Edición Impresa

Scioli refutó puntos también por carta

El exgobernador se entrevistó con Rogelio Frigerio y le entregó sus propuestas, como también Sergio Massa lo hizo ayer en el mismo estilo epistolar.

El que fuera el principal rival de Mauricio Macri en 2015, como una paradoja, fue el primero de los presidenciables en ingresar a la Casa Rosada por la convocatoria del Gobierno a adherir a diez puntos de consenso con la oposición en medio de la crisis económica que mella las chances del Presidente. El exgobernador se reunió ayer con Rogelio Frigerio, quien también recibió a gobernadores del PJ, Domingo Peppo (Chaco) y Gustavo Bordet (Entre Ríos), en otro turno (ver Ámbito Nacional), más concentrados en los avatares de sus distritos. Antes, el precandidato estuvo en la Casa de Salta con Juan Manuel Urtubey (ver nota aparte), como parte del periplo de una campaña que no piensa abandonar y repite que se presentará aún cuando Cristina de Kirchner confirmara su postulación. Es decir que si se mantiene el sello Unidad Ciudadana, el exvicepresidente se anotaría en las PASO.

El Gobierno anotaba ayer a su favor la visita de Scioli, tomando en cuenta que el candidato compartió los enunciados, pero aclaró, con su slogan de campaña que “hay otro camino”.

Como sea, Scioli, al mismo estilo que Roberto Lavagna y Sergio Massa, respondió por escrito a cada uno de los diez puntos sugeridos por el Gobierno, haciendo la aclaración de estar de acuerdo en los enunciados pero con diferencias “en el cómo”. “Todos queremos bajar el déficit pero el asunto es cómo cada uno quiere hacerlo”. Después de todo, el exgobernador bonaerense se encontró en la Rosada con un conocido de hace años a quien le tiene “gran consideración”.

Frigerio conversó con el precandidato durante unos 45 minutos. El ministro le explicó claro que era un momento en que el país tenía que dar señales de confianza y su visitante le explicó que aportaría “desde mis ideas” y que “hay que poner en marcha el aparato productivo” y que, entre muchas cuestiones se deberían eliminar retenciones a las exportaciones.

La carta de Scioli, dirigida a Mauricio Macri, se extiende en 6 páginas con una introducción donde resalta: “Quiero destacar que mis puntos prioritarios son que la política económica argentina sea definida por los argentinos y no por los organismos multilaterales de crédito, lo que permitirá recuperar el poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones, que las tarifas públicas sean accesibles para el bolsillo de los argentinos, un recorte y simplificación impositiva, y la implementación de una economía basada en la producción y el desarrollo nacional y no en el ajuste”. Después Scioli contesta cada uno de los diez puntos en los que busca coincidencia el Gobierno.

“Estamos de acuerdo en que el equilibrio fiscal es una premisa básica, si hablamos del resultado total, incluyendo al resultado financiero y no solo focalizando en el resultado primario, como se observa en los países desarrollados. El camino es el crecimiento, la reactivación productiva y el impulso al desarrollo científico y tecnológico: esos objetivos no se logran con ajustes que aparten al Estado de su rol”, sostiene el candidato.

También le dice “en el mundo de hoy vemos como las principales potencias protegen sus mercados. No comprendo por qué razón nosotros, con inteligencia y racionalidad, no protegemos el nuestro” y en otro punto subraya que “pretender cambiar el régimen laboral en un contexto de mercado interno deprimido, falto de inversión, con desempleo creciente y con salarios a la baja no dio, no da, ni dará resultados que proyecten el desarrollo económico y la paz social”.

En otro punto clave del acuerdo que propone el Gobierno, Scioli se manifiesta por una renegociación de la deuda con el FMI, sosteniendo que esto no invalida la necesidad de llegar a acuerdos con los acreedores, especialmente y de manera urgente con el Fondo Monetario Internacional, con el fin de mejorar el perfil de vencimientos de la deuda, y adecuarlo a un contexto de mejores posibilidades para el desarrollo económico del país”.

Por su parte, Massa también envió una carta de respuesta al Gobierno, en la que criticó la falta de una reunión abierta y no bilaterales secretas y la necesidad de una política de transición. El también precandidato presidencial dijo en su carta que “Argentina necesita que lleguemos a un compromiso que fije el rumbo de los próximos cinco meses, necesita que acordemos un programa de transición que nos ayude a salir de esta profunda y grave crisis en la que estamos inmersos”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario