Edición Impresa

Santa Fe: UCR busca evitar intervención en puja por doble alianza

Sector que integra el Frente Progresista apuesta a consagrar libertad de acción para comicios provinciales. Cambiemos pedía respetar acuerdo nacional.

El radicalismo de Santa Fe buscaba anoche, en una convención partidaria, una salida política que diera libertad de acción a sus dirigentes para mantener la doble alianza con el oficialismo provincial del Frente Progresista Cívico Social (FPCyS) y con el oficialismo nacional de Cambiemos.

A poco más de dos meses de las PASO provinciales (serán el 28 de abril, y las generales el 9 de junio), la UCR reedita el conflicto de 2017, que terminó con una escisión de parte del radicalismo, que abandonó el FPCyS para nutrir al sello macrista, con cabeza en el intendente capitalino José Corral, precandidato de Cambiemos a la gobernación.

La convención partidaria cristalizó las relaciones de fuerza: fue motorizado por el ala que sigue de la mano con el socialismo del gobernador Miguel Lifschitz, que es mayoritaria y al cierre de esta edición planeaba evitar cualquier pronunciamiento que expresara la anexión del sello UCR a Cambiemos, como fogoneaba la conducción nacional del partido. Incluido un emisario del jefe radical, Alfredo Cornejo. El gobernador mendocino envió a un hombre de su confianza, Pablo Lombardi, secretario general del Comité Nacional. Una representación que fue parte de las conversaciones entre Cornejo y Corral durante el encuentro de la semana pasada en Mendoza.

“La mayor parte de los radicales estamos en el Frente Progresista, cualquier otra expresión no tendría correspondencia con la realidad política”, dijo un histórico de la UCR de Santa Fe a este medio.

Ayer a la tarde se esperaba una reunión entre los referentes radicales que integran el FPCyS y Lombardi, cumbre que finalmente se demoró. La necesidad de los primeros de negociar posiciones tenía un condimento formal: la convención se convocó con las autoridades vencidas, lo que provocó la impugnación de Corral.

Por eso, ayer la primera cuestión fue prorrogar mandatos hasta las próximas elecciones. El camino más extremo podría incluir judicializar la cuestión, lo que derivaría incluso en la intervención del partido. Antes de la cumbre, el Grupo Universidad que dirige Corral emitió un duro comunicado en el que desconocía las autoridades y pedía acoplarse a las directivas nacionales del partido. Es decir, la anexión a Cambiemos.

Por eso, la UCR amiga del socialismo ponía anoche como señal de paz evitar una votación que ligara formalmente al radicalismo al Frente Progresista. “Plantearemos dejar establecida la libertad de acción de los dirigentes, un hecho que de todos modos se iba a dar en la práctica”, agregó el convencional. Es decir, radicales que apoyarán la lista de Antonio Bonfatti para gobernador en las provinciales y meses después darán su respaldo al presidente Mauricio Macri y la nómina de diputados nacionales de Cambiemos.

Las partes consultadas apelan a que se mantenga la unidad del partido aún con las tensiones del doble juego de la UCR. Y el resultado de la convención santafesina será clave en otra reunión que se llevará a cabo mañana en la Mesa Nacional. Las pujas entre los radicales que desisten la conformación de Cambiemos en las provincias está en la agenda. El objetivo es evitar la dispersión.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario