Charlas de quincho

Secciones Especiales

Excepto por unas pocas lluvias que apenas alcanzaron para aplacar algún incendio y mejoraron las condiciones en unas pocas localidades agrícolas, la primera semana de la primavera siguió siendo complicada para el conjunto del país. Sin duda, la situación de la pandemia y la vuelta atrás en unos cuantos distritos puso tensión extra en una sociedad que ya no tiene casi resto y hasta la sucesión de bloopers de legisladores y funcionarios contribuyó al malestar que tuvo varias representaciones públicas (marchas), y hasta hizo pasar desapercibida la operación (inesperada) del expresidente Mauricio Macri, a la que en otro momento se le hubiera dedicado mucho más espacio. Ahora, sin embargo, el dólar, las internas, o las expectativas por la actitud que adopte la Corte Suprema, entre media docena de cosas más, se mezclaron en la cantidad de reuniones que se sucedieron, y el desconcierto creciente de muchos empresarios a los que les cuesta cada vez más mantener sus empresas, ante el achicamiento económico, dentro y fuera del país. Veamos:

Hasta que explotó el caso Ameri, que revolucionó todos los despachos del Gobierno, pero también de la oposición, toda la tensión estaba puesta en la decisión que podría tomar mañana la Corte Suprema respecto al controvertido desplazamiento de 3 jueces, situación que además fue tomada por un parte de la ciudadanía como tema central para protestar y canalizar el malestar que generan las restricciones por la pandemia. “La verdad es que tanto Ginés Gonzalez García, como Daniel Gollán, su par de Salud en Buenos Aires, ya se tendrían que haber ido, a la luz de los resultados que están obteniendo”, se quejaban en un Zoom un grupo empresario reunido para evaluar las elecciones en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, donde se presentó una sola lista encabezada por el actual Tesorero, Miguel Carril, que seguramente será el sucesor del presidente actual, Adelmo Gabbi (que no podía ser reelecto). Los cargos se definirán el miércoles, aunque en la charla también se comentó la falta de reflejos de la IGJ (Inspección General de Justicia) que, según algunos, tendría que haber suspendido directamente todas las elecciones por un año, y que las organizaciones solo presentaran los balances correspondientes. El caso es que se sigue prorrogando la prohibición de asambleas presenciales, lo que alcanza a los comicios cuando hay más de una lista (por los votos presenciales), que fue el caso de la Sociedad Rural, o Aberdeen Angus entre otros varios, y que no alcanzó a la Bolsa de Comercio, porque tenía una sola lista.

Las empresas siguen quejándose por las presiones insólitas en las actuales circunstancias, de algunos sindicatos (como el proyecto de jornada laboral de 6 horas de Hugo Yasky) y por los costos crecientes que enfrentan (incluidos los combustibles que van a registrar otra suba en los próximos días a pesar de la caída de 25% en el consumo que se volvió a registrar en agosto), las diferencias entre funcionarios no le va en zaga, en especial, entre los de Nación y algunos de Buenos Aires, como la dupla de Seguridad, Sabrina Frederic-Sergio Berni. Otra discrepancia en crecimiento es la que tiene en el eje a la titular de Vivienda, María Eugenia Bielsa, y al ministro Daniel Arroyo (que acaba de dar positivo al codiv-19) que recibió partidas adicionales para su área, provenientes de la cartera de la santafesina… Esto, y las tensiones internas en distintos despachos por la postergación (¿para esta semana?) de la erradicación de la toma de terrenos de Guernica, que se suma a otros casos como José C. Paz, San Fernando, etc., tiene a mal traer a varios. Y provocaría, tal vez, algún enroque. En ese sentido, uno de los rumores más fuertes de estos días rodeó a la figura del por unos días encumbrado Martín Guzmán (Economía) que, dicen, podría ir ahora al Banco Central, mientras que el economista (muy cercano a Cristina y a Alberto Fernández), Emmanuel Alvarez Agis podría ocupar el despacho de Yrigoyen y Balcarce, en su lugar. Todo dentro de la vorágine de comentarios sobre un supuesto cambio de Gabinete que la política supone como un paso lógico dentro de un tiempo tras el desgaste de este año.

Sin embargo, uno de los Zoom más numerosos de la semana (alrededor de 2.000 personas con YouTube) fue el que reunió a otro economista y excandidato presidencial, Ricardo Lopez Murphy, con la titular del PRO, Patricia Bullrich. “¿Por qué no miramos enfrente (a Uruguay)?, ¿Por qué no se respetan las reglas?”, preguntó Lopez Murphy, sobre los últimos acontecimientos en el país, mientras la exministro intentaba seducirlo para que “reingrese” al espacio del PRO del que fue uno de los fundadores. “En el ´21 hay que competir y definir las reglas”, insistió el bonaerense, en lo que pareció un mensaje directo, tanto a sus filas, como al macrismo. Se sabe, de todos modos, que las alianzas estarán a la orden del día, en especial, en las ocho (8) provincias en las que se elegirán senadores en los comicios del año próximo.

Entre los Zoom más concurridos de la política hay uno que reúne a cientos de dirigentes del y en el que participan funcionarios del Gobierno y dirigentes. Las charlas coordinadas por Carlos Montero, síndico general de la Nación y amigo de Alberto Fernández, ya se transformaron en una cita obligada del mainstream político y en una usina de información constante de primera mano. Perspectiva Sur es la agrupación conformada por dirigentes vinculados a Alberto como Montero y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri; la funcionario de casa de gobierno, Susana Nasuti; el exdiputado Nacional Eduardo Di Cola y el director de Scholas Occurrentes, Enrique Palmeyro, arranco en abril armando “las charlas de los lunes”, como ya las mencionan comúnmente en distintos ámbitos, donde el atractivo es que muchos pueden llegar a hablar con ministros, funcionarios y directores de entidades públicas, que de otra forma serían de difícil acercamiento.

Vamos a terminar con un chiste de una categoría clásica.

Manolo y Fermín deciden pasar unas pequeñas vacaciones junto a un río donde suele haber buena pesca. Así, alquilan dos carísimos equipos profesionales: carretes, cañas, trajes de vadeo, un bote de remos y una cabaña en el bosque. Se gastan una fortuna. El primer día, contentos, salen de pesca en el bote pero no sacan nada. Lo mismo ocurre el segundo día, y el tercero. El cuarto y último día, ya deprimidos, sólo pescan una mojarrita pequeña. En el camino a casa, Fermín comenta:

- ¿Te has dado cuenta, Manolo, que esta mojarrita nos costó más de mil quinientos dólares?

- ¡Joder, Fermín! ¡Pues menos mal que no hemos pescado otra!

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario