‘‘A los cruceros se les reclama pasar por ahí’’

Secciones Especiales

«una parada clave»

Punta del Este es un destino superelegido por los cruceristas, y por eso está presente en todos los itinerarios. Es que Punta del Este atrae a los brasileños, a los chilenos y al resto de los latinoamericanos, a norteamericanos, a cada vez más europeos y, obviamente, a los argentinos. Además, 'la Montecarlo de Sudamérica' se ha sabido ganar una fama internacional», sostiene Carlos Núñez, director general de Costa Cruceros, y sus palabras están avaladas por los registros históricos de los ya casi sesenta años en que esa empresa naviera (que él hoy conduce en la Argentina) recala sus cruceros en Montevideo y Punta del Este.
«Nuestros barcos -el Costa Victoria para 2.400 huéspedes y el Costa Clásica para 1.700- operan en Sudamérica desde el 22 de diciembre al 7 de marzo. Hacemos cruceros de Buenos Aires a Rio de Janeiro y de Rio a Buenos Aires, y Punta del Este es una parada clave, una etapa imperdible del recorrido para nuestros viajeros. Nuestros barcos permanecen anclados de 8 de la mañana a 6 de la tarde entre la isla Gorriti y el Puerto de Yates. Por las características de la rada esteña, tenemos que anclar los barcos a poco más de un kilómetro de la playa, desde allí llevamos a la costa en tenders a nuestros pasajeros. Los comentarios habituales de nuestros viajeros es que Punta del Este es una ciudad amigable, cómoda, práctica y con mucho encanto. Hay cruceristas que al llegar se van directamente a disfrutar de las playas; otros recorren la ciudad por las suyas, y para un buen contingente preparamos excursiones, un city tour de unas dos horas, una típica recorrida desde Playa de los Ingleses por San Rafael, La Barra, José Ignacio, con una recorrida por casas de celebrities, de los famosos. Hoy no sólo están las residencias del jet set argentino y sus estrellas sino que muchos magnates brasileños tienen allí propiedades.»
Para Carlos Núñez hay un problema con los cruceros que en el futuro en Punta del Este se va a ir agudizando. «Año tras año aumenta la cantidad de barcos, y de mayor porte, que vienen a realizar cruceros desde Buenos Aires, y se están produciendo congestiones en varias zonas. Si en el mundo aumentan los cruceristas 10 por ciento por año, en Sudamérica están creciendo a razón de 25 o 30 por ciento por año. Ese crecimiento está mostrando las limitaciones operativas para recalar en Punta del Este. No hay un puerto apto para el atraque de este tipo de barcos, y allí no pueden anclar más de tres embarcaciones. Además, esos tres barcos provocan un movimiento de unos 6 mil turistas y no existe en la ciudad infraestructura para darles atención. Se tiene que tomar en cuenta la mayor demanda para realizar las transformaciones imprescindibles.»

«al nivel de miami»

Punta del Este es ineludible para nuestros cruceros. Es que en estos cien años que ahora cumple, con el empuje de uruguayos y argentinos, se fue convirtiendo en refugio de artistas, celebrities y aristócratas de Uruguay, la Argentina, Brasil y, en forma creciente, de numerosos europeos. Es que Punta del Este no defrauda al que la visita; todos sus comentados encantos son ciertos. Es una ciudad de veraneo glamorosa como pocas», declara Máximo Conterno, director de Marketing del brazo argentino de la empresa italiana MSC Cruceros.
«Hoy Punta tiene una infraestructura al nivel de Miami. Grandes hoteles, una gastronomía excelente, un hermoso shopping en la Parada 8 de Roosevelt. El toque rústico se encuentra en La Barra y su cadena de barcitos y pubs. Se pueden practicar todos los deportes; en mi caso, el golf y el tenis. Y tiene dos tipos de mar, la Mansa para nadar y hacer jet-ski, y la Brava, que parece armada para los amantes del surf. Para la cultura está Casapueblo, y para un paseo por la historia, los pintorescos museos de Maldonado. Para los brasileños, desde hace décadas se convirtió en un lugar de inversiones y de relax. Para los europeos, que cada vez compran más propiedades, representa la magia de una famosa península. Y para los argentinos, que en mucho ayudaron a construir todo eso es una prolongación de Pinamar y Cariló», sostiene el director de Marketing argentino de MSC Cruciere.
Los turistas que hacen el periplo Argentina-Brasil en los tres barcos de esa compañía son «fundamentalmente brasileños en el MSC Armonia, que hace Buenos Aires-Rio de Janeiro; y en el MSC Opera, que hace Buenos Aires-Santos. En tanto, MSC Sinfonía está destinado a argentinos, chilenos, uruguayos y de otros países de Hispanoamérica», explica Conterno y enfatiza que si bien hoy la región vive un gran éxito turístico, «vamos a seguir viniendo con nuestros cruceros pase lo que pase, porque MSC no apostó al mercado de la Argentina para irse, sino para quedarse».
«Punta del Este es tan importante para nuestros viajeros que esta ciudad es tocada desde hace tres años por 10 de los itinerarios de nuestros cruceros, con aproximadamente unas 40 salidas. Agregamos un minicrucero de tres noches para quienes quieran hacerse una escapadita de lujo a Punta del Este, unas minivacaciones con toda la distinción de ir en un crucero. Establecimos una salida, del 17 al 20 de diciembre, a un costo de unos 300 dólares, para que se vaya a las playas esteñas del mismo modo que se va, en esos mismos barcos, a las del Mediterráneo. Estarán allí durante un día y medio hospedados en un barco con todos los lujos de un hotel 5 estrellas y una vista única de la Mansa. Y con los atributos que son la esencia de los cruceros, donde el huésped puede divertirse o relajarse en cualquier momento del día, donde hay piscinas, centro de bienestar, spa, salón de belleza, bares, restoranes, discoteca, teatro y casino», destaca Máximo Conterno.

Dejá tu comentario