Trotta no la pasó bien

Secciones Especiales

La inédita pulseada por el inicio de las clases presenciales que venía dándose entre la Nación y la Ciudad de Buenos Aires finalizó repentinamente, tal vez porque la mayoría de la sociedad se inclinaba a la reanudación de la enseñanza tras la grave pérdida de clases que ya tuvieron los chicos desde marzo del pasado y que llevó a datos dramáticos, como el 70% de deserción escolar que se estaría registrando en algunas zonas del país. Esto, y el hecho de que el gobernador Axel Kicillof hiciera pública su decisión de contratar más maestros, parece que tuvo algún efecto sobre el frente sindical que, repentinamente, y salvo excepciones, parece haber decidido bajar el perfil, y llamarse a un saludable silencio por el momento.

Igual, el ministro Nicolás Trotta no la pasó demasiado bien, y en su reciente viaje a Chubut debió salir con custodia debido a los reclamos virulentos de los docentes provinciales. Al menos, así se comentaba en un jardín de la Recoleta, habilitado como restaurant en tiempos de covid, y del que participaron varios empresarios. Naturalmente el tema derivó en otras cuestiones, como la abultada deuda de la provincia de Buenos Aires y sus problemas para refinanciarla, situación similar a la de la Capital, aunque en este caso, Rodríguez Larreta tendría los “pesos” para afrontar los compromisos, pero no se sabe si el Banco Central le va a dar los dólares necesarios, cada vez más escasos.

Dejá tu comentario