Edición Impresa

Sandleris: "Somos optimistas, la inflación bajará"

También afirmó que no tomarán atajos ni caerán en un atraso cambiario. Sostuvo que las tasas pasivas reales son positivas y seguirán siéndolo.

“Las fuerzas económicas que reducen la inflación ya están en marcha: tenemos una política monetaria estricta y estamos recuperando los equilibrios macroeconómicos básicos (equilibrio fiscal, un tipo de cambio competitivo y precios relativos no distorsionados). Tras el buen dato de abril somos optimistas de que la inflación va a seguir bajando...”, señaló ayer el titular del BCRA, Guido Sandleris, en conferencia de prensa luego de conocerse el dato del IPC. Si bien “la inflación retomó un sendero descendente”, Sandleris reconoció que “sigue siendo muy alta”. “Tengo claro que estos niveles de inflación causan un gran daño, especialmente a los más humildes. Es por eso que nos mantendremos firmes con nuestra política monetaria para derrotar a la inflación”, afirmó.

A continuación lo más relevante de la conferencia de ayer.

A pesar de que en 8 meses el BCRA sobrecumplió con la meta crecimiento cero de la base monetaria, en los primeros 3 meses la inflación bajó del 6,5% mensual en septiembre al 2,6% en diciembre; en los siguientes 3 meses pasó del 2,9% en enero al 4,7% en marzo, y en abril volvió a bajar. ¿Por qué fue así? Entender esto permite comprender por qué la inflación seguirá bajando en los próximos meses.

En los primeros 3 meses del nuevo esquema monetario dos elementos actuaron en conjunto y ayudaron a reducir la inflación: un tipo de cambio estable, incluso con cierta apreciación en los primeros meses, y escasos aumentos en los precios regulados (casi no hubo subas de tarifas en el último trimestre de 2018).La concentración de la mayoría de los aumentos de tarifas en el primer trimestre del año volvió a impulsar la inflación. Además del efecto directo que estos aumentos generaron en el índice, los mismos contribuyeron a coordinar aumentos de precios en una amplia gama de productos. Quedó así sólo el tipo de cambio anclando los precios.Durante marzo el tipo de cambio se depreció, la consecuencia fue un salto inflacionario. y ya en abril los dos elementos que contribuyeron a bajar la inflación en el último trimestre del año pasado volvieron a estar presentes: por un lado, el Gobierno anunció que prácticamente no habrá nuevos aumentos de tarifas residenciales en lo que resta del año y por otro lado, el tipo de cambio se mantuvo relativamente estable.

Es importante bajar la inflación sin atajos que no son sostenibles, como atrasar las tarifas y/o el tipo de cambio para obtener una ganancia inflacionaria de corto plazo, a costa de la sustentabilidad futura. No caeremos en ese error. La depreciación del tipo de cambio ha sido menor a la inflación en los últimos meses, pero sin comprometer la corrección del desequilibrio externo porque partíamos de un tipo de cambio muy competitivo. La política monetaria debe ser estricta para defender nuestra moneda y promover el ahorro doméstico.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario