Ambito Nacional

Santa Fe: PJ alerta sobre rojo, pero niega "pesada herencia"

La actual gestión del Frente Progresista declaró un déficit de $10.500 millones en el primer semestre. Peronismo electo reconoció el factor crisis nacional, aunque mostró preocupación por gestión.

La transición entre administraciones en Santa Fe, donde en diciembre el PJ sucederá al Frente Progresista, tuvo ayer un nuevo encuentro entre enviados del gobernador electo Omar Perotti con funcionarios del actual mandatario Miguel Lifschitz. El foco de la cumbre de ayer fue la situación financiera de la provincia, y los representantes peronistas señalaron que no recibirán una “pesada herencia”, si bien mostraron preocupación por un déficit de $10.500 millones.

De la reunión participaron por la actual gestión los ministros de Economía y de Gobierno, Gonzalo Saglione y Pablo Farías. El equipo de Perotti formó con los legisladores provinciales Alcides Calvo, Armando Traferri, Roberto Mirabella y Leandro Busatto, la diputada nacional Silvina Frana y Rubén Michlig, exfuncionario del último gobernador peronista Jorge Obeid.

Para los ocupantes de ambos lados de la mesa la reunión “fue buena”, domo dijeron al término del encuentro. El dato central es que el titular de Economía confirmó que el déficit en Santa Fe ascendió en el primer semestre a $10.500 millones. Aunque Saglione dijo luego que esa cifra tiene un componente “artificial”, ya que hay recursos que ingresaron a las cuentas provinciales que no están computados. “El déficit que requiere financiación es de $7.000 millones”, afirmó el ministro de Economía.

Para la actual administración del Frente Progresista el desequilibrio tiene origen en la crisis nacional, que hizo mermar la recaudación, pero también por los aportes que la Casa Rosada dejó de realizar, como las partidas del fondo sojero, subsidios al transporte o atrasos en giros para cubrir el déficit de la caja previsional que Santa Fe no tiene transferida a Nación. Y aseguran que entregarán a Perotti una “administración sana”.

Del scrum PJ tomó la palabra el diputado provincial Roberto Mirabella. El enviado de Perotti manifestó ante una consulta de periodistas locales que “no hay pesada herencia”. Sin embargo, mostró preocupación por el déficit, ya que el peronismo entiende que hasta diciembre no cambiará la situación económica. “Puede empeorar o mantenerse igual, con lo cual esa cifra podría duplicarse”, dijo Mirabella.

El diputado reconoció que el desbalance tiene un componente nacional. “Es cierto que hay razones macro del déficit, como la caída de transferencias nacionales, pero también hay cuestiones que tienen que ver con la gestión del Estado”, agregó.

Tras expresar que hubo un aumento del gasto corriente que también llevó a la situación actual, la mira se centró en las paritarias estatales, puntualmente en la aplicación de la cláusula gatillo por un aumento de la inflación. El acuerdo del Gobierno de Lifschitz firmado con los gremios fijó una reunión para este mes, donde deberán evaluarse las condiciones para actualizar haberes. “Es una decisión de los actuales funcionarios”, dijo al respecto Mirabella.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario