Edición Impresa

Se reactivan con intensidad los combates en Siria

Damasco - El Ejército de Siria y las fuerzas aliadas de Rusia en el país lanzaron una ofensiva militar sobre la ciudad de Idleb, en el noroeste del territorio, que puso fin a una tregua declarada hace ocho meses y ya deja más de 70 muertos, entre ellos 44 civiles.

Idleb es uno de los enclaves que aún queda en manos de milicias opositoras sirias en el país que desde hace más de ocho años vive en paralelo varias guerras, una civil entre el Gobierno de Bashar al Asad y grupos opositores, y otras que incluyen a milicias extranjeras y fuerzas de otros países.

En el último año, muchos de estos actores locales e internacionales coincidieron en un objetivo común: derrotar al Estado Islámico. El mes pasado, este grupo perdió el último bastión que controlaba y, aunque aún es operativo en varias partes del partes, tanto Siria como sus aliados y sus rivales, lo dieron por derrotado.

Por eso, ahora el Ejército sirio y su aliado ruso retomaron la ofensiva sobre los grupos opositores armados para recuperar el control del resto del país.

Según los Cascos Blancos, una organización civil siria de rescatistas opositores, el Ejército y fuerzas rusas lanzaron la ofensiva el martes pasado contra Idleb y también contra Hama, una cuidad del sur, que clasificaron como un “verdadero desastre” para la población civil, que es incapaz de resguardarse de “bombardeos sostenidos”.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización opositora con sede en Londres, confirmó ayer los ataques y aseguró que los bombardeos están en su mayoría dirigidos lugares de campo abierto, donde se refugiaron más de 300.000 civiles desplazados por la guerra.

Agencia Télam

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario