Edición Impresa

Scrum anti-K: foto por Tucumán, disidencia y alerta sobre el 25-O

CANO QUERÍA QUE LOS PRESIDENCIABLES PIDAN QUE SE VOTE DE NUEVO, PERO LE DIJERON QUE NO. LOS INDICIOS DEL PREBALOTAJE

 - Necesito que ustedes pidan que se vuelva a hacer la elección.

Las manos llenas de planillas, la boca repleta de datos y lamentos, José Cano abrió el juego cuando todavía algunos estaban de pie en la amplia mesa del salón del segundo piso del Sheraton Libertador. El candidato del frente anti-K tucumano, que ensambló al PRO, el massismo, la UCR, el GEN y un fragmento de PJ disidente capitaneado por Domingo Amaya, hizo en voz alta y delante de los presidenciables Mauricio Macri, Sergio Massa y Margarita Stolbizer el último intento para conseguir que en bloque el scrum opositor pida lo que él pide desde el martes: que se anule la elección y se vuelta a votar en Tucumán.

Massa, el más peronista de la mesa, fue el primero en reaccionar: "No podemos pedir eso José, habló el tigrense y se zambulló en una metáfora futbolera. "Este partido está perdido, si hicieron trampa tenemos que pedir que los sancionen pero ahora nos tenemos que concentrar en que no vuelva a ocurrir en el próximo partido".

Macri, que llegó escoltado por Marcos Peña y Emilio Monzó, asintió. El jefe del PRO, al igual que Margarita Stolbizer, que estuvo con Jaime Linares, su candidato a gobernador, plantearon con sus modos y matices que había una cuestión jurídica, de denuncias y papeleo, y un reproche político no sólo por la elección sino también por el "manejo clientelar". Macri fue más allá: se mostró sorprendido por los nervios que, en su exposición pública, mostró Antonio Gandur, el presidente del tribunal electoral tucumano. Sugirió que estaba presionado y en el bullicio uno susurra que lo habían amenazado con exponer oficios y roles en los 70.

Contrapunto

-Si la elección está perdida, pidamos que se vote de nuevo. Total nos van a decir que no
-intervino el chaqueño Ángel Rozas.

-No podemos quedar como unos llorones, si no somos como el pibe que pierde el partido y pincha la pelota -siguió Massa con la analogía futbolera, que estuvo acompañado por Cecilia Moreau-.

Julio Cobos rompió el silencio para apoyar el reclamo de Cano y Rozas. Ernesto Sanz, que se quedó con una de las 5 butacas de la conferencia de prensa en su carácter de presidente del Comité Nacional de la UCR, insistió con las irregularidades. Hermes Binner, que llegó con Juan Carlos Zabalza, calló: hace dos meses el Gobierno santafesino de Antonio Bonfatti, sufrió el fuego bravo del PRO que lo acusó de fraude en la elección de gobernador en la que el socialista Miguel Lifschitz derrotó al macrista Miguel del Sel.

Sobre el final, casi entre súplicas, Cano insistió. "Yo necesito llevarles una respuesta a los tucumanos, necesito que me respalden, que me acompañen". En el tumuldo, Stolbizer pidió no perder de vista que se trata de un reclamo político, no jurídico, sin que eso implique -aclaró- dejar de reclamar en la Justicia por las irregularidades. Sonó, además, alguna mención a las demoras, porque Massa había planteado desde Salta reunirse de urgencia en Tucumán el mismo lunes y Cano pidió esperar.

La disidencia se mantuvo y se acordó bajar a exponer ante los medios con una cadena de cuestionamientos sobre la elección de Tucumán, la actitud de la Casa Rosada y el respaldo de Daniel Scioli al clan Alperovich-Manzur. Y para pedir, como ocurrió luego, una reforma nacional para modificar el sistema electoral a través de una ley en el Congreso. Aunque ante los micrófonos se puso como norte la idea de instautar el voto electrónico para la general del 25 de octubre, tanto el PRO, como el massismo y el GEN admiten que es materialmente muy difícil.

Macri, de hecho, prorrogó su instrumentación en las primarias porteña y lo postergó, luego de varios meses de preparación, para la general del 5 de julio. Anoche, el sciolismo martillaba sobre el pedido de voto electrónico y recordaba que en Salta, Juan Carlos Romero, aliado de Macri y de Massa, denunció fraude cuando se votó con ese sistema. Lo mismo ocurrió con la boleta única en Santa Fe (ver aparte).

Prebalotaje

La foto de los presidenciables Macri, Massa y Stolbizer, con Cano y Sanz no significó, y en esa línea se expresaron todos, ni siquiera un bosquejo de acuerdo de carácter electoral pero trafica un sentido: puede leerse, en el lenguaje incierto del futuro, como una posible instantánea prebalotaje donde el bloque opositor se ponga detrás del anti-K más votado. ¿Y José Manuel de la Sota? ¿Y Adolfo Rodríguez Saá? El cordobés, que se vio con Massa el lunes, evitó subirse al tren opositor aunque pidió voto electrónico. El puntano está en Miami.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario