Política

Se postergó la constitución de la bicameral para designar al defensor del Pueblo

La reunión, que había sido convocada por la senadora Marta Varela, se pospuso sin fecha concreta hasta después del 10 de diciembre cuando esté conformado el nuevo Congreso. El Defensor del Pueblo de la nación está vacante desde 2009.

La reunión prevista para este miércoles de la Comisión Bicameral del Congreso encargada de evaluar a los candidatos para la Defensoría del Pueblo se postergó sin fecha debido a la falta de acuerdo en torno al intento de avanzar con una designación, en momentos en que suena como candidato al cargo el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

"Hay frenéticas negociaciones", confió una alta fuente del Senado a NA al ser consultada sobre el motivo extraoficial de la convocatoria y señaló, además, que el intento de reunir a esta comisión fue una iniciativa que Monzó conversó con el dirigente del Frente de Todos y diputado electo, Sergio Massa.

En la comisión bicameral deslizaron a esta agencia que fue el propio presidente de la Cámara de Diputados quien pidió postergar la reunión.

La eventual postulación de Monzó para ocupar el cargo de defensor del Pueblo, vacante desde 2009, dejó de ser una especulación y se convirtió en un hecho que tanto Cambiemos como el Frente de Todos empezaron a dar por cierto en las últimas horas. Sin embargo, en ninguno de los dos sectores hay consenso como para impulsar esa candidatura.

Fuentes de la comisión bicameral señalaron a Noticias Argentinas que el jefe del bloque de senadores del kirchnerismo, Marcelo Fuentes, le anticipó a sus pares que esa bancada asistiría a la reunión de este miércoles pero no avalaría ningún nombramiento.

De esta forma, en la coalición peronista que se presenta como el Frente de Todos solo el sector de Massa respaldaría a Monzó hasta el momento, mientras que el justicialismo y el kirchnerismo mantienen la distancia frente a esa posibilidad.

En Cambiemos, en tanto, ya ven a Monzó con un pie y medio afuera de la coalición que integró los últimos cuatro años como presidente de la Cámara baja, con una permanente mala relación con la Casa Rosada y especialmente con la mesa chica del PRO.

Ni la UCR, ni la Coalición Cívica ni el PRO estaban al tanto de que Monzó avanzaría con la convocatoria de la bicameral y, si bien su negociación con Massa no sorprendió -son amigos desde hace años- en el radicalismo ya le bajan el pulgar, aunque evitan la confrontación pública.

Para ser elegido, el defensor del Pueblo debe contar con la aprobación de los dos tercios de cada Cámara del Congreso, un requisito muy alto -igual al que tienen los jueces de la Corte Suprema- y muy difícil de cumplir, lo que explica en parte la vacancia de diez años en esa oficina.

El ruido que generó la posible candidatura de Monzó puso en duda que exista ese nivel de acuerdo como para avanzar, además del hecho de que los tiempos reglamentarios para designar al defensor no daban de aquí al final del año parlamentario, el 30 de noviembre.

Algunos de los legisladores que integran actualmente la comisión concluyen su mandato este 2019, como la senadora de Cambiemos Marta Varela, o los diputados del peronismo Pablo Kosiner y del radicalismo pampeano, Daniel Kroneberger.

Conforman además el cuerpo los senadores Alfredo Luenzo (PJ), Juan Carlos Marino (Cambiemos), Guillermo Snopek (PJ), Inés Blas y María de los Angeles Sacnun (FPV), Carlos Reutemann (PJ), y los diputados María Cristina Álvarez Rodríguez (FPV), Graciela Camaño (Consenso Federal), Silvia Lospennato (Cambiemos) y Horacio Pietragalla (FPV).

La Bicameral, que debe conformarse con siete senadores y siete diputados, tendrá que elegir a un diputado como presidente de la comisión, como primera instancia para poder reabrir la discusión sobre la designación del Defensor del Pueblo de la Nación, que está vacante desde 2009, tras la renuncia de Eduardo Mondino.

El último intento para avanzar en la designación, después de una sugerencia de la Corte Suprema de Justicia para que se cumpla con el nombramiento, fue en 2017, cuando el frente oficialista, el PJ y el massismo acordaron un dictamen de mayoría para conformar una terna de tres candidatos.

La terna estaba integrada por Humberto Roggero, Jorge Sarghini y Alejandro Amor, pero ninguno de las propuestas prosperó finalmente.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario