Aseguran que aumentó el consumo de éxtasis en jóvenes

Salud

Especialistas en el tratamiento de adicciones afirmaron que los últimos estudios a nivel nacional sobre consumo de sustancias adictivas muestran un crecimiento del consumo de éxtasis entre los jóvenes.

"Los últimos estudios nacionales dan cuenta de la presencia del consumo de éxtasis en población adolescente", destacó la especialista Graciela Touzé, tras recordar que en trabajos previos era una sustancia que prácticamente no aparecía".

Touzé señaló que los distintos trabajos de investigación específicos asocian el consumo de éxtasis con sectores medios y medios altos.

José Barrionuevo, especialista en Adolescencia y Drogadicción, docente de la cátedra Adolescencia de la facultad de Psicología de la UBA y psicólogo del Servicio de Salud Mental del Hospital Italiano, afirmó que "los chicos dicen que la consumen para 'pasarla bien'".

"Hay una búsqueda de ciertos placeres, goces, que están muy relacionados al desenfreno", precisó.

"Un paciente me decía -añadió- que él veía como se divertían sus amigos que habían consumido y quiso tomar porque tenía la necesidad de experimentar divertirse alocadamente tomando éxtasis".

Barrionuevo remarcó que "que es normal y esperable la experimentación de los riesgos en la adolescencia, el replanteo o cuestionamiento de los límites".

El especialista caracterizó la etapa de la adolescencia como un momento en que, más allá del tema de las drogas, necesitan enfrentar riesgos y límites porque están en un proceso de consolidación de la identidad.

"Hay momentos en que los adolescentes desmienten o se niegan a aceptar que eso que saben les puede ocurrir a ellos, eso se llama desmentida, es el reconocimiento y al mismo tiempo la renuencia a aceptar que eso puede ser cierto", dijo Barrionuevo.

En este sentido, expresó que "si ven pasar a un chico que lo sacan dado vuelta del boliche, sienten que eso le puede pasar al otro, no a uno".

Aclaró que esta situación, que se da con mayor frecuencia entre "los 12 y 17 años, disminuye después de los 18", dijo al referirse a los sectores medios donde aparece la universidad o el trabajo que imponen otro ritmo y otras responsabilidades.

"Después lo pueden regular más, salvo los casos en que hay un continuar con el consumo, y entonces se plantea como adicción propiamente dicha", afirmó.

En este sentido, caracterizó que la situación en la adolescencia, si bien es una etapa de gran vulnerabilidad, no es necesariamente adicción lo que se da, aunque haya situaciones de exceso y jueguen en el límite".

Dejá tu comentario