Espectáculos

Se verá el "Edipo" de Ure en el Cervantes de 2019

Habrá también, a tono con la época, una jornada sobre la "La asamblea de las mujeres", de Aristófanes, pero con clave feminista contemporánea, y "Tadeys", la obra de Osvaldo Lamborghini.

En el foyer de un Teatro Cervantes cuya fachada está libre de andamios luego de 12 años de vivir “enjaulado”, como lo describió su director artístico, Alejandro Tantanián, se presentó ayer al mediodía la programación para el año próximo. Con un presupuesto que será 35% mayor al de 2018, un poco menos que la inflación de este año, Tantanián recordó que el incendio de 1961 fue el primero en arruinar parte del edificio cuyo arreglo en los años posteriores lo tiñó de ese color gris que ocultó su histórico revoque símil piedra. “Recién en 1995 se realizó parte del trabajo para devolverle la fachada original, pero los cambios en ochava y el frente que da a la Avenida Córdoba se postergaron. En 2007, ante el riesgo de derrumbe, se colocaron los andamios protectores que demoraron en sacarse más de una década”.

El Secretario de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, expresó: “Cuando prometí que sacaríamos los andamios no imaginé lo difícil que sería. Nada es fácil en el Estado. Esa pintura gris oscuro y esos andamios volvían invisible al teatro. Era mi primer (sic) gran licitación y un desafío por algo que siempre fracasó, pero lo logramos en un trabajo conjunto”. Avelluto elogió además la gestión de Tantanián por “su pasión, su amplitud, pluralidad” y, como le ocurrió a Mauricio Macri al fin de “Argentum”, confesó que “se me llenaron los ojos de lágrimas con el cierre de ‘La vida extraordinaria’ (obra de Mariano Tenconi Blanco) en su versión accesible para no videntes. Los ciegos pueden ver. Esta institución es ejemplar”, se entusiasmó.

Se apuesta a sumar la accesiblidad de la sala María Guerrero a la Orestes Caviglia y Luisa Vehil. Como Jorge Telerman con el Complejo Teatral de Buenos Aires, Tantanián habló de record de público en 2018, con casi 70% de las funciones con localidades agotadas (fueron 544 en total) y una ocupación de 85% en todas las actividades, que además de funciones incluye lecturas, performances, filosofía, música, proyecciones y publicaciones. Este año se realizó “Marx nace”, con artistas y pensadores nucleados en torno a los 200 años del nacimiento de Karl Marx, y el año próximo será el turno de una jornada similar que se llamará “La asamblea de las mujeres”, tomando el clásico de Aristófanes, “Lisistrata”, pero imbuido de las temáticas que dominan estos tiempos.

En la sala María Guerrero repondrán “La terquedad” de Rafael Spregelburd en marzo, y en julio “Tiestes y Atreo” de Emilio García Wehbi sobre el mito grecorromano que acumula todas las formas del horror: el sacrificio humano, el banquete caníbal, el incesto, la violación y la antropofagia. Se estrena en marzo “Yo escribo. Vos dibujás”, de Federico León, que debutará aquí para luego participar de los festivales de teatro de Bruselas, Oporto, Lisboa, Viena y Madrid.

También en la María Guerrero llegará el debut de un “Edipo Rey” peculiar: Alberto Ure dejó una traducción y versión escrita con Elisa Carnelli. Décadas más tarde, Cristina Banegas y Esteban Bieda revisaron la traducción, quitaron, dejaron, reescribieron e incorporaron fragmentos de otras tragedias, y de allí surge esta versión que se estrenará en abril, con Guillermo Angelelli, Elvira Onetto y Alberto Fernández de Rosa, entre otros, con dirección de Banegas. En abril llega “Tadeys”, escrita en 1983 por Osvaldo Lamborghini, en versión de Albertina Carri y Analía Couceyro. Surgió de la convocatoria abierta a proyectos teatrales para 2019; gira en torno a un científico y un policía desquiciados: el Doctor “la araña” Ky, interpretado por Diego Capusotto, y el Comandante, “La Hiena” Jones, en el cuerpo de Javier Lorenzo. Repondrán 5 S M (Shakespeare Material), que presenta 38 versiones de las 38 obras dramáticas escritas por William Shakespeare, por Laurent Berger.

En la sala Orestes Caviglia se estrena “Un domingo en familia”, de Susana Torres Molina con dirección de Juan Pablo Gómez y actuación de Lautaro Delgado, en torno a una familia durante los años ´70. Debutará allí en septiembre la obra ganadora del concurso de dramaturgia del Cervantes, “Adela duerme serena”, de Teo Ibarzábal y elenco a definir. Y en la sala Luisa Vehil debuta “Testimonios para invocar a un viajante”, escrita por Patricio Ruiz, que surgió del Concurso de dramaturgia del Fondo Nacional de las Artes. Estará dirigida por Maruja Bustamante.

El programa Teatro Cervantes Produce en el País, cuyo eje radica en generar producciones en toda la república, consiste en la selección de proyectos germinales para ser producidos integralmente por el Cervantes. Habrá estrenos en Rosario, Tandil y La Plata. Se realizará el 3° laboratorio de creación: el año pasado fue Ricardo Bartís y este será Ciro Zorzoli, que permite a artistas ensayar sin otro fin que el de la prueba y el error. En el marco de las visitas guíadas concebidas como obras teatrales en sí mismas, se repondrá “La guíada”, de Aldana Cal y Gustavo Tarrío, una visita que comienza de manera tradicional, con el público esperando en el foyer pero nada ocurre de manera previsible.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora