Preocupa a España dos muertes por el mal de la "vaca loca"

Salud

Dos personas fallecieron en España por la variante humana de la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) o enfermedad de la vaca loca en los últimos tres meses, las primeras muertes por esta enfermedad desde 2005, anunciaron las autoridades.

Se trata de dos personas, una de ellas de la provincia de León, que fallecieron el 28 de diciembre y el 7 de febrero, según las autoridades regionales.

Los afectados, un hombre de 41 años y una mujer de 51 contrajeron la enfermedad de Kreutzfeld-Jacob, variante humana de la EEB, al comer carne contaminada antes de que las autoridades incrementaran los controles a mediados de los años 90 tras la aparición de la enfermedad.

"Estos casos no tienen consecuencias epidemiológicas, es decir, no ponen en riesgo la salud de los ciudadanos" dijo el ministerio de Sanidad en un comunicado.

"Previsiblemente algunos casos más pueden producirse en la Unión Europea pero siempre consecuencia de lo sucedido hace ya más de una década", agregó.

Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESA), que indicó que se trata del segundo y tercer caso en España, ninguno de ellos viajó al Reino Unido antes de 2004, fecha tope del período de riesgo de haber contraído la enfermedad en ese país.

La Junta de Castilla y León, que envió la información de los fallecimientos a las redes nacional y europea de control de la EEB, no precisó el lugar de origen de uno de los fallecidos, según RNE.

La ministra española de Agricultura, Elena Espinosa, hizo un llamamiento a la "tranquilidad total y absoluta", ya que "se trata de consumos de hace muchisimos años, antes de estar establecido qualquier tipo de control en España y en la Unión Europea", por lo que "no estamos en las circunstancias en que estábamos hace muchos años".

En España no había muertos vinculados a la EEB desde 2005. En julio de ese año, el ministerio de Sanidad indicó "una alta probabilidad" de que el fallecimiento de una mujer de 26 años hubiera sido causado por la Kreutzfeld-Jacob.

La cifra de enfermos por esta enfermedad no se conoce porque "el diagnóstico es post mortem", es decir, que "hasta que una persona no ha fallecido, nadie es capaz de afirmar que esa persona está afectada" por la variante de Kreutzfeld-Jacob causada por la EEB, explicó por su parte José Javier Castro, director general de Salud Pública.

Una epidemia de EEB afectó a unos 220.000 animales en el Reino Unido en la década de los 90, lo que obligó al país a sacrificar a unos dos millones de animales.

También afectó, aunque en menor medida, a otros países europeos. En España contaminó a algo más de 500 animales.

La variante humana de la EEB también afectó a algo más de 100 personas en Europa.

Dejá tu comentario