Obligan a los "fast food" de Nueva York a especificar las calorías de cada comida

Salud

Los "fast food" de Nueva York deberán estipular la cantidad de calorías de cada plato que sirven, decidió ayer un tribunal de apelaciones contra la opinión de los dueños de restaurantes.

La decisión de la corte del distrito sur de Manhattan de rechazar una nueva prórroga pedida por los restaurantes se produjo horas después de una audiencia que confrontó a la Unión de dueños de restaurantes del Estado de Nueva York (NYSRA) y el departamento de salud pública de la ciudad de Nueva York.

La medida es considerada por las autoridades de la ciudad como indispensable para luchar contra la obesidad galopante.

El tribunal había decidido ayer suspender la aplicación de la norma por un período "corto" pero indeterminado, que concluyó horas después con el fallo, aunque el mismo probablemente sea apelado y el asunto volverá a los tribunales.

Mientras tanto, la obligación se aplica a partir del 18 de julio próximo a cadenas de comida rápida que cuentan con más de 15 establecimientos a nivel nacional, como los McDonalds, Pizza Dominos, Chipotle o TGI Friday.

Algunas cadenas como Starbucks ya comenzaron a especificar la cantidad de calorías de cada artículo con etiquetas pegadas sobre cada paquete.

Otras marcas son más reticentes y se hicieron representar ante los tribunales por los abogados de la asociación de los dueños de restaurantes, que cuenta 3.000 miembros en la ciudad de Nueva York y 7.000 en el Estado.

Los tres jueces presentes en la sala parecían no tener el mismo punto de vista sobre la controversia. "No veo porqué el hecho de indicar la cantidad de calorías contenidas en un plato molesta tanto a los dueños de los restaurantes", dijo la juez Rosemary Pooler, tras recordar que "la gente sigue fumando a pesar de las advertencias colocadas en los paquetes de cigarrillos".

Otro de los jueces, Chester Straub, adoptó una postura más cercana a los restaurantes. "¿Por qué la ciudad de Nueva York se opone a suspender esta medida? Ya esperaron años, un paquete más o menos de papas fritas no va a cambiar nada", dijo el magistrado.

El caso aún no fue disputado a fondo por los abogados y mientras la ordenanza municipal comienza a aplicarse los dueños de los restaurantes intentarán convencer a la justicia.

El NYSRA fundamenta sus argumentos en la primera enmienda de la Constitución norteamericana, que garantiza la libertad de culto y de expresión. Otra cláusula, llamada de supremacía, establece su preeminencia sobre cualquier otra ley o norma local.

La obesidad afectó en 2004 a un 21,7% de la población de Nueva York, es decir 1,5 millón de personas, en alza del 70% en diez años, según los médicos.

En 2007, las grandes cadenas de restaurantes representaban más de la tercera parte de los platos servidos en la ciudad.

En promedio, una comida servida en esos "fast food" excede en 300 calorías la cantidad de 750 recomendada para una dieta normal. A menudo tienen el doble.

Dejá tu comentario