Charlas de quincho

Secciones Especiales

Fin de semana XXL por los feriados de Carnaval que marcó, además, prácticamente el fin de las vacaciones con récord de turistas en todos lados y con bruscas oscilaciones climáticas. Hubo de todo. Triste y alegre, y cantidad de reuniones, incluyendo el cumpleaños de Cristina de Kirchner, las Legrand, un casamiento íntimo y hasta los renovados festejos oficiales de Carnaval en la Avenida de Mayo, donde las especulaciones políticas estuvieron a la orden del día, tanto en Uruguay donde asume el nuevo Gobierno de Lacalle Pou, como en Argentina donde tendrá lugar la apertura de las sesiones Ordinarias del Congreso 2020, con la esperada palabra de Alberto Fernández. Veamos.

La desaparición de Jorge Todesca, extitular del INDEC; la de la relacionista Sofía Neiman del sábado en Uruguay, y ayer la del centenario filósofo argentino Mario Bunge generaron gran conmoción por distintas causas, aunque la de Todesca tuvo una virtud singular que fue “quebrar” la brecha que hace tiempo divide a los argentinos. Esto permitió que por la capilla ardiente desfilaran representantes de los más variados sectores y partidos políticos que de una u otra forma conocieron -y reconocieron- al economista que en tiempos recientes se había popularizado por su enfrentamiento con el exsecretario de Comercio, Guillermo Moreno, a quien le hizo un juicio que luego ganó. Pero sin duda, su máximo logro fue haber regularizado, después de años de desmanejo, el INDEC devolviéndole buena parte de la credibilidad nacional e internacional a los datos públicos. En el otro extremo se ubicó el cumpleaños, esta vez “íntimo” de las mellizas Legrand que convocó a unas cuarenta personas en la casa de “Chiquita”, la mayoría familiares. Entre los no sanguíneos se vio a Claudia Álvarez Argüelles (que administra una docena de hoteles, entre ellos el Costa Galana); la viuda de Juan Carlos Calabró, Coca-, Fabián Perechodnik, el productor Pet Figueroa, la titular de ALPI, Teresa González Fernández, junto a otras amigas muy cercanas como María Teresa Villarroel o Susana Reta. Por supuesto que los temas del mundo del espectáculo estuvieron a la orden del día, igual que los políticos dada la debilidad manifiesta que la “diva de los almuerzos” viene demostrando por ellos desde hace tiempo. No fue el único festejo. Desde el Este ayer seguían regresando a Buenos Aires algunos de los invitados al casamiento de Sonia Caputo (hija de Nicolás, el hermano del alma de Mauricio Macri) con Santiago Giambruni. Hubo ceremonia sobre la arena en José Ignacio y cena en La Huella donde participó todo el macrismo a pleno liderado por el expresidente y Juliana Awada. Cristian Ritondo, Andrés Ibarra, Diego Santilli, Horacio Rodríguez Larreta, Rogelio Frigerio y Juan José Aranguren (ambos cruzaron el charco vía Colonia) tuvieron algunos momentos de rancho aparte pero nada que definiera el futuro de la oposición, del que Macri parece bastante desconectado aunque le guste publicar en algunos medios fotos suyas en las nuevas oficinas de Vicente López. Muchos estaban más interesados en conseguir datos sobre la negociación de deuda (en la que algunos de los presentes siguen teniendo intereses varios) o en comentar alternativas del coronavirus, sobre todo el impacto que comenzó a tener en Estados Unidos la epidemia que muchos consideran inevitable allí y el costo de los barbijos, que también se disparó en Buenos Aires.

Quinchos
íntimo. Teresa González Fernández y las Legrand en casa de Mirtha, durante el festejo “casi” familiar por el cumpleaños de las hermanas.

íntimo. Teresa González Fernández y las Legrand en casa de Mirtha, durante el festejo “casi” familiar por el cumpleaños de las hermanas.

Quincho argentino-israelí en la Costanera. Fue el sábado al mediodía en un apartado del tradicional Los Platitos, con la presencia de Haim Jelin, uno de los tres argentinos que llegó a la Knesset (Parlamento) en Jerusalén.

Jelin, que fue alcalde de la localidad de Eskhol durante años, apenas a unos kilómetros de la frontera con la franja de Gaza. Jelin explicó que “en 1984/85 en Israel tuvimos hiperinflación” y que para corregirla el Gobierno hizo algo muy simple: bajó impuestos, abrió la economía y privatizó. En medio de abundantes achuras y diversos cortes de carne argentina, Jelin relató que hasta se animaron a privatizar El Al, que era una vaca sagrada como Aerolíneas Argentinas. Sobre eso algunos se entusiasmaron con la chance de ver en el futuro un vuelo de El Al a Buenos Aires, ruta extensa y complicada pero que ahora tendría la autorización de sobrevuelo por parte de algunos países de África, lo que simplifica el trámite. Entre otros animaron la mesa Raúl Granillo Ocampo, Rodolfo Iribarne, el exgobernador de Chubut Néstor Perl y los exdiputados Daniel “Chicho” Basile, José Tagliafico, Eduardo Correa, el exucedeista Jorge Pirra, el abogado Jorge Kirzembaum, el exembajador en Israel Mariano Caucino y Juan Domingo “Johnie” Manguel, hijo de quien fuera el primer representante diplomático argentino en ese país, nombrado por el general Juan Perón en 1948. Caucino contó que él y otro exembajador en Israel, Atilio Molteni, mantuvieron varias reuniones con su sucesor designado Sergio Urribarri. El exgobernador entrerriano -cuyo pliego fue aprobado en el Senado la semana pasada- se mostró interesado en recabar toda la información posible sobre la compleja relación bilateral. Jelin por su parte arriesgó de cara a las elecciones del próximo 2 de marzo en Israel que cree que Benjamín Netanyahu logrará extender su permanencia en el poder, pese a todas las críticas y cuestionamientos por causas de corrupción.

Aunque se manejó en el mayor de los secretos, igual levantó polvareda el nuevo casamiento del empresario de real state, Eduardo Costantini, con una joven modelo mendocina (30 años menor), tras apenas 9 meses de noviazgo. Sólo unos 50 invitados, igual de sorprendidos que el resto, desfilaron por el ex Roof Garden del Alvear donde se realizó el convite, y que incluyo a algunos de los 7 hijos del empresario. También en el Museo Popular Argentino (MPA) de avenida del Libertador, se produjo la apertura de la muestra Ultraconceptos, del ya desaparecido artista tucumano Juan Vallejos, experiencia vanguardista de colores y materiales, muy teñida de simbolismos aún hoy llamativos, aunque algunos de los trabajos se remontan hasta la década del 70. Así, a pesar del largo feriado, se vio desfilar por allí, ante la mirada atenta de la curadora Carolina Pampliega, tanto a hombres de negocios como a especialistas, atraídos por “la magia de una obra tan prolífica como cautivante”, según definió el crítico italiano Danielle Crippa, del Museo del Parco en Portofino, que visitó la exposición antes de partir ayer de vuelta para Italia.

Quinchos
Muestra. María Paz, propietaria de la obra de Juan Vallejos, junto a Danielle Crippa, crítico italiano del Museo del Parco en Portofino.

Muestra. María Paz, propietaria de la obra de Juan Vallejos, junto a Danielle Crippa, crítico italiano del Museo del Parco en Portofino.

