Economía

Se confirma el retroceso del maíz

…que, el retroceso del maíz y el avance relativo de la soja, fueron algunas de las confirmaciones que se dieron en la presentación de la campaña de granos gruesos 19/20, que se realizó en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Junto con esto también se adelantó que difícilmente se alcance en esta campaña el récord del ciclo anterior (de 147 millones de toneladas), entre otras cosas, porque el clima tendría un comportamiento irregular hasta el verano, con déficits hídricos en muchas zonas y, probablemente, excesos de agua en el NOA hacia fines del verano. “Argentina estará castigada hasta enero, con sequía en el sudoeste y probables excesos luego en el NOA”, señaló el especialista Eduardo Sierra. Los cambios, que se produjeron después de las PASO, hace poco más de un mes atrás, se justifican por el menor costo de la producción de soja, todo en el marco de una gran incertidumbre política y económica en la que la mayoría ya prevé un nuevo aumento de las retenciones, sea cual fuere el resultado de las elecciones de octubre (aunque esta medida podría provocar una baja de, al menos, 6% en la producción total de granos). También, la caída “dramática” de los márgenes, en especial en maíz, sustentados en la baja relativa de las cotizaciones respecto a 2018, respaldaron los cambios. Por supuesto que las zonas más afectadas, hasta ahora, siguen siendo las más alejadas de los puertos y zonas de consumo. Sin embargo, el mercado aún no está actuando según las previsiones de mayores impuestos a la exportación. “Se está actuando con mucha prudencia. No se están haciendo mayores coberturas ante un eventual aumento de las retenciones”, señalaba en un grupo el corredor Ernesto Crinnigan, extitular de la Bolsa de Cereales, mientras en el ambiente quedaba sobrevolando la incógnita sobre si, en esa hipotética situación, se “respetarían” las declaraciones Juradas previas. Como contrapartida al “achicamiento” productivo que se prevé, el especialista Federico Bert de Aacrea, reconoció que se está “al 60% del potencial productivo del maíz y el trigo, y al 70% de la soja”, lo que podría dar lugar a un salto productivo de magnitud, aún sin ampliar las áreas de siembra, solo con políticas más estables para la producción, que permitan la adopción plena del paquete tecnológico ya disponible.

…que, los cambios políticos que se avecinan también están generando reacomodamientos institucionales dentro del sector. Así, a las elecciones divididas de ayer en la Rural, en las que se volvía a imponer el oficialismo, aunque el fracaso consistió en no haber podido lograr una lista de unidad en un año tan complejo (políticamente) como el actual; se sumó la Asamblea también dividida de la Federación Agraria Argentina en la que la actual conducción del mendocino moderado Carlos Achetoni, tampoco logró impedir un fuerte embate (surgido también post-PASO) de la línea del extitular de la FAA, el kirchnerista Omar Príncipe, de cuestionado paso por los federados, al punto que en las elecciones anteriores, esa rama perdió por más del 60%, porcentaje que anoche especulaban algunos, volvería a lograr hoy el oficialismo al término de la asamblea y votación. Pero no es lo único que está pasando ya que a la “reactivada” Mesa de Enlace de las 4 entidades nacionales del campo, le siguió luego la inédita reunión -y documento- de las 7 bolsas agrícolas del país, y ahora se menciona una “sugerente” movida para formar una UIA agropecuaria que puede provocar revuelo, en parte, porque el sector agroindustrial y la Copal (alimentarias) siempre fueron un puntal muy fuerte (económico) de la histórica Unión Industrial, que ahora podría ver afectado de formarse una entidad independiente que, sin duda, sería muy poderosa a la luz del impacto económico de la producción y las exportaciones sectoriales, sin contar la trascendencia internacional del campo y la agroindustria en todas las negociaciones. Las instituciones parecen buscar así, un refortalecimiento adicional frente a situaciones que se pueden dar a futuro, que les permitan mejores condiciones para negociar en distintas áreas, ya que la cartera específica, si bien recuperó el rango de Ministerio, fue luego debilitada al sacarle toda la parte de productos procesados (especialmente alimentos) que se pasaron a la cartera de Producción, por lo que tampoco se puede descartar que si hay un cambio de gobierno, se imponga otra vez un nuevo escalafón que haga depender a Agricultura de la cartera que hoy comanda Dante Sica y que en su momento dirigió el ex UIA, Ignacio de Mendiguren, durante la gestión de Eduardo Duhalde.

…que, justamente el exindustrial, exlegislador y exministro, hoy militando en las filas del Frente Renovador de Sergio Massa, habría presentado ya un proyecto de modificación de la estructura del INTA (Instituto de Tecnología Agropecuaria) que hace sospechar su eventual cercanía otra vez con la cartera de Producción.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario