Política

San Luis: Alberto logró la reelección y Poggi sueña con volver en 2023

El actual gobernador se impuso con el 42,17% de los votos y superó al senador nacional Claudio Poggi. Adolfo Rodríguez Saá quedó en tercer lugar y ya admitió la derrota.

La pelea de los hermanos Rodríguez Saá tuvo este domingo un ganador en las urnas: Alberto, actual mandatario, consiguió su reelección y relegó Adolfo a un tercer lugar. Por su parte, Claudio Poggi, bajo el sello San Luis Unido sponsoreado por Cambiemos, se quedó con la segunda ubicación.

El actual gobernador obtuvo el 42,13% de los votos en la compulsa y se impuso por más de 10 puntos al senador nacional Claudio Poggi, quien alcanza el 34,64% y relega al tercer lugar al exmandatario provincial Adolfo Rodríguez Saá, con el 22,09%.

Las elecciones puntanas tuvieron demoras de aproximadamente una hora por el apagón que afectó a todo el país. En la mayor parte de las escuelas se esperó a que hubiera luz natural y desde los principales frentes concordaron en que el hecho no afectó el normal desarrollo de los comicios, para el que estaban habilitados 382.371 electores para sufragar en 1.207 mesas dispuestas en 236 establecimientos. La participación orillaba el 75%.

Poco después de las diez votó el gobernador en la escuela Bernardino Rivadavia, en la capital provincial. Alberto Rodríguez se postuló bajo el Frente de Unidad Justicialista, espacio que abroqueló al peronismo provincial a nivel institucional, hecho clave en el resultado final que le aseguró un nuevo mandato, en el que tendrá como vicegobernador a Eduardo Mones Ruiz, actual ministro de Gobierno, Justicia y Culto. “A pesar de la emergencia, se vota con normalidad”, dijo el puntano, que en el periodo 2019-2023 tendrá su cuarto mandato. Respecto a las diferencias con su hermano, manifestó que se tratan de “cuestiones políticas”.

El senador nacional Adolfo, que tuvo seis gestiones en la provincia, coincidió en este aspecto. Tras votar en Escuela 267 de Potrero de Los Funes dijo a los medios: “Las diferencias son políticas, no hay una cuestión personal”. “Duele que estemos distanciados como hermanos, pero lo que nos aleja en esto momentos es una contienda electoral”, añadió.

Tras la tensión del congreso del PJ de San Luis de febrero, que determinó el predominio de Alberto en la estructura del partido, Adolfo se vio obligado a hacer “una campaña sin aparato”, como dijeron a este medio en la previa de las elecciones. Inclusive, fue expulsado del PJ junto a un centenar de dirigentes de su ala tras confirmarse que había inscripto el frente Juntos por la Gente para competir en los comicios, eludiendo una interna peronista en primarias.

En el plano nacional, ni Alberto ni Adolfo hicieron referencias a los últimos movimientos: ni a la fórmula Fernández-Fernández, ni al acuerdo de Miguel Pichetto con Cambiemos. Se refugiaron ambos en la política provincial.

La tensión entre los hermanos se dio por esta sucesión 2019: mientras Adolfo quería despedirse de la política con una última gestión (cumple el mes próximo 72 años), Alberto no pensaba resignar la posibilidad de una reelección (cumple 70 en agosto). Así, el tercer puesto del actual senador lo deja golpeado. “Es natural que estemos tristes y decepcionados, luchamos lo que pudimos. Ojalá el resultado hubiese sido otro. Entiendo el significado de estos resultados”, dijo el senador al reconocer la derrota a las 21 horas.

Por su parte, Poggi en 2011 fue el único gobernador electo desde el retorno de la democracia que alternó entre los Rodríguez Saá, si bien contó con el apoyo de ellos. Tras dejar la gobernación en diciembre de 2015 se apartó de los hermanos y en su primera incursión en comicios provinciales por fuera del oficialismo terminó en la segunda posición.

En las filas de Poggi, que evitó hacer referencias a Mauricio Macri durante la campaña, las expectativas no estaban puesta en una victoria, sino en alcanzar ese segundo lugar. “Estamos ante un final de ciclo de los hermanos. El que pierda se va y si gana ‘el Alberto’ no tiene reelección”, sostuvieron desde el entorno de Poggi, también senador nacional, quien llevó como compañero de fórmula al actual intendente capitalino Enrique Ponce, clave para sumar adhesiones en uno de los principales distritos de San Luis. Poggi, ahora, queda con la mira puesta en la próxima elección provincial, la de 2023.

En la categoría de senadores provinciales, el Frente Unidad Justicialista se quedó con 4 de las 5 bancas del Senado provincial que se disputaban.

De esta manera, el oficialismo mantendrá la amplísima mayoría en la Cámara alta: 8 de los 9 senadores pertenecen al justicialismo local.

En cuanto a los diputados provinciales, el oficialismo se quedó con 10 de las 21 bancas que se pusieron en juego en las elecciones generales, y once se las adjudicaron la alianza San Luis Unido y el Frente Juntos por la Gente.

En Villa Mercedes, el municipio más importante de la provincia que se ponía en juego ayer -el intendente de la capital provincial se elegirá el 10 de noviembre- el Frente de Unidad Justicialista con Maximiliano Frontera como candidato se impuso con el 37,37% de los votos sobre Carlos Andreotti, del frente San Luis Unido.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario