Edición Impresa

Se lanza en Uruguay la campaña más dura para el Frente Amplio

La inseguridad talla fuerte como tema de preocupación de los electores. La izquierda gobierna sin pausa desde hace 14 años.

Montevideo - Uruguay celebrará elecciones presidenciales en octubre y noviembre, precedidas de internas en los partidos políticos para determinar los candidatos que competirán en una de las votaciones más reñidas en lo que va del siglo.

Luego de tres mandatos consecutivos desde 2005 con mayoría parlamentaria, el gobernante Frente Amplio (izquierda) sigue siendo, según las encuestas, la fuerza con más simpatía entre los votantes, pero ve amenazada su hegemonía por el deterioro de la seguridad y del mercado de trabajo, estiman analistas.

Se generó “un desgaste natural por la no resolución de algunos asuntos pendientes y el agravamiento de otros problemas como la inseguridad”, estimó el analista político y director de la firma de opinión pública Equipos, Ignacio Zuasnábar.

“Desde hace algunos años surge de lejos como la principal preocupación (de los votantes) el tema de la inseguridad, y un poco más recientemente temas relacionados con la economía han recobrado el lugar que siempre han tenido”, dijo por su lado la politóloga Rosario Queirolo, de la privada Universidad Católica del Uruguay.

Luego de más de 14 años de mandato del Frente Amplio y 16 de crecimiento ininterrumpido, Uruguay registra una tasa de desempleo de 8,4% y un mercado de trabajo con baja dinámica. La inseguridad es percibida como el mayor problema a resolver por la población, con un incremento de 45% de los homicidios en 2018 sobre 2017, a una cifra récord de 414.

La “educación es el tercer tema” de la campaña y “va a estar presente porque para muchos candidatos es un eje sustantivo para dar solución a temáticas vinculadas a seguridad y economía”, argumentó Zuasnábar.

Con las internas del 30 de junio muy cerca, hay más de 20 aspirantes a la presidencia.

En el gobernante Frente Amplio, el exalcalde de Montevideo Daniel Martínez, de 62 años, encabeza cómodamente las preferencias por delante de la exministra de Industria y pupila del expresidente José Mujica (2010-2015), Carolina Cosse, única mujer precandidata.

En el Partido Nacional (centro-derecha) aparece distanciado Luis Lacalle Pou, un senador de 45 años que va por su segunda postulación. Este es hijo del expresidente Luis Alberto Lacalle (1990-1995).

Dentro del Partido Colorado (liberal), el dos veces presidente Julio María Sanguinetti, de 83 años, lidera cómodamente los sondeos por delante del economista Ernesto Talvi de 61 años.

“Si el Frente amplio no logra retener el Gobierno, va a haber un cambio hacia la oposición” y a una administración conformada “por una coalición o algún tipo de alianza entre partidos”, explicó Zuasnábar.

En caso de darse ese escenario, “sería difícil imaginar que esta coalición fuera liderada por otro partido que no fuera el Partido Nacional”, en vista de la intención de voto que reúne.

El Gobierno se ha visto golpeado por varios escándalos como la renuncia en 2017 de su vicepresidente Raúl Sendic, quien se presentaba bajo un título universitario que no tenía y ahora es enjuiciado por peculado y abuso de funciones; o la reciente renuncia de un diputado del sector de Mujica, Daniel Placeres, luego de que la Justicia pidiera su desafuero para investigarlo por conjunción del interés público con el privado.

Además deberá pelear en una elección en la que no estarán como candidatos sus líderes más importantes.

Al mismo tiempo, las “identificaciones partidarias pesan mucho. Seguimos siendo de los países de la región con más alta identificación partidaria. Alrededor de seis de cada diez uruguayos tiene simpatía por un partido político”, enfatizó Queirolo.

Agencia AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario