Mundo

Se multiplicaban las protestas contra Evo Morales

La Paz - Mientras el escrutinio definitivo avanzaba a ritmo lento, en diversos puntos de Bolivia crecían ayer las protestas, los anuncios de medidas de fuerza y la tensión poselectoral, tanto entre opositores como en sectores cercanos al oficialismo.

La Central Obrera Boliviana (COB) y la Coordinadora Nacional para el Cambio, que aglutina también a otros sindicatos cercanos al gobierno de Evo Morales, se declararon en estado de emergencia y convocaron a una manifestación mañana en el centro de La Paz para defender lo que consideran “la victoria en primera vuelta” del presidente. Poco después, sin embargo, pequeños grupos oficialistas comenzaron a concentrarse en plazas de La Paz para apoyar al mandatario.

Por los disturbios, que fueron más significativos entre la noche del lunes y la madrugada de ayer, fueron detenidas 27 personas, informó el fiscal general, Juan Lanchipa.

Mientras tanto, en Santa Cruz, un bastión tradicional de la oposición, el Comité Cívico, que reúne a organizaciones de la sociedad civil y que supo liderar las protestas opositoras más fuertes contra el gobierno en esta última década, convocó a un paro por tiempo indefinido a partir de esta medianoche para “evitar” que el presidente no reconozca el resultado definitivo.

Además, convocó al bloqueo de rutas e, incluso, grupos de opositores comenzaron a congregarse en las calles para denunciar al gobierno por un presunto intento de no reconocer los resultados finales, una acusación que varios miembros del oficialismo ya rechazaron.

Pero las garantías que ofreció el gobierno a la sociedad y a la comunidad internacional no lograron frenar las denuncias de fraude de sectores populares que apoyan al principal candidato opositor, Carlos Mesa.

En Tarija, estudiantes de la universidad Misael Saracho, tomaron el Comité Cívico al grito de “paro indefinido” y hasta amenazaron al presidente cívico, Carlos Dávila, de ser aliado del oficialismo, según contó el diario El Deber.

Tras esa irrupción, tanto los estudiantes como las autoridades de la ciudad, informaron a la prensa que acatarán el paro nacional que convocó la oposición desde Santa Cruz.

En tanto, en Cochabamba, las primeras protestas comenzaron a llenar las calles del centro de la ciudad en reclamo de transparencia electoral y respeto por los resultados del escrutinio definitivo.

El lunes a la noche las celebraciones de parte del oficialismo por los resultados provisorios del conteo rápido desataron una ola de protestas en las principales ciudades del país ya que el escrutinio definitivo, por entonces recién en ciernes, proyectaba un resultado diferente, que incluía un futuro balotaje.

Las protestas de esa primera noche de protestas dejaron ayer varias consecuencias institucionales.

En Potosí, el Comando de la Policía Boliviana destituyó al comandante Departamental de Potosí, coronel Williams Villa, presuntamente por no controlar las protestas que estallaron cerca del Tribunal Electoral Departamental de esa región, según informó la agencia de noticias Fides.

En Chuquisaca, además, la vocal del Tribunal Electoral de Departamental, Olga Martínez Vargas, renunció al cargo y el vocal Gunar Vargas anunció a una radio local que “pasaba a la clandestinidad” para resguardar su seguridad personal, informó el diario La Razón.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario