Política

Santoro procesado por extorsión en la causa D'Alessio

Dejando a salvo la labor periodística, juez consideró que maniobras colaboraron con la coacción y la tentativa de extorsionar a dos empresarios. Seguirá bajo investigación por asociación ilícita y fue embargado por $3 M.

El periodista de Clarín Daniel Santoro quedó finalmente procesado -sin prisión preventiva- por el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, por lo delitos de “coacción y extorsión en grado de tentativa”. Sus bienes fueron embargados en tres millones de pesos. Sin embargo el juez le dictó la “falta de mérito” en cuanto a la acusación de integrar una asociación ilícita cuya cabeza sería el falso abogado Marcelo D’Alessio, a quien también se le amplió el procesamiento.

Santoro fue considerado “partícipe necesario” de los delitos cometidos en perjuicio del exdirectivo de la petrolera PDVSA Gonzalo Brusa Dovat y del empresario Mario Cifuentes, ambos presuntas víctimas de la organización liderada por D’Alessio a quienes se los presionó para que hicieran una denuncia en la fiscalía de Carlos Stornelli previo a pactar una entrevista con Santoro como disparador; o bien por reclamarle dinero a cambio de no involucrarlo en una causa de presunta corrupción. Entre las restricciones, Santoro “no podrá ausentarse de su lugar habitual de residencia por un término mayor a los diez días sin previo aviso al tribunal”. También deberá dar aviso y requerir previa autorización para efectuar cualquier viaje al exterior del país, según dispuso Ramos Padilla. En cuanto a Santoro, el juez no le dictó la prisión preventiva porque considera que no hay riesgo de fuga ni de entorpecimiento de la investigación, y que compareció cuando se lo convocó.

“La relación entre Marcelo D`Alessio y Daniel Santoro proviene, como este último lo ha reconocido, desde –al menos- fines de 2016 y, como se verá, las extorsiones y exigencias dinerarias bajo la amenaza de que el periodista formularía publicaciones en la prensa datan también de ese año. Es decir que durante más de dos años la organización delictiva, manteniendo una estrecha relación con Daniel Santoro, viene utilizando esta metodología. Durante ese tiempo se constataron otras operaciones que vinculan cada vez más a Santoro con las actividades llevadas a cabo por la organización”, escribió el juez Ramos Padilla en una extensa resolución. En el fallo de 258 páginas, el juez amplió el procesamiento de D’Alessio y le mantuvo el embargo dictado por diez millones.

Conversaciones

El vínculo entre el periodista y D’Alessio quedó establecido en base a las profusas conversaciones de WhatsApp entre ambos a los que tuvo acceso la Justicia y que daban cuenta de una relación de familiaridad entre ambos, a pesar de lo que dijo Santoro en su indagatoria. La Justicia dejó expresamente a salvo la delicada relación periodismo-fuentes ligada a la libertad de expresión y dejó en claro que en este caso lo que se discute es la participación y conocimiento de los métodos ilegales que implicaba el accionar supuestamente periodístico de Santoro para que tuvieran éxito las maniobras extorsivas de D’Alessio tanto a través de publicaciones periodísticas o apariciones televisivas. Se hizo hincapié en que fue Santoro el que presentó e introdujo al falso abogado a funcionarios judiciales, dirigentes políticas de la Coalición Cívica o de otros periodistas. “Daniel Santoro tenía conocimiento de que sus acciones y aportes estaban concatenados con una maniobra ilícita previa, concomitante y/o posterior de espionaje, extorsión o coacción”, argumentó Ramos Padilla. Santoro había declarado el pasado 17 de julio ante Ramos Padilla en la causa en la que también está involucrado el fiscal Carlos Stornelli. Estuvo casi cinco horas ante el juez y negó su participación en la banda del falso abogado. “Usó mi nombre sin mi conocimiento y sin mi autorización para extorsionar”, afirmó, pero fue errático en varios tramos y argumentó que no haber recibido algunos mensajes que aparecían enlistados.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario