Nacional

Santa Fe: un resultado que obliga a repensar una nueva campaña

Varios factores alimentan la esperanza y la euforia de quienes se creen ya vencedores de una de las batallas más atractivas del calendario electoral.

Si bien es cierto que algunos de los resultados fueron mejor de lo que se esperaba, las PASO de este domingo en Santa Fe no deberían permitir que ninguno de los candidatos si hiciera los rulos pensando en las generales del próximo 16 de junio.

Hay, si se quiere, varios factores que alimentan la esperanza y la euforia de quienes se creen ya vencedores de una de las batallas más atractivas, junto con la de Córdoba del próximo 12 de mayo, que tendrá el calendario electoral 2019 antes de las nacionales de agosto y octubre. Incluso, mucho más gravitantes para el Gobierno de Mauricio Macri que lo que han sido las de Neuquén, Río Negro o La Pampa.

En la PASO santafesina algo salió mal. En los cálculos iniciales, el Frente Progresista que gobierna la provincia desde 2011 confiaba en lograr este domingo una ventaja superior al 3% de los votos que finalmente obtuvo como candidato Antonio Bonfatti sobre el peronista k Omar Perotti, quien a su vez venció en la interna a María Eugenia Bielsa, que quedó cuarta inclusive detrás del aspirante de Cambiemos, José Corral.

La exvicegobernadora Bielsa, por su parte, patinó en su confiado pronóstico respecto a que su pertenencia a la ciudad de Rosario le garantizaría un aluvión de votos suficiente para dar vuelta el resultado final sobre su adversario. Error de cálculo.

“Para hacer la plancha de acá a junio necesitábamos algo más que eso, pero vamos a traccionar para arriba en este mes y medio que queda hasta las generales. La gente sabe que el peronismo en Santa Fe dejó de ser una opción hace mucho tiempo”, analizaba con algo más de calma este lunes un estrecho colaborador del armado electoral del Frente Progresista.

Esa apuesta casi alquimista a la que hacen referencia en el oficialismo se ancla en la historia electoral santafesina, en la que sobran casos de resultados de primarias que luego se revirtieron en la general. La última, en 2015, cuando Miguel Lifschitz terminó dando vuelta la elección ante Miguel Del Sel aunque por un mínimo margen de votos.

Con los resultados de este domingo hay, sin embargo, un solo pase asegurado hacia junio en el ámbito legislativo, donde el volumen de votos que cosechó tanto el Frente Progresista como el peronismo y Cambiemos no corre riesgo de diliurse.

sukerman.jpg
Roberto Sukerman.
Roberto Sukerman.

Rosario, casa matriz del socialismo, generó un entusiasmo especial por el inesperado triunfo en la interna del Frente Progresista del concejal de la Coalición Cívica de Lilita Carrió, Pablo Javkin, sobre la niña mimada Verónica Irízar, y por el buen resultado -mejor de lo previsto- de otro edil, el peronista Roberto Sukerman.

Pero son victorias parciales, como también lo es la de Santa Fe capital, donde la buena performance de ayer del aspirante socialista podría no ser suficiente para frenar un cambio de humor a la hora de la próxima votación.

La PASO de este domingo obliga a nuevos cálculos. La necesidad de provincializar la elección de junio se hace mucho más necesaria que en otro momento para cualquiera de las tres fuerzas que llegarán a esa instancia.

Al margen, incluso, de la interpretación de los resultados de los comicios de 2017, en los que la ola amarilla tiñó casi por completo a la provincia. No se debería confundir una elección legislativa con una provincial a gobernador, donde la preferencia del electorado suele, como ya se ha visto, tener motivaciones completamente diferentes.

Ya comenzó otra campaña, con desafíos nuevos para todos los candidatos que quedaron en carrera a los que ya hay quienes les aconsejan no cantar victoria antes de tiempo. Es sabido que muchas veces los resultados de la rumorología y la suposición siempre parecen tácitos hasta que las urnas le ponen fin a ese misterio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario