17 de junio 2005 - 00:00

Chapelco ya se vistió de nieve

Chapelco ya se vistió de nieve
Escribe Máximo Soto Enviado especial
No entiendo cómo algo tan frío puede ser tan caliente», comentaba una chica a su amiga, mientras bajaba de la aerosilla para volver a esquiar. Un escritor se hubiera divertido con esa frase que contenía un simple oxímoron, esa figura de la retórica que une significados opuestos y es tan usada por la poesía. El escritor hubiera pensado que sólo las formas poéticas sirven para describir lo que se vive en la cumbre de Chapelco, donde hay un «silencio atronador» y, al deslizarse esquiando, uno siente la «tranquilidad del vértigo».
Frente a la insistencia de
Daniel, un conocido conductor radial y televisivo, para que me lanzara a hacer snowboard con él, opté por la «audaz cobardía» de volver al restorán de la base y sentarme a beber una taza de chocolate junto al crepitar de unos leños, mientras contemplaba el caer de los copos desde lejos y recordaba que en mapuche Chapelco significa «trenzas de agua» y que el gran narrador japonés Haruki Murakami ha sostenido que la nieve, esa agua congelada venida del cielo, no tiene futuro, pero lo sabe todo del pasado. Imaginé, entonces, que quienes bajaban por esas «trenzas de agua» esquiaban sobre la historia del mundo.
Como si hubiera preparando una fiesta para sus visitantes,
Chapelco se puso su traje de gala, desde hace una semana se vistió de nieve a pleno. Daniel, en un momento de descanso, mientras daba sorbos a un reparador café, hizo el fracasado intento de describirme el sonido hipnótico de la tabla de snowboard sobre la nieve, del placer de sentir la libertad de un calculado riesgo, la adrenalina de una soledad junto a bulliciosos amigos con quienes compartir y competir. Cerca de nuestra mesa, otro grupo también intercambiaba su fascinación por haber estado esquiando.
El
Centro Invernal Cerro Chapelco está a 20 kilómetros de San Martín de los Andes, una imperdible aldea escenográfica de Neuquén, una villa rodeada de montañas, espesos bosques y el lago Lacar a sus pies. Sus calles, pobladas de negocios de primera línea y coquetos cafés, reparten un sosiego que se encarna en la cordialidad de su gente.
San Martín de los Andes se ha convertido en un buscado destino turístico. Lo confirman los 30 vuelos chárter programados por operadores turísticos durante los próximos meses, las nueve frecuencias semanales que son vuelos constantes de Aerolíneas Argentinas al aeropuerto regional, los altos niveles de reserva hotelera.
«San Martín de los Andes se ha afianzado mucho, está viniendo gente de Chile, de Colombia, de España, de Capital Federal, de Buenos Aires Norte, de Rosario, de Córdoba, de Mar del Plata; cada vez tenemos más visitantes y de los lugares menos pensados. Además, el verano se ha vuelto tan importante como el invierno», comentó Monín Aquín de Capiet, presidente de Neuquentur, en diálogo con Ambito del Placer, y nos explicó que «lo que ocurre es que en Neuquén tenemos cosas que interesan a muchos: nieve, turismo aventura, termas, pesca, avistaje de aves, los restos de dinosaurios por los que vienen franceses y alemanes, nuestra ruta del vino, turismo cultural, porque en Neuquén contamos con la única sucursal del Museo Nacional de Bellas Artes, una gastronomía regional que corre de boca en boca, la artesanía que del 21 al 24 de este mes ofrece el 'Décimo encuentro del trabajo de la gente de la tierra (Mari Taum Kezau Mapuche)' en Junín de los Andes, y continuamos instalando novedades, soñamos llegar a construir un parque temático sobre dinosaurios, pero ése es un gran proyecto a futuro».
Si esquiar, hacer snowboard, andar en motonieves, pasear en trineo tirado por perros siberianos, realizar trekking con raquetas para nieve son sucesos imborrables, que en algunos casos convierten en adictos, una recorrida por San Martín de los Andes resultará inolvidable.
InformaciOn
Cómo viajar: Aerolíneas Argentinas ofrece nueve vuelos por semana directos al aeropuerto Chapelco de San Martín de los Andes. El precio promedio del pasaje ida y vuelta está en unos 700 pesos. Otras formas de llegar es vía aérea a la ciudad de Neuquén, que está a 428 kilómetros, o a Bariloche, y luego en ómnibus. Por vía terrestre, desde Capital Federal, según la ruta, son entre 1.596 y 1.644 kilómetros.
Alojamiento: San Martín de los Andes cuenta con más de 7.300 plazas hoteleras en variadas categorías y precios. Los hoteles 4 estrellas van, según sea temporada alta o baja, de 290 a 164 pesos por día, y los de 3 estrellas, de 190 a 100 pesos por día. Todos suelen ser muy confortables y bien calefaccionados en invierno.
Gastronomía: se puede ir del menú gourmet, con platos internacionales, en lujosos restoranes a los locales de fast food. Imperdibles las exquisiteses regionales, los ahumados de ciervo, trucha y jabalí. Se recomiendan Posta Criolla, Mendieta y La Pierrade, donde el costo por persona está en los 30 pesos, a los que hay que sumar el vino elegido. Son atractivas las cafeterías y casas de té por sus dulces y chocolates.
EsquI y snowboard en Centro
Chapelco
Subida: la telecabina está, para mayores, entre 24 y 40 pesos, pero se pueden adquirir pases y abonos.
Equipos: se pueden alquilar parcialmente o en forma total los equipos de esquí o snowboard (botas, bastones, tablas e indumentaria), por días o por semana. Los precios van de 5 a 51 pesos.
Clases: la Escuela de Esquí y Snowboard de Chapelco ofrece clases de 3 días a 6 días, en tres categorías: adultos, junior, menores. Las tarifas van de 132 a 588 pesos.
    

Dejá tu comentario