Numerosa fue la cantidad de público alrededor de la Avenida de Mayo donde se volvieron a reiterar los festejos de Carnaval que justificaron el tan largo fin de semana feriado. Allí, todavía se podían ver algunos de los muchos afiches que el comunicador, cercano al kirchnerismo, Enrique “Pepe” Albistur, le había mandado a hacer a Cristina Fernandez (una gigantografía de una foto reciente de ella con su hija Florencia) como regalo de cumpleaños. Entre tanta gente, además de la espuma y el papel picado, se escuchó hablar también de la casi desapercibida presencia del expresidente boliviano Evo Morales, en el distrito de Moreno, donde justificaron el acto púbico, con el otorgamiento del título de Ciudadano Ilustre, a cargo de la intendenta Mariel Fernández que, además de su lenguaje exageradamente “inclusivo” aludió varias veces a Cristina de Kirchner, ante la mirada atenta de Morales, ornado por un abultado collar de flores. Algunos justificaron su presencia allí, por la numerosa comunidad boliviana en el oeste metropolitano, en especial, en el cinturón verde de la zona norte.

Otro tema que tampoco trascendió mucho, fue la reunión que la ahora titular del PRO, Patricia Bullrich tuvo con un grupo de desarrollistas en un reducto de plena City porteña. A nadie escapa, a esta altura, los denodados esfuerzos que la exministro de Seguridad está haciendo para evitar, por un lado, el drenaje de tropa propia decepcionado por el deslucido final del mandato de Mauricio Macri, y por otro, para atraer a otras fuerzas afines o parecidas, que den mayor volumen al partido. Tampoco es ninguna incidencia que escaso éxito que tuvo hasta ahora en cualquiera de las dos opciones, y este caso no fue la excepción. Es que pocos se olvidarían el ninguneo al que el macrismo sometió a otras fuerzas y partidos “menores” cuando tuvo la suma del poder, aunque ahora prometa federalismo, elecciones internas democráticas, y otros “cantos de sirena”, según consideran varios. La otra objeción que salta inmediatamente sobre la mesa, es la falta de liderazgo real que ahora sufre el PRO. “Y Mauricio donde está?”, preguntó directo un participante del encuentro. “No quiere que lo usen de punching ball”, fue la insólita respuesta de Bullrich. “Y qué es un líder si no es el que se pone al frente?”, fue la demoledora respuesta.

Quinchos
Coleccionistas. Erica Roberts, Esteban Tedesco, Clelia Taricco, Cristina Guzmán y Tulio Andreussi, anfitriones y coleccionistas.

Coleccionistas. Erica Roberts, Esteban Tedesco, Clelia Taricco, Cristina Guzmán y Tulio Andreussi, anfitriones y coleccionistas.

En Jujuy la noche de las Comadres se celebra el jueves 20 y la fecha marca el inicio del Carnaval, cuando se desentierra el diablo. Así comenzó la charla en la larga mesa de la comida que la exdiputada jujeña Cristina Guzmán y su hijo Tulio Andreussi -ambos coleccionistas de arte-, dedicaron a homenajear al genial artista radicado en Francia, Antonio Seguí, que en estos días presenta una muestra en el Museo del Bicentenario. Rodeados por el eclecticismo estético reunido por Cristina Guzmán, los invitados, coleccionistas, diplomáticos y funcionarios culturales más una bandoneonista tanguera, aprovecharon el marco ideal para hablar sobre las artes y los proyectos culturales planeados para los próximos meses. Para comenzar, Esteban Tedesco contó sobre como inició la extensa colección de piezas contemporáneas que exhibe en esos días el Centro Cultural Borges; Tulio Andreussi elogió el verdadero museo de arte precolombino que Antonio Seguí posee en su palacete de las afueras de París. El artista, tan elegante como canchero con sus pantalones rojos, sentado en la silla Friederberg, de un surrealista mexicano, respondió con orgullo que supo prestarle sus posesiones al Museo del Louvre. La mujer de Seguí, la curadora e historiadora del arte Clelia Taricco, gestora de muestras inolvidables en el Museo de Arte Moderno porteño, las comentó con su actual directora, Victoria Noorthoorn, con la coleccionista Erica Roberts, recién aterrizada de un viaje por el Caribe Colombiano, y con la nueva presidenta de la Asociación Amigos del Moderno, Inés Etchebarne. El diplomático Sergio Baur, director de Asuntos Culturales de nuestra Cancillería presentó en el verano una muestra de Norah Borges en el Museo de Bellas Artes, y Taricco le contó sobre uno de sus primeros trabajos, cuando en 1996 y recién inaugurado el Centro Cultural Borges, organizó una extensa muestra de la estupenda artista entonces escasamente conocida Norah Borges. Con la mayor atención escuchaba la embajadora de Francia en la Argentina, Claudia Scherer-Effosse, tan interesada en la cultura de nuestras pampas que combinó una cita para visitar al día siguiente la muestra de Norah Borges en el Bellas Artes y, a pocos pasos de allí, en la casa de Victoria Ocampo del Fondo de las Artes, la exposición gestionada por Tulio Andreussi del escultor Fioravanti, autor de importantes monumentos argentinos y también escasamente conocido. Fioravanti supo triunfar en París en la década del 30, cuando expuso sus obras en el Jeu de Pomme y recibió el elogio de los críticos más eruditos de Francia. Luego del foie recién llegado de Francia, los bocadillos de lomo de llama jujeña y los helados servidos con frutos rojos, Guzmán ofreció deliciosos bocaditos de chocolate y buenos tangos de la bandoneonista Carla Algeri, en la terraza con vista a la avenida Alvear, colmada de esculturas. Inés Etchebarne, presidenta de la Asociación Amigos del Moderno, contó sobre su primer gran desafío: la fiesta organizada por la flamante comisión directiva para el 14 de abril. Para esa misma fecha planean inaugurar la Semana de las Artes con un happening a cargo de Sergio de Loof y con la Banda Sinfónica de la Ciudad tocando sobre la avenida San Juan. Diana Saguier, nueva presidenta del Fondo de las Artes, escuchó los argumentos sobre la importancia de que las muestras ejemplares como las de Norah Borges y Fioravanti aunque se exhibieron durante todo el verano, se extiendan unos días más para que las visiten las escuelas y los alumnos de los talleres de arte. Política, Saguier elogió las muestras, pero sugirió otros espacios expositivos. Entretanto, consultada sobre si una galerista integrará por primera vez el directorio del FNA, sorteó con habilidad el interrogante. Northoorn invitó a sus próximas inauguraciones en el Moderno, el jueves 27, las muestras de la incomparable artista Mildred Burton y la de Santiago Iturralde, esta última, dedicada a exaltar la seducción que desde hace siglos ejerce la pintura. Activa, esbozó algunas líneas sobre los preparativos de la gran muestra de Alberto Greco y confesó su sueño: aspira a incorporar un Lucio Fontana a la colección del Museo. El escritor Carlos Gamerro intrigó a todos con la novedad de su nueva novela pronta a salir; la directora del Museo del Tigre, Graciela Arbolave, narró anécdotas de una obra de Fioravanti, ‘La lectora’, emplazada en la institución y donada por Andreussi, con quien organiza una muestra homenaje a la escultora Magda Frank, sobreviviente del Holocausto y amante del arte precolombino cuya obra se verá en 2020 en el Tigre.

Vamos a terminar con un chiste terapéutico.

Un paciente, de mediana edad, concurre a la consulta con su psicólogo.

--Doctor, ya no sé si estoy en condiciones de seguir manejando --le dice con angustia--. A veces no sé cómo actuar.

--¿Por qué? --le pregunta el profesional--. ¿Qué le ocurrió?

--Mire, días atrás yo iba manejando por una ruta de una única mano, con dos carriles. A mi derecha estaba la banquina, y el campo. A mi izquierda, otro coche que iba a mi misma velocidad y no me dejaba pasar al chancho gigante que venía delante de mí, y que también iba a la misma velocidad. Y atrás, pegado, tenía un helicóptero que venía a ras del suelo, y también a la misma velocidad. Era desesperante, doctor, no supe qué hacer. Me sentía atrapado entre un coche, un chancho gigante y un helicóptero. ¿Qué me hubiese aconsejado usted?

--Que cuando esté borracho nunca vuelva a subirse a una calesita.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario