

En los Corsos de disfraces -cuyos antecedentes históricos lo remontan al año 1891- se pueden disfrutar las Comparsas de Indios que, inspiradas en diseño indígena, presentan cajeros, brujos y gorros mayores decorados con rico atuendo y pluma multicolor; y bailan al ritmo de cajas, tumbadoras y silbatos. Éstas son sin duda el referente identitario y distintivo.

Santa Rosa de Tastil.jpg
Santa Rosa de Tastil.
Santa Rosa de Tastil.

Por su parte, las Carpas del Carnaval -cuya reminiscencia criolla y colonial se pierden en el pasado- son también el otro referente identitario del carnaval salteño, no solo por el canto, la algarabía y el baile popular, sino también por los ritos significativos que todavía perduran como los “encuentros de cajeros”, “desentierro y entierro del Pujllay” y “el juego con serpentina, agua y pintura”.

También deben señalarse la importancia cultural y antropológica de las comunidades originarias, con rituales agrarios y propiciatorios desde tiempos inmemoriales como el Arete-Guazú o “Fiesta Grande” de las comunidades originarias Tupi-Gaurani, entre otras, donde la celebración del florecimiento del maíz, concentra rituales significativos; la lucha entre el tigre y el toro, representando el encuentro de dos mundos el colonial y el aborigen; y la construcción exclusiva para la fecha de máscaras de palo santo, que lucirán durante el baile ritual del Pim-Pim. En el paraje Los Blancos en Aguaray, por ejemplo, las Comunidades Guaraníes, comparten con turistas y curiosos dicha celebración.

LA PUNA

En la puna, el Encuentro de Integración Cultural y Provincial del Carnaval Andino es otra conmemoración significativa del carnaval salteño donde la copla, el canto y el tapamiento de comadres y compadres alrededor del mojo son otra forma de celebrar el carnaval. A ello se sumó recientemente la celebración del Carnaval al Pie del Viaducto La Polvorilla, llamado el “Carnaval más alto del Mundo”, a 3000 msnm. Todos estos festejos carnestolendos, merecen una atención particular en la revalorización de los carnavales salteños.

Además, se distinguen los Corsos Color de Orán, de más 50 años de realización, que tienen una organización comunitaria y municipal inigualable.

Tren a las nubes - Viaducto La Polvorilla.jpg
Tren a las nubes - Viaducto La Polvorilla.
Tren a las nubes - Viaducto La Polvorilla.

Finalmente, un aspecto imprescindible que destaca a Salta es el majestuoso Tren a las Nubes, una de las experiencias turísticas más increíbles que tiene la Argentina para ofrecer al mundo. Con 46 años de historia, combina trayectos por ruta y ferrocarril, garantizando que los pasajeros puedan disfrutar de los paisajes y la cultura andina, en contacto directo con los pueblos originarios de las regiones de la Quebrada y la Puna. Este recorrido tiene como atractivo exclusivo el recorrido en ascenso en tren desde San Antonio de los Cobres hasta el famoso viaducto La Polvorilla llegando a los 4200 msnm.

El circuito inicia en la ciudad de Salta, con salida en vehículo, pasando por las localidades Campo Quijano y Gobernador Solá hasta llegar a El Alfarcito. El trayecto continúa por la Quebrada de las Cuevas y después por la llanura de Muñano hasta llegar a San Antonio de los Cobres. En la localidad cabecera del departamento Los Andes, el contingente subirá al Tren a las Nubes para llegar al viaducto La Polvorilla. Los visitantes regresan a la ciudad de Salta en ómnibus desde San Antonio de los Cobres.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario