Edición Impresa

San Nicolás: la puja por la sucesión queda en familia

Distrito clave para el oficialismo provincial por el alto caudal de votos que aporta esa sección. Los Passaglia, en el centro del poder, se encuentran en la mira de la oposición por problemas de gestión.

Manuel Passaglia se hizo cargo de San Nicolás en 2017, a los 30 años, 15 meses después de resultar electo primer concejal en la lista del FpV con la que su padre Ismael consiguió la reelección. Pero el sentido de pertenencia no duró mucho. El mayor de los Passaglia aceptó el ofrecimiento de la provincia, asumió al frente del Instituto de la Vivienda de Buenos Aires y apuntaló su pase a Cambiemos. Y pese a que desde la oposición lo ven jugando nuevamente para el macrismo, en las próximas elecciones no descartan ningún tipo de cimbronazo. “Si las encuestas no le dan, no le va a temblar el pulso a la hora de sentarse a buscar una nueva forma de mantenerse en el poder”, dice un exaliado. Es más. Se habla de que si las cosas no van según lo pautado, Ismael intentaría un regreso triunfal.

No sería fácil. Pese a que la relación familiar está intacta, al actual intendente no le tembló el pulso a la hora de cambiar el 85 por ciento de los funcionarios una vez que se hizo cargo del poder. Y ahí es donde aparece parte de lo que puede terminar en una fractura política y familiar. Es que en la próxima votación, Cambiemos renovará 8 concejales de los cuales 6 responden al actual funcionario de la provincia. Algo que le saca poder al intendente actual, quien busca poner a su gente con el fin de rodearse bien fuerte.

San Nicolás, como cabecera de la zona, no es un municipio más. Y en Cambiemos lo saben. Es, lejos, la localidad que más tracciona de la segunda sección con más de 130 mil electores. “Es un nombre fuertísimo en la ciudad. Son tipos q hacen valer aquello de lo de patrón de estancia. Ahora que se les termina el romance de la obra pública van a demostrar incapacidad. No resolvieron los conflictos de salud, tránsito, control de comercios, remises, ni de los boliches”, sostiene el jefe de bloque en el HCD del Frente Renovador, Luciano Pastocchi.

Pero no son los únicos Passaglia. Santiago, de 33 años, fue electo como primer diputado provincial por la segunda sección en 2017. Tan grande es el nombre familiar que desde el año pasado llamó la atención de la Justicia. Según un informe de televisión realizado el año pasado, los Passaglia enfrentan diferentes procesos por una decena de irregularidades que aumentaron su patrimonio. El caso más expuesto es el de Santiago, que en su declaración jurada sumó 7 millones de pesos. Declaró tener un vehículo de 280 mil pesos, el 50 por ciento de una embarcación de 250 mil pesos, cinco campos donados: uno en San Pedro y cuatro en Ramallo. Sus ingresos anuales: 317 mil pesos como juez de faltas, 625 como abogado del estudio de su tío, 184 mil por alquileres y 634 mil del salario de su esposa.

En la actualidad el concejo está integrado por 13 concejales de Cambiemos, 4 del F.R. y 3 de U.C. “El intendente hizo mucha obra pública. Terminó la red de cloacas y mucha pavimentación. Pero no es nada transparente. Venimos dando pelea desde el HCD. Se piden los proyectos de comunicación y no nos contestan. La rendición de cuentas no tiene ni un decreto de reasignación del partido. Como tienen la mayoría todo sale aprobadísimo”, agrega Pastocchi.

Habrá que ver de qué manera responde el electorado ante una nueva votación. Y si el factor denuncia hace mella en una ciudad clave para la elección provincial.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